Federer es eterno (e infinito)

Hace cuatro años que vienen enterrando a Roger y hoy, el suizo ha demostrado que no se puede dudar nunca de los grandes.

Federer levanta la Copa de campeón en Wimbledon. Foto: Getty
Federer levanta la Copa de campeón en Wimbledon. Foto: Getty

Decía Roger Federer que su número favorito era el 8. Nació un 8 del mes 8 y llevaba desde 2013 intentando conseguir el tan ansiado 8º título en Wimbledon y ser así el tenista con más títulos en el que probablemente sea el torneo más emblemático del circuito, Wimbledon. Durante estos últimos años, muchos han pedido que se retirara y decían que ya no tenía nivel, que estaba mayor, que no tenía nada que hacer. Hoy, tras hacer historia -una vez más- sobre el verde londinense, los mismos que querían enterrarle hace cuatro años contemplan con estupor cómo Federer es capaz de cuestionar la lógica del paso del tiempo. Como si fuese eterno.

La RAE define 'eterno' como algo que parece no tener fin. Y es que así es Roger. Cuando creías que ya lo habías visto todo, cuando pensabas que ya había dado todo lo que le quedaba, va y se saca un nuevo truco de la manga y te sorprende. Porque de la edad dicen que no perdona y él, a punto de cumplir 36 años, está en uno de los mejores momentos de siempre, con un tenis espectacular y ganando títulos uno detrás de otro, como si tuviera 10 años menos.

Federer es eterno. Pasarán los años, las décadas, y gente que aún no ha nacido a día de hoy verá vídeos suyos recopilando sus mejores victorias para resumir una carrera que pocos podrán explicarse. Y se asombrarán. Se llevarán las manos a la cara viendo golpes imposibles. Abrirán la boca sorprendidos por esas voleas increíbles que caza y deja muertas al otro lado de la red.

Federer es eterno. Decían que en sus inicios no tuvo rivales pero es que su nivel es tan superlativo que dejaba a los demás varios escalones por debajo. Han venido nuevas generaciones de tenistas mucho más jóvenes que él y es capaz de seguir ganando a jugadores 15 años menores que él. Roger he dejado yermas varias generaciones por debajo de él. Se las ha ventilado. Como si no hubieran existido.

Porque Federer es eterno. Esos golpes se intentan enseñar pero nadie es capaz de poder acercarse. Es talento puro. Uno se llega a preguntar si fue hecho para el tenis o el tenis fue hecho para alguien como él. Quizá, quien creara el tenis hace tantos y tantos años soñó con que un día alguien lo jugaría de la forma en la que lo hace Roger.

Y es que Federer es eterno. Porque pasarán los años y seguirán naciendo niños que un día soñarán con jugar de la forma en la que lo ha hecho él. E intentarán imitarle y eso hará que muchos más se animen a practicar tenis, haciendo que este deporte no deje de crecer y sigan formándose campeones teniendo una figura como la suya como ejemplo, que es todo amor por este deporte transmitiendo los valores que tantas leyendas han ido forjando con el paso de los años.

Y a ese 8, el del día y mes en que nació, y al del octavo título que acaba de conseguir en Wimbledon, yo lo tumbaría y diría que Federer es además ∞. Porque ∞ es algo que no tiene límites. Y hoy, trofeo de Wimbledon en mano, Roger Federer baila sobre esa tumba en la que muchos han intentado enterrarle en los últimos cuatro años para recordarle a todo el mundo que nunca se puede dudar de los grandes. Y mucho menos, de los que son eternos e infinitos como él.

LA APUESTA del día

Patrocinado:

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter