Patrick Rafter critica la homogeneización de las pistas

El ex-jugador australiano se muestra muy crítico con la tendencia a hacer muy sutiles las diferencias entre superficies y habla del US Open

Patrick Rafter. Foto: zimbio
Patrick Rafter. Foto: zimbio

La figura del especialista en una superficie está en peligro de extinción. Hay muchas lecturas sobre el por qué de este hecho, entre las que no se pueden desdeñar el inmenso trabajo que se lleva realizando desde hace lustro por parte de los jugadores, de adaptarse a toda condición y mejorar su físico para poder competir bajo cualquier circunstancia; también el talento innato de muchos de ellos ha favorecido esto pero es preciso plantearse la cuestión de cómo se han homogeneizado las pistas de todo el planeta desde hace años.

Da la sensación de que cada temporada las pistas de hierba y las de tierra batida se parecen más, así como que la superficie dura pierde velocidad y abrasión. Hay muchas voces autorizadas del mundo del tenis que hacen referencia a ello y la última ha sido la de Patrick Rafter. El ex-jugador australiano, ganador del US Open en 1997 y 1998, dio su particular visión del asunto en unas declaraciones recogidas por Tennismash que merece la pena considerar.

[getty:627181076]

"El problema actual del tenis es que se juega igual en una u otra superficie y eso hace que las sorpresas sean complicadas. No se apuesta por pistas rápidas y desagradables que puedan propiciar la caída de alguno de los mejores. Eso sí ocurría cuando yo jugaba y era fantástico", reflexiona un hombre que alcanzó las semifinales en los cuatro majors. "Roland Garros era para los especialistas en tierra, Wimbledon para los expertos en hierba, etc. Luego podía haber genios que ganaran en todas parte, como André Agassi, Ivan Lendl o incluso Pete Sampras aunque no ganara en París, pero ahora eso no ocurre", protesta airado el hombre que llegara a ser número 1 del mundo en 1999.

La polémica se ha desatado en los últimos días después de que algunos de los protagonistas del torneo comentaran que la pista Arthur Ashe estaba más lenta de lo normal, incluso más que en el Open de Australia, cuando habitualmente no era así. "Me gustan las superficies diferenciadas, algunas rápidas y otras lentas, tener que ir enfrentándote a retos cada año", aseguraba el australiano, con una nítida visión de lo que ha de ser el circuito.

[getty:494372192]

Pase lo que pase en lo que resta de US Open 2017, si algo queda claro es que los grandes torneos y las instituciones mundiales del tenis se han de plantear si desean un calendario casi homogeneizado donde no haya especialistas, o apostar de nuevo por superficies bien diferenciadas entre sí que permitan el desarrollo de especialistas en unas y otras. Patrick Rafter lo tiene claro pero no así otras voces autorizadas del mundo del tenis.

Comentarios recientes