El tenis francés, bajo mínimos

Las grandes estrellas del tenis francés parecen lejos de su mejor nivel de cara a la gira americana. Y la Copa Davis les espera en septiembre con las semifinales.

Así como la generación de oro del tenis español sufre un lento pero inexorable agotamiento, no lo es menos el que está padeciendo el tenis del país vecino. Francia ve como sus principales baluartes durante todos estos años envejece y pasan de la treintena. ¿Pero qué es lo que han dejado hasta el momento como legado? ¿Deberán ser realmente recordados?

El 'Big Four' del tenis francés ya ha pasado de la treintena. Jo-Wilfried Tsonga (32), Gaël Monfils (30), Richard Gasquet (31) y Gilles Simon (32). Jugadores que han compartido promoción con la mejor hornada del tenis español pero que han conseguido infinitamente menos éxitos que aquellos. Una generación que debería haber estado liderada por Richard Gasquet, aquel que ganaba y ganaba en categorías inferiores, dejando a la sombra a Rafa Nadal. La carrera de Gasquet está siendo el fiel reflejo no de unn fracaso, pero sí de una ocasión perdida para dar un salto cualitativo.

Aún queda temporada 2017 y aún les queda posiblemente algo de cuerda a los cuatro magníficos del tenis francés. Pero las sensaciones no son del todo buenas. Tsonga viene de cuajar una gira de hierba muy pobre con solo tres victorias. La de tierra no había sido mucho mejor. Su tremenda pegada le ha permitido ganar tres títulos en 2017 en cualquier caso. Pero su irregularidad está siendo más que palpable. Gaël Monfils está irreconocible. Si bien en los Grand Slams ha mostrado cierta estabilidad, fuera de ese terreno se deshace y cae a menudo con jugadores muy por debajo de su nivel. Tras un portentoso 2016, en esta temporada el parisino se está viniendo abajo.

Y qué decir de Richard Gasquet y Gilles Simon. El de Béziers hizo una gira de hierba relativamente buena con dos semis al hilo pero cayendo a las primeras de cambio en Wimbledon. Muy discreto en líneas generales su 2017. Para rematar, Simon está cuajando un año horroroso. No conoce las semifinales siquiera en ningún torneo. Estando en agosto ya, aún no ha sido capaz de hilar más de dos victorias seguidas.

[getty:800569112]

Estos gallos aún no han dicho a buen seguro su última palabra en el circuito ATP. Pero estilan cierta decadencia que puede suponer el principio del fin para la mejor pléyade de jugadores que Francia ha tenido en la era abierta posiblemente. Todos ellos 'top ten', todos ellos con finales en Masters 1000 aunque increíblemente solo uno campeón (Tsonga). Todos ellos cuartofinalistas al menos de Grand Slam y semifinalistas menos Simon. Aunque solo uno finalista (Tsonga también). En cuanto a torneos ganados, Tsonga (15), Gasquet (14), Simon (12) y Monfils (6).

Y lo más doloroso y desalentador de todo esto: Francia, con estos jugadores, no ha sido capaz de ganar la Copa Davis aún. Desde 2001 no la levantan, entonces con un equipo bastante más modesto que el de ahora. Dos finales y ambas perdidas son los hitos de la generación actual. Este año parece de nuevo marcado en rojo en su calendario, donde recibirán a Serbia en las semis. Pero no vienen precisamente tirando cohetes, mucho tendrán que cambiar las cosas. Esta generación no puede marcharse así. Será complicado que la venidera sea parecida. De menos de 25 años, solo Lucas Pouille ha destacado. Veremos cómo lo resuelven.

Comentarios recientes