El último adiós de Kimiko

La japonesa Kimiko Date se despidió del tenis entre lágrimas. Estas fueron sus últimas palabras tras retirarse del tenis profesional a sus 47 años

Kimiko Date. Foto: Getty
Kimiko Date. Foto: Getty

Kimiko Date se despidió del tenis de manera definitiva. Por edad y desgaste físico, la japonesa, de 47 años, da por finalizada su segunda etapa en activo, después de volver en 2008, tras 12 años de retiro. Las lesiones fueron mermando estos últimos años y la jugadora tuvo que tomar la decisión más sensata viendo los problemas que le estaban ocasionando. Kimiko pudo despedirse en Tokyo, con su público, cayendo con la serbia Krunic. Estas fueron sus últimas reflexiones como jugadora profesional.

"Me siento triste más que nada, pero me alegro de que se me diese la oportunidad de competir por última vez. A pesar de que no pude jugar a un buen nivel hoy, me esforcé mucho para ganar. Sentía el peso de cada punto. Tuve una primera carrera en los años 90 y después de un tiempo de 12 años volví. Estoy muy feliz de poder jugar durante tanto tiempo".

La japonesa, que se despidió sin poder ganar ningún juego pudo concentrarse y disfrutar al menos del partido. "Tal vez hay más cosas pasando por mi mente desde ayer o esta mañana que durante el partido. Cuando estaba en la cancha hoy, creo que pude concentrarme en mi partido un poco más de lo que había previsto. Estaba pensando que solo me quedaban unos cuantos juegos más para jugar; quería ganar un juego al menos. Hubiera sido bueno ganar algunos puntos hoy; he estado practicando duro recientemente, pero no esperaba que mi rendimiento fuera muy alto."

Preguntada sobre su futuro, Kimiko Date negó que pudiera iniciar una carrera como entrenadora. A pesar de su experiencia, la labor de 'coach' no parece estar entre sus planes, considerando muy exigente viajar tanto y comprender las necesidades de las jugadoras.

"Creo que no estoy en posición de convertirme en entrenador. Los jugadores estarían bajo demasiada presión. El coaching es un trabajo difícil. Es muy difícil, tienes que ir de gira con el jugador, tienes que ser capaz de entender al jugador, tienes que ser capaz de comunicarse con otros entrenadores, con los miembros del equipo. Creo que será divertido ver la gira desde una perspectiva diferente, pero creo que no sería un buen entrenador ".

Comentarios recientes