US Open 2017. Final masculina. Rafa Nadal vs Kevin Anderson

El español Rafa Nadal y el sudafricano Kevin Anderson lucharán por el título en el US Open. Analizamos el partido en su previa

Último día del US Open y último partido de Grand Slam en 2017. Rafael Nadal y Kevin Anderson se juegan el título en Nueva York en una final atípica, de claro favoritismo español y oportunidad única para el sudafricano, que luchará contra los elementos ante un Nadal tan entero como en sus mejores momentos. El balear puede poner broche a unos primeros nueve meses formidables, distanciándose como número 1 y preparado para seguir luchando por la carrera por ser el más grande.

El contraste de estilos es lo más atractivo de cara a la final de esta noche. Uno quiere lo contrario que busca el otro para sentirse cómodo y hacer daño a su oponente. Exactamente lo contrario; en duración de los puntos, en la selección de tiro, en la velocidad de los mismos, en la importancia de golpear parado o en movimiento. Nadal y Anderson representan escuelas muy diferentes y eso marca la final a nivel táctico, con un punto de arranque fundamental para que la final tenga una historia y alternativas que contar.

El primer servicio de Kevin Anderson. El sudafricano viene aumentando sus prestaciones en dicho tiro. Desde que comenzó el torneo, Anderson ha tenido el siguiente porcentaje, ronda a ronda, de primer servicio: 62%, 63%, 65%, 65%, 67%, 69%. A medida que el torneo ha avanzado y el rival ha ido siendo superior, Anderson no sólo no ha notado la presión ni el cansancio, sino que ha ido mejorando los porcentajes. Junto a este dato, el porcentaje de de puntos ganados con ese primer servicio, que igualmente ha sido tremendamente alto.



El sudafricano comenzó con un 87% de puntos ganados con el primero en la primera ronda, para continuar con un 84%, un 78%, un 84%, un 82%, y un 83%, en semifinales. Si Anderson quiere tener opciones de victoria, deberá conectar muchísimos primeros servicios y mantener su saque. Ser muy efectivo durante varias horas, para aprovechar las opciones que tenga al resto. Su final pasa por su mejor disparo. Y es que enfrente, Nadal dispondrá de lo demás.

El balear, con la pelota en juego, debería dominar la final en todos los puntos que se alarguen por encima de los cuatro tiros, algo que intentará evitar Anderson, que seguramente utilice el segundo tiro con la misma agresividad. Si la pelota pasa varias veces la red, la movilidad, las direcciones y el peso de la pelota de Rafa pondrán en marcha un tipo de punto muy difícil para Anderson.

El español, siempre de menos a más en los torneos, viene de conectar 45 golpes ganadores ante otro jugador de gran envergadura como Del Potro. Camiar direcciones, invertirse con la derecha y abrir la pista con el revés son las armas de un Nadal que desde el fondo parece cerca de su mejor nivel en pistas rápidas. Esos condicionantes, los cinco sets, y su tremenda fiabilidad en finales de Grand Slam juegan a su favor.

Comentarios recientes