Venus Williams: “Papá nos enseñó a ser independientes y emprendedoras”

Maravillosa entrevista a la mayor de las Williams, en la que habla de sus padres, sus inicios, su enfermerdad y por supuesto, su hermana. 

Venus Williams en París. Foto: Twitter
Venus Williams en París. Foto: Twitter

La incombustible Venus Williams celebra su 37º cumpleaños y, para hacerlo, ha concedido una entrevista a la periodista Janice Turner para la revista The Times Magazine, en la que habla de su larga carrera, la influencia de su padre y algunos de los retos que aún le quedan por cumplir.

Venus recuerda cómo aprendió a empuñar una raqueta antes incluso que a andar. Richard lo tuvo claro antes de que ella y Serena existieran. Desde el mismo día en que vio a una jugadora ganando un cheque por valor de cuarenta mil dólares tras hacerse con un torneo disputado a lo largo de cuatro días. Fue a partir de entonces cuando Papá Williams comenzó a redactar un plan y a aprender sobre tenis de forma autodidacta, ya que no tenía dinero para pagarse clases a él o a sus retoños. Quería lograr que sus futuras hijas se convirtiesen en las mejores jugadoras del mundo. Por eso, las concebió y al poco tiempo ya tenía a Venus y a Serena practicando en las pistas de Compton, el suburbio de Los Ángeles donde las hermanas se criaron. Como es lógico y como niñas que eran, Venus nunca se planteó otra posibilidad en aquellos días. “Cuando tienes cinco o diez años, estás viviendo en el momento. Estás pensando en el camión de helados", cuenta.

Su padre es el responsable del fuerte carácter y la determinación de Venus. “Definitivamente, él nos enseñó a ser independientes y emprendedoras. Nos preguntaba cosas como: '¿Por qué el rico se enriquece y el pobre es más pobre?'. Y nosotras teníamos que responder y no le podíamos decir 'no lo sé'. Teníamos que pensar", relata. Tanto él como su madre, Oracene, le ayudaron a crecer como persona y como tenista. “Papá era muy alentador y Mamá era definitivamente la perfeccionista”.

Durante años, Richard, que se divorció de Oracene a principios de la década del 2000 tras una tormentosa relación, acompañó a sus hijas a muchos de los torneos que estas disputaban. Ahora, con 75 años, prefiere descansar. “No le gusta subirse a un avión”, apostilla Venus. Últimamente, tan solo acude a algunos de los torneos que se juegan en Florida, donde él vive. "Papá es muy amable ahora, se vuelve más dulce cada año. No quiere que pasemos cinco horas en la cancha. Nos dice 'Ok, eso es demasiado. Venga'", señala.

Venus habló también del polémico incidente ocurrido en 2001 en California que la llevó a dejar de jugar en Indian Wells durante muchos años. En esa edición, Venus se retiró de su partido de semifinales ante Serena, unos minutos antes del comienzo, dándole el pase a la final a su hermana. Al día siguiente, los espectadores comenzaron a increparla, tanto a ella como a su padre, al verles sentados en la grada. "Aquello fue definitivamente una experiencia difícil. Fue más difícil aún para Serena porque ella tenía que jugar y mantenerse centrada. Al final, incluso dio las gracias al público, lo cual fue gracioso", apunta. Después de aquello, ambas hermanas estuvieron catorce años sin pisar de nuevo Indian Wells.

Tampoco quiso dejar de comentar lo que supone jugar dobles junto a su hermana pequeña, con la que ha ganado 14 títulos de Grand Slam y tres medallas olímpicas. "Ella [Serena] es una gran pareja de dobles. Es muy buena. [...] Me siento confiada, no importa cuales sean las circunstancias, de que su nivel de juego va a estar ahí, así que no siento que yo tenga que hacer todo el trabajo. Y eso, en sí mismo, es suficiente", expresa.

Ahora que Serena está embarazada, ¿qué clase de tía será Venus?: “Yo seré la que enseñe tenis”, dice. Reservada, amante de los perros y la moda y bastante celosa de su vida privada (no confirma ni desmiente si tiene pareja). Así es Venus Williams. Una leyenda viva de este deporte. La mayoría de las jugadoras se retiran en torno a los treinta años, pero es obvio que ella no es una más. Venus acaba de cumplir treinta y siete primaveras aunque, como testigo de Jehová que es, asegura que no tiene pensado celebrarlo.

Su carrera ha estado, y sigue estando, plagada de éxitos. Este año, sin ir más lejos, fue finalista en el Abierto de Australia, donde solo pudo apartarla del título su hermana Serena. Ésta era su primera final de Grand Slam en casi ocho años. La anterior, databa del año 2009, donde a punto estuvo de conquistar su sexto título de Wimbledon. Una carrera con altibajos y momentos amargos, como el del año 2011, cuando le diagnosticaron el síndrome de Sjögren, una enfermedad inmunológica. Desde entonces, decidió hacerse vegana y cuidarse especialmente, lo que también le ha hecho perder bastante peso. “Mi objetivo para este año es coger algo de peso”, asegura. Y no es el único. En entrevistas recientes, Venus ya ha asegurado que espera llegar a los Juegos de Tokyo 2020. Así que, quédense tranquilos: parece que hay Williams para rato.

LA APUESTA del día

Patrocinado:

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter