El maestro agranda su leyenda

El suizo apabulló a un Marin Cilic que no pudo rendir a su nivel. 6-3 6-1 6-4 fue el resultado final. Federer alcanza su 19º Grand Slam.

Roger Federer, campeón en Wimbledon 2017. Foto: zimbio
Roger Federer, campeón en Wimbledon 2017. Foto: zimbio

Pocas finales se recordarán más deslucidas que la que se presenció en Wimbledon 2017. La alegría del público londinense por ver a Roger Federer volver a coronarse en su jardín particular, se vio empañada por un pésimo nivel tenístico de Marin Cilic, incapaz de rendir al nivel exigible para un jugador de su categoría y en un torneo de esta envergadura. Problemas físicos, ansiedad o quizá un poco de ambas, desembocaron en un bloqueo tenístico y mental del croata, que permitió a Roger jugar con tremenda relajación.

El helvético no perdió la tensión competitiva en ningún momento, dispuesto a certificar cuanto antes el sueño que que se ha convertido en realidad. Muchos creían imposible ver a Federer ganar su 18º Grand Slam, y en apenas unos meses ha sumado 14 victorias consecutivas en torneos de esta categoría. Roger se reafirma como el mejor de la historia, situándose al filo de la doble decena de majors y agrandando su leyenda. El suizo eleva el tenis a la categoría de arte, pro ni siquiera necesitó hacerlo en una final carente de emoción.

Embed from Getty Images

Nada hacía presagiar en el primer set, el devenir que tomó luego el partido. Y es que el croata comenzó moviéndose muy intenso, jugando con tremenda agresividad y golpeando cada pelota como si fuera la última. Llegó a tener una bola de rotura que Roger jugó con segundo servicio. El resto del croata se estrelló contra la red, en lo que supuso un freno en seco metafórico de Marin en el partido.

Se le apagaron las luces al bueno de Marin, que encajó la friolera de siete juegos consecutivos. En el tramo inicial de la segunda manga se le vio llorando desconsoladamente, en lo que más pareció un ataque de nervios o crisis de ansiedad que un serio problema físico. No encontraba la manera de hacer daño al helvético; incapaz de poner un alto porcentaje de primeros saques en juego, Cilic se precipitaba en sus golpes y acumulaba errores sin ton ni son.



Magistral Roger en la gestión del partido, restando por el centro y bloqueando muchas bolas, lo que le hizo pasar la patata caliente a un hombre carente de confianza y chispa. Intentó reaccionar el croata en el tercer parcial pero fue más un quiero y no puedo. Acabó cayendo como fruta madura encajando el break definitivo en el séptimo juego. Cerró el partido con aplomo y solidez el de Basilea, alzando los brazos al cielo como campeón de Wimbledon 2017.

Embed from Getty Images

Con este triunfo, Roger Federer supera a Pete Sampras como el jugador con más títulos en el Grand Slam londinense, y reafirma su lugar en el olimpo de los dioses del deporte. Lo mejor de todo, es que parece haber jugador para rato, tanto por su nivel físico y mental como por el tenístico. El mundo del tenis está de enhorabuena porque en el deporte, como en la vida, a veces ganan los mejores. Y el suizo es el mejor.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter