Zverev desbarata el plan de Federer

El alemán conquista en Montreal el segundo Masters 1000 de su carrera y le muestra a Roger Federer lo que es perder una final en 2017.

Algún día tenía que perder y ese día era hoy. Roger Federer recogió seguirá un par de temporadas más, como mínimo, si saber lo que es ganar el título en Montreal (sí lo hizo un par de veces e Toronto). El suizo, que completó un partido muy errático de principio a fin, se vio superado de manera poderosa por un Alexander Zverev (6-3, 6-4) que ya acumula dos Masters 1000 de manera consecutiva. Lo hizo en Roma contra Novak Djokovic y ahora lo hace aquí ante el mejor tenista del curso. Malas noticias para un hombre que ahora deberá guardar reposo y buenísimas para otro mucho más joven que sigue construyendo su propio camino a base de victorias y trofeos.

Solo había pasado media hora y Zverev ya se sentaba en el banco con 6-3 a su favor. Todo muy rápido, muy directo, sin apenas dar tiempo ni aire al suizo para recomponerse de un break en el cuarto juego del partido que terminaría siendo definitivo para dar el primer mordisco a la final. La barba de Roger indicaba experiencia, veteranía, también algo de relajación, la misma que sorprendentemente mostraba en la pista, superado en múltiples facetas por su oponente, empezando por la concentración. El inicio fue la mejor prueba de ello, de quién llegaba más enchufado a esta última ronda del torneo. En las gradas ya muchos se preguntaban si hoy sería el día en que el de Basilea perdiera su primera final del año. Todavía quedaba mucho, pero tenía toda la pinta.

Si algo bueno tiene Zverev es que es un ganador nato, lo lleva en los genes. Lo digo yo y lo dice Juan Carlos Ferrero, el hombre que ahora le acompaña en su equipo. Es cuando toma ventaja en el marcador cuando más peligros es, cuando se aferra a su servicio para acelerar sin que nadie pueda volver a alcanzarle. Hoy se vio en todo momento los motivos por los que todo el mundo piensa que en su raqueta está el futuro número 1, el futuro de este deporte. Fue a partir del ecuador del segundo parcial cuando nos dimos cuenta que había un factor en la batalla que se nos había escapado. Un factor que impedía al suizo sacar correctamente, que le otorgaba un caminar extraño, un movimiento lento y una cara seria y algo amarga desde el inicio. Cuando llegó el break ya estaba escrito, aquella final sería para el alemán.

Respecto a Zverev. Segundo Masters 1000 consecutivo y racha de 10-0 desde que está con Juan Carlos Ferrero. Título en Washington, título en Montreal, nuevo búmero 7 del mundo y tercero en la Race. Todos los ingredientes se han juntado para el que hermano menor de esta dinastía siga escribiendo su nombre en los libros, a no ser que los de arriba digan lo contrario. De momento, él ha sido el único este año de vencer a Federer en una final y arrebatarle una posición que el suizo perseguía esta semana: depender de sí mismo para instalarse en el número 1.

Respecto a Federer. Golpe duro por la derrota, aunque lo realmente duro ha sido recuperar esa sensación tan horrorosa de no poder dar el 100% sobre la pista. De verte débil, vulnerable y con la incógnita de no saber lo que esta noche dirá el doctor. Si Cincinnati será una parada o una pasada en el calendario. Con el US Open a la vuelta de la esquina, el susto todavía se pasea en el ambiente de Roger. Por el bien del tenis, esperemos que solo haya sido un susto y no se repita la historieta vivida a finales del calendario pasado.

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes