Marta Marrero: “Me identificaba bastante con la garra que tenía Arantxa”

En Punto de Break nos paramos a charlar con la ex-tenista Marta Marrero, ahora centrada en el mundo del pádel, que nos habla de su momento actual.

Entrevista con Marta Marrero. Foto: Marta Marrero
Entrevista con Marta Marrero. Foto: Marta Marrero

Marta Marrero (Las Palmas de Gran Canaria, 1983) lleva lo de competir en la sangre. Fue una de las mejores tenistas españolas durante varias temporadas. De hecho, logró conquistar 9 torneos ITF y alcanzó los cuartos de final de Roland Garros con tan solo diecisiete años. Sin embargo, decidió colgar la raqueta en el año 2010, harta de los viajes y, sobre todo, de no poder recuperarse bien de las continuas lesiones. Tras un breve parón profesional, en 2012 decidió cambiar la raqueta de tenis por una de pádel. Y no le fue mal el cambio. Es más, con su compañera desde 2015, la madrileña Alejandra Salazar, alcanzó hace unos meses el número uno del circuito mundial. Sin embargo, una dura lesión ha dejado ahora fuera de combate a Salazar y Marrero se ha visto obligada a cambiar de pareja (desde el pasado mes de junio juega junto a la argentina Cata Tenorio). La que llegara a ser la tenista número 47 del mundo, en octubre de 2004, ha charlado con Punto de Break para rememorar su tiempo como tenista profesional y hablarnos de sus sensaciones y su momento actual como reina indiscutible del World Padel Tour.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

¿Desde niña tuvo claro que sería jugadora profesional de tenis?

Desde pequeña sabía que quería jugar al tenis. Ya mis padres jugaban a tenis como aficionados y mis hermanos competían a nivel local. Yo empecé a competir a los nueve años y ya destacaba en esas categorías. Sí que tuve claro desde pequeña que me gustaría ser jugadora profesional.

El mes pasado se disputó Roland Garros, donde llegó a ser cuartofinalista en el año 2000. ¿Qué recuerdos guarda de aquella edición y de qué forma cambió su vida después de aquel resultado?

Guardo muy bonitos recuerdos del resultado que hice con diecisiete años en Roland Garros, llegando a cuartos de final desde la fase previa. En el momento no fui muy consciente. Después de acabar el torneo sí que sentí un poco de presión, porque empezaron a decir que iba a ser la sucesora de Arantxa y Conchita. Los medios estaban bastante detrás de mí. Me afectó positivamente en cuanto a ranking porque subí muchísimo y me coloqué entre las cien primeras. Pero a nivel psicológico y de confianza tuve un pequeño bajón a posteriori.

Como tenista profesional, coincidió con dos de las mejores jugadoras de la historia (Arantxa y Conchita). ¿Era difícil estar ‘a la sombra’ de ambas en aquella época?

Para las jugadoras españolas que estábamos por detrás de Arantxa y Conchita, ellas eran un ejemplo a seguir. Sobre todo Arantxa, con la garra que tenía. Yo me identificaba bastante con ella. Mediáticamente está claro que no nos beneficiaba a las jugadoras que estábamos por detrás, porque al final nos comparaban y ellas estaban haciendo unos resultados buenísimos y quedábamos a la sombra.

Llegó a estar en el top 50. ¿Esa posición le permitía vivir únicamente del tenis?

En aquel momento, el estar entre las cien primeras te permitía ganarte bien la vida con el tenis. Actualmente, los premios son mucho más importantes que los que había cuando jugaba yo y también hay bastantes más torneos. En ese momento en que estás entre las cien primeras, hay muchísimos gastos porque tienes que costearte los viajes y el entrenador –yo tenía un entrenador para mí sola, con lo que eso conlleva-. Pero sí que podía vivir de los resultados que hacía. Con los patrocinadores y estando entre las cien primeras me ganaba la vida.

Uno de los momentos más duros de su carrera se produjo cuando se quedó fuera de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. ¿Cuál ha sido, en cambio, el momento más gratificante o la anécdota más divertida de todos esos años como tenista?

El mejor recuerdo de mi etapa en el mundo del tenis es cuando competía en Menores, desde alevín hasta junior; en campeonatos de España y de Europa, por selecciones... Ahí sí que había competitividad pero existía un compañerismo. Las vivencias que tuve ahí, junto con mis compañeras, fueron buenísimas. Para mí, sin duda, fue la etapa más bonita de mi larga carrera en el mundo del tenis, aparte de Roland Garros y de algunos torneos que gané a nivel profesional. También jugar en los octavos de final en el Abierto de Australia de 2001 con Jennifer Capriati en un partido donde estuve 5-0 arriba en el primer set. La verdad es que tuve muy buenas sensaciones y recuerdo ese partido especialmente.

Marta se refiere al partido que la enfrentó a la ex jugadora norteamericana en la edición de 2001 del primer Grand Slam del año. La por entonces jovencísima grancanaria (tenía apenas 18 años) disputaba por segunda vez el torneo, pero empezó dominando claramente a su rival hasta ponerse 5-0 en la primera manga. Sin embargo, la tenista española se fue desinflando a medida que el partido avanzaba y Capriati tiró de veteranía para remontar y acabar derrotándola por 7-5 6-1. Cabe recordar que la norteamericana acabaría conquistando ese año el título, el primero de sus tres majors, tras vencer en la final a la suiza Martina Hingis.

Decidió dejar el tenis en 2009, al no ser capaz de superar una lesión de tobillo y tras varios conatos de retirada. ¿Cómo tomó esa decisión y cómo recuerda sus últimas temporadas en el circuito?

Después de mi retirada en el 2004, volví siete u ocho meses más tarde y había perdido el ranking, por lo que tuve que empezar de cero. Tengo recuerdos bastante cómicos, porque me vi empezando a jugar Futures y torneos en Argelia o Egipto en condiciones infrahumanas. Fueron momentos muy duros. Consigo coger bastantes puntos y subo al puesto 150, después de haber perdido prácticamente todo mi ranking. Y ahí es cuando me lesiono el tobillo, tuve que parar y operarme. La vuelta de esa operación fue con muchos parones, no terminaba de recuperarme, veía que mi ranking volvía a bajar… y fue un poco el cúmulo de todo esto lo que me llevó a retirarme.

Parece que el tenis español vuelve a gozar de buena salud, gracias al buen nivel que están mostrando jugadoras como Garbiñe Muguruza y Carla Suárez. ¿Cree que España volverá a ganar otro título de Copa Federación?

Lo que más me gustaría de la Copa Federación y la Copa Davis es que los jugadores se volvieran a implicar y que volvieran a sentir y darle el valor que creo que tienen. Hay que entender que el calendario masculino y femenino es muy apretado, pero yo creo que defender los colores de nuestro país es algo que es prioritario y es una pena que jugadores top no hayan querido jugar la competición, tanto femenina como masculina. Teniendo a jugadoras como Garbiñe y Carla creo que podría ser que ganen un título. Ojalá.

¿Qué le parece la polémica suscitada en torno al regreso de Maria Sharapova, sancionada durante quince meses por dopaje?

En el tema Sharapova, no veo justo que le hayan dado invitaciones para los torneos. Tendría que haber empezado de cero como hemos empezado muchas de nosotras que hemos tenido algún tipo de problema. No lo veo justo que algunos directores de torneo le hayan otorgado invitaciones para el cuadro final.

¿Alguna vez se planteó seguir vinculada al tenis, como entrenadora por ejemplo, o acabó demasiado cansada de ese deporte?

La verdad es que nunca pensé en ser entrenadora de tenis porque acabé bastante cansada de viajar. Sabía lo duro que era ser entrenador de tenis y lo que ello conllevaba y nunca me lo planteé.

Estuvo viviendo en Barcelona, donde tengo entendido que empezó a estudiar Turismo. ¿Sigue residiendo allí?

Exactamente, estudié Turismo y ahora resido en San Cugat del Vallés. Y estoy casada también. Mi marido es catalán.

¿En qué momento le surge la oportunidad de dedicarse al pádel profesional y cómo fueron sus comienzos en el World Padel Tour?

Después de retirarme del tenis estuve un año haciendo Deporte y Salud. Un día una amiga, que llevaba tiempo jugando, me invita a jugar a pádel. El primer día la verdad es que fue un partido bastante flojo porque mi amiga no tenía mucho nivel, y yo del tenis la devolvía bien. Y a partir de ahí empecé a jugar como hobby, sin ninguna intención de competir, porque tras tantos años dedicados al tenis profesional no me apetecía meterme de lleno en entrenamientos y en la exigencia que eso conllevaba. Poquito a poco empecé a jugar más en el club en Tarrassa, con amigos, a pasármelo bien. Hasta que un día me invitan a jugar un torneo del circuito catalán y no se me dio mal. A partir de ahí, me entró el gusanillo de la competición y empecé a jugar el circuito catalán aquí y la verdad que me fue bien. Hacía bastante buenos resultados y, poco a poco y sin querer, empecé a entrenar para mejorar. Sin quererlo, empecé a tomármelo en serio hasta que competí en un Mundial aquí en Barcelona. Y desde entonces sí decidí tomármelo más en serio hasta el día de hoy.

El año pasado logró hacerse con siete títulos junto a su compañera Alejandra Salazar. ¿El éxito de ambas sobre las pistas les ha servido para atraer a patrocinadores?

En parte gracias a los resultados que obtuvimos el año pasado, hemos cerrado buenos acuerdos con patrocinadores y con empresas potentes como son Adeslas y Montecarlo International Sport. También llevo muchos años con Black Crown, la marca con la que empecé a jugar a pádel y la primera que confió en mí. Ahora mismo estamos en un momento muy bueno a nivel de patrocinadores.

Como ya se sabe, gracias a los patrocinadores podemos vivir de esto. Todavía los premios en el circuito profesional son muy escasos. Las cuatro primeras parejas pueden dedicarse exclusivamente a competir, y el resto se tiene que buscar la vida haciendo clases o trabajando porque no podrían vivir solo del circuito profesional.

Con 34 años, la mayoría de las tenistas están retiradas. En cambio, usted pasa por el mejor momento de su carrera en su circuito profesional. ¿Cómo ve su futuro en los próximos cuatro o cinco años?

La verdad es que me encuentro en un estado de forma física muy bueno y todavía me quedan muchas ganas de competir. Vivo el presente, aunque mi idea es por lo menos jugar tres o cuatro años más. Luego tengo otros proyectos, como el de ser madre, y me dedicaría a eso.

Hablando de maternidad, Serena Williams ha decidido darse un tiempo, precisamente para ser madre. ¿Cómo ve sus opciones de regresar al circuito y volver a rendir a su máximo nivel?

Pienso que si vuelve Serena ganará de nuevo algún Grand Slam. Tiene un físico prodigioso. Aparte del portento físico, mentalmente es una ganadora nata.

¿Cómo ve el circuito hoy día? El hecho de que, por ejemplo, la nueva número uno del mundo, la checa Karolina Pliskova, haya logrado alcanzar ese puesto sin haber ganado aún un Grande…

La realidad es que no sigo mucho el circuito de tenis actual. Me imagino que la regularidad premia a Pliskova.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter