Así acabaron los nudillos de Isner después de un enfado

John Isner cosechó su segundo título al hilo venciendo en Atlanta a Ryan Harrison. Sin enbargo, el gigante de 2,08 m también tuvo momentos de rabia y frustración durante la final. Y esa rabia y frustración la pagó con el cordaje rojo de su raqueta y sobre todo con los nudillos de su mano derecha, que acabaron ensangrentados. Necesitó ser tratado para cortar la pequeña hemorragia ocasionada. Nos recuerda mucho al lance tan desafortunado que tuvo Youzhny con aquella brecha en la cabeza en Miami.

Foto: EPA, Daily Mail


LA APUESTA del día

Comentarios recientes