El revés, la nueva amenaza de Nadal en Wimbledon

Con los cambios introducidos por Toni y Moyà en el juego de Rafa, se abren muchas posibilidades para el balear en el próximo torneo de Wimbledon.

LuckiaWIMBLEDON17: Haz 3 apuestas en Wimbledon. Ganes o pierdas tus pronósticos, llévate 10€.
Cómo el revés de Rafa puede ayudarle en Wimbledon. Foto: Getty
Cómo el revés de Rafa puede ayudarle en Wimbledon. Foto: Getty

Tras la reciente victoria en Roland Garros, el mundo se rinde en elogios a la figura de Rafael Nadal. La conquista del décimo título en París le sitúa a la altura de los mejores deportistas de todos los tiempos. La grandeza del manacorí reside en su humildad, esfuerzo, pasión y constancia, todo ello aderezado con una condición física y un tenis simplemente envidiable.

La espectacular gira de tierra batida, con los títulos en Montecarlo, Barcelona, Madrid y París, ha permitido demostrar a Nadal las evoluciones efectuadas en su tenis y en su cuerpo. De nuevo, hemos disfrutado de un jugador capaz de llegar a bolas imposibles, de maltratar al rival a nivel mental e incluso de unir a un país que ahora más que nunca entona el característico “¡Vamos Rafa!” más alto y con más orgullo. Gracias a los éxitos cosechados, el español ya es número dos del mundo y ha ratificado la posibilidad de luchar por todos los torneos importantes.

Tras dos años con el lastre de las lesiones y la ansiedad, muy pocos creían en la vuelta de Nadal, o al menos a un gran nivel. Sin embargo, la exhibición demostrada sobre la Philippe Chatrier ante Wawrinka pone de manifiesto que este tenista está hecho de una pasta reservada exclusivamente para los grandes campeones. Ya venía avisando él y su equipo que los cambios introducidos a nivel tenístico, físico y en la raqueta volverían a hacerle competitivo. A principios de año, en Abu Dhabi, vimos a un Nadal capaz de ganar a top ten como Berdych, Raonic y Goffin; y, posteriormente, en el Abierto de Australia se plantó en la final contra pronóstico. Fueron los primeros destellos de que Nadal podía volver. Sin embargo, la ratificación no llegó hasta pisar el polvo de ladrillo.

¿Cuáles son estos cambios?

Acortar los puntos es la premisa fundamental que plantearon Moyà, Toni, el propio Rafa y los doctores para poder volver a competir a buen nivel y para evitar recaídas en sus lesiones de muñeca y rodilla. Para ello, Nadal incorporó tres gramos a su raqueta para que los golpes fueran más potentes y así cerrar los puntos antes. Sorprende las subidas a la red cada vez más continuas para sellar los intercambios y la velocidad de su segundo saque, que ha incrementado en unos 20 km/h.

Sin embargo, las grandes bazas del juego de Nadal siempre han sido el drive y el juego de piernas. Este año ha recuperado esa chispa que le permitía hacer diabluras con las bolas, imprimiéndolas esos efectos inexistentes para cualquiera. Se ha elogiado mucho estos dos aspectos en su reencuentro con la victoria en Roland Garros. No en vano, el éxito de ver al español luchar por los Grand Slams reside en paliar el déficit con su revés. No era extraño ver al español realizar un esfuerzo extra durante los partidos para cubrirse el revés y basar la construcción de las jugadas en su drive. Esta es una estrategia posible en tierra, debido a que la bola corre menos, pero en el resto de superficies es una gran desventaja.

Toni Nadal, su tío y entrenador, siempre ha incidido en el excesivo cruce de piernas en el momento de impacto del revés de su sobrino, lo cual le impedía abrir pista y atacar cuando la bola sobrevolara ese flanco. Antes, Nadal buscaba evitar el revés para no perder la iniciativa en los puntos y cuando la tenía y la bola le llegaba al revés, buscaba un golpe más bombeado, que expulsara al rival hacia atrás y le permitiera entrar en pista de nuevo con su drive. Sin embargo, la situación ahora ha cambiado, no espera tanto a que la bola llegue para darle altura con el revés, sino que es más agresivo y su número de winners con este golpe se ha incrementado. Se atreve con el revés paralelo y la apertura de pista con el cruzado ha sido una de las armas para desestabilizar el juego de sus rivales durante esta campaña de 2017.

Llega Wimbledon, cuna el tenis, donde los intercambios brillan por su ausencia y donde la potencia y habilidad en la red cobran mucha importancia. Por ello, la variedad de golpes potentes desde las diferentes partes de la pista y la preparación de los golpes más rápida se convierten en la clave para desplegar un gran tenis en la hierba del All England Tennis Club. Nadal llegará a la cita sabedor de que su tenis ha evolucionado, que está en disposición de hacer frente a los rivales sin acusar tanto cansancio físico y, todo ello, eleva sus posibilidades de volver a meterse en otra final de Grand Slam, la que sería la tercera este año.

LA APUESTA del día

Patrocinado:

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter