Paul Dorochenko: “Veo a Roger Federer jugando hasta los 40”

El preparador francés habla sobre la experiencia que tuvo con el suizo y explica los secretos de una carrera tan longeva como exitosa.

Dorochenko durante la entrevista con TN.
Dorochenko durante la entrevista con TN.

Si hablamos de las etapas de Roger Federer como profesional, siempre hay una que le pertenece a Paul Dorochenko. El fisioterapeuta y rehabilitador francés estuvo al cargo del suizo en la que quizá sea la época más importante: la de formación. Allí fue donde le conoció, le mejoró y luego le dejó volar. Años después, ambos siguen manteniendo una buena relación, un trato amable que el galo relata en esta entrevista a TN donde además explica algunos secretos del tenista de Basilea.

“Cuando tú tienes un jugador dentro del top10, lo cuidas más. Cuando tú trabajas con un chico de 17 años como Federer, que todavía no es nadie, entonces lo machacas un poco más”, así arranca la entrevista de Dorochenko, el hombre que entrenó a Roger en su época adolescente. “Yo estaba trabajando con Sergi Bruguera en 1997 y recibo una llamada del director técnico de la Federación suiza y me dice: ‘Tenemos un chaval de 17 años en la Federación que juega bastante bien, me gustaría que te viniese aquí como preparador físico, como fisio de la Federación’. Obviamente acepto y me paso con él hasta los 20 años”, recuerda.

¿Pero se imaginaba Paul una carrera tan gloriosa como la que hemos presenciado? “Imaginar algo así era inviable. Roger era un buen chico pero era pesadísimo, estaba siempre haciendo el tonto y no estaba centrado. No era nada ordenado, tiraba las raquetas, las rompía, podríamos decir que no se comportaba bien. Pero era buen chico y además, técnicamente, ya sentías que tenía algo más que los otros. Empezaba por tener una gran visión, una gran lectura de la pelota, tenía una derecha impresionante para un chaval de su edad y ya sacaba bien”, analiza con precisión.

“Creo que hay dos cosas que son las que han llevado a Roger a tener una carrera tan larga y exitosa. La primera es una cuestión genética, tiene muy buen cuerpo en lo referente a la calidad muscular, una calidad que otros no tienen. En segundo lugar, también tiene muy buen ojo, lo entrenaba mucho. Al final si tú lees mejor, el cerebro codifica mejor y actúas más rápido en la pista”, enumera Dorochenko. “Respecto a la nutrición, cuando era más joven era más de pizza y hamburguesa que de comer sano, pero esto lo hacen todos los jóvenes (risas). Después, cuando su carrera empezó a ir bien, cambiaron las cosas. Es alguien que no bebe alcohol, no fuma, se cuida bastante, viaja con un fisio y un osteópara… al final si haces todo eso estiras durante mucho más tiempo tu carrera deportiva”, confiesa.

Sin embargo, no ha sido hasta los 35 cuando Federer ha terminado por cerrar su gran obra tenística, puliendo un defecto que le llevaba atormentado muchas temporadas. “Lo único que le faltaba por mejorar ya lo ha mejorado, que era el paralelo de revés. Técnicamente, Federer tenía un paralelo de revés que empujaba la bola, no le pegaba. Hoy ya le pega a la bola, ha mejorado el paralelo de revés y ese ha sido el golpe que ha terminado matando a Nadal. Si juegas un revés cruzado, a Nadal le cae en su derecha, no haces daño, para hacerle daño le tienes que cruzar y luego hacerle el paralelo de revés”, señala Paul.

De momento todos los números son positivos para Roger esta temporada, un hombre que de seguir así, nadie sabe hasta dónde puede estirar la cuerda. “Yo creo que va a jugar hasta los 40 (risas). Ya tuvimos a Connors que jugó hasta los 42 y a Rosewall que llegó a la final de Wimbledon a los 40. Veo a Federer bastantes años más, se cuida mucho”.

LA APUESTA del día

Patrocinado:

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter