El día que Feliciano López estuvo a dos puntos de ganar a Roger Federer

Rememoramos el memorable duelo que protagonizaron el español y el suizo en Madrid en 2011. Feli buscará una nueva opción en US Open 2017.

No muchos jugadores podrán decir al final de su carrera deportiva que han ganado al mejor tenista de la historia. Feliciano López estuvo a dos puntos de conseguirlo, y en su propia casa, con una Caja Mágica volcada con el toledano y que experimentó una de esas noches inolvidables. Seis años después, con ambos jugadores sobrepasando los 35 años (Roger ya tiene 36 y Feli los cumple en 18 días), se vuelven a ver las caras en un escenario digno de película.

Hombres de estilos y carrera paralelas, que se han profesado respeto y admiración mutua y que han sabido autogestionarse para erigirse en referentes del tenis mundial durante años. Cada uno con sus armas, ilimitadas en el caso del helvético y muy aprovechables en lo que concierne al español, han labrado carreras de las que nada se podrán reprochar cuando cuelguen la raqueta. ¿O quizás sí? Y es que Feli guarda muy adentro lo que ocurrió en el Mutua Madrid Open 2011, su gran oportunidad de vencer a Rogelio, como él le llama.

[getty:113641542]

"Mi peor momento en el torneo y uno de los peores de mi carrera fue ese partido. Se me escapó en el tiebreak del tercero, fue muy emocionante pero muy duro acabar perdiendo", señalaba Lopez en una entrevista con la organización del Mutua Madrid Open. Se han medido en 12 ocasiones en total, habiendo ganado el toledano tan solo cuatro sets. Su último duelo data de 2015 en el Masters 1000 Cincinnati, y es posible que ninguno de los dos se imaginara que 2017 volviera a ser un año glorioso para ambos y que tendrían una nueva oportunidad de medirse.

Lo hacen en la sesión nocturna de la Arthur Ashe, el mejor escenario hollywoodiense posible para un thriller tenístico. Ninguno ha dado señales de una retirada próxima pero no debemos engañarnos; es posible que ésta sea la última oportunidad para que Feliciano López logre uno de sus grandes sueños. Un sueño que tuvo al alcance de su mano en un partido que puso a Madrid en pie en 2011. Tres horas de partido en la recién estrenada Caja Mágica, un público que coreaba el nombre del toledano sin perder nunca el respeto a la leyenda suiza y un remate.

[getty:113643947]

Sí, un remate. Eso es lo que se pasará por la cabeza de Feliciano cada vez que piense en ese partido. Tiebreak del tercer set, espectáculo memorable, territorio de raza y coraje. El español es llevado en volandas por su público y se sitúa con una ventaja de 5-2, con un minibreak. Saca Roger Federer, el español le toma la iniciativa, conecta un drive paralelo apoteósico que hace agachar el lomo al dios de la elegancia para devolver la pelota con un globo. Una ciudad, un país, contiene la respiración al ver cómo su mejor jugador en la red de, probablemente toda la historia, se dispone a colocarse con cuatro bolas de partido a favor.

Pero todo se desmorona. Posiblemente en esos instantes de inquietante silencio en los que Feliciano miraba hacia arriba, no veía la pelota ni el cielo madrileño, sino su vida en un flash, los sacrificios realizados para estar ahí, en ese preciso momento a punto de ser amo y señor del tenis mundial. La magia se desvaneció cuando el toledano tiró dos metros fuera su sencillísimo remate. Una risa nerviosa sacudía el rostro aguileño del español, consciente de que había perdido una oportunidad que quizá no se le volviera a presentar. El resultado final fue 7-6 (13) 6-7 (1) 7-6 (7) en favor del suizo.

Seis años más tarde, con un Roger Federer algo mermado físicamente en apariencia o, al menos, poco rodado al no haber entrenado bien antes del torneo, Feliciano López tiene una segunda oportunidad. Está jugando bien, se encuentra cómodo en Flushing Meadows y se crece en los grandes escenarios. Puede ser su gran momento, ese en el que se quite una losa de encima que arrastra en sus más profundos pensamientos. Al otro lado el mejor de la historia. El espectáculo está servido en el US Open 2017.

Comentarios recientes