El ATP Challenger Tour, trampolín para jóvenes y oasis para veteranos

Veteranos y noveles están dominando unos torneos en los que se aprecia una gran competitividad entre viejas glorias y nuevos valores.

Denis Shapovalov, uno de los protagonistas del ATP Challenger Tour. Foto: zimbio
Denis Shapovalov, uno de los protagonistas del ATP Challenger Tour. Foto: zimbio

El contacto entre dos mares es siempre zona peligrosa, de aguas agitadas y mareas cambiantes. En el tenis, el ATP Challenger Tour se erige en la fiel representación de ese contacto entre la élite del tenis mundial y la clase media que busca auparse y/o consolidarse en el top-100. Pero también supone un choque generacional en el que las edades medias no son muy habituales. Al menos en 2017, se observan dos claras vertientes en los jugadores dominantes: promesas que construyen su carrera desde los cimientos, y viejas glorias venidas a menos que intentan aferrarse a la élite y buscan la confianza perdida en los torneos de esta categoría.

Pero si algo queda claro, es que estos torneos gozan de cada vez más nivel y dan muchas pistas de lo que puede ocurrir en el futuro en grandes torneos. Así, Adrian Mannarino es uno de los tenistas que ha levantado dos títulos de esta categoría este año. Lo hizo en enero, y su trayectoria desde ese momento ha sido claramente ascendente, llegando a la final en Antalya y cuajando un gran Wimbledon. Janko Tipsarevic es otro de los veteranos que ha buscado en estos eventos, puntos y confianza para remontar el vuelo, y cosecha cuatro títulos en su haber este año.

[getty:613927130]

Jurgen Melzer, Adrián Menéndez-Maceiras, Vasek Pospisil, Dudi Sela y, recientemente, Guillermo García-López, han sido otros de los jugadores curtidos en mil batallas que han tenido la humildad necesaria para ponerse el mono de trabajo y buscar los éxitos en la segunda categoría del tenis mundial. La mayoría de ellos han salido muy reforzados de sus triunfos en Challengers, algo que queda patente en el caso de Yuichi Sugita, Aljaz Bedene o Thomas Fabbiano, cuya tendencia al alza desde que sumaron triunfos en eventos de este nivel es palpable.

Entre los jóvenes valores, la importancia de triunfar en el ATP Challenger Tour antes de dar el salto al circuito ATP es vital. Generalmente, no tienen el fondo físico necesario para jugar al ritmo tan alto que exige la élite, por lo que es preciso ir despacio en sus etapas de crecimiento y coger el ritmo y la intensidad necesarias en eventos Challenger antes de dar el gran salto. Akira Santillan, Nicola Kuhn, Félix Auger-Aliassime y Denis Shapovalov, son ejemplos de tenistas que no llegan a los 20 años y que ya saben lo que es cuajar una semana perfecta en torneos de esta envergadura.

[getty:694061096]

Laslo Djere es otro ejemplo de jugador que ha apostado por los torneos Challenger para meterse en el top-100 y dar un salto cualitativo. ¿Qué acabará imponiéndose a final de año? ¿Serán los veteranos los grandes dominadores del ATP Challenger Tour o las promesas del tenis mundial conseguirán establecer su imperio antes de lanzarse a la conquista del circuito ATP? Lo que es evidente es el tremendo nivel competitivo que impera en estos torneos, y que este año más que nunca, merece la pena disfrutar y saborear para detectar futuras estrellas y otras que recuperen parte de su brillo.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes