Toni también cambió

Toni Nadal construyó una idea y, por ello, él debía ser quien reconociera la necesidad de matizarla. El décimo Roland Garros también irá ligado a él

Toni Nadal. Foto: Getty
Toni Nadal. Foto: Getty

Alejarse de la esencia que ha formado una identidad causante de tantos éxitos es muy complicado, más si esa identidad se ha forjado durante años, día tras día, sin descanso. Ese riesgo que supone mirar fuera, reconocer que el cambio es parte de la solución, requiere de un paso de madurez en toda trayectoria. Comprender el proceso evolutivo es, precisamente, la base de los éxitos que están por venir. Toni Nadal, la sombra de Rafa Nadal, inculcó no solo un modelo de juego, sino un modelo de comportamiento. Tomar algo de distancia de todo ello siempre fue muy medido por el equipo de Rafa.

Para Toni, en esta su última temporada como técnico de Rafa a lo largo y ancho del circuito, hay una palabra que explica perfectamente la mentalidad más privilegiada de la historia del tenis. "Para mí hay un principio fundamental: control. De la situación, de la pelota, de cada cosa que hago. A Rafael siempre le decía: el golpe nunca va por delante de la cabeza. El trabajo fundamental se hizo de los 8 a los 17 años. Luego ya fue dejarse llevar. El deporte es un tema mental. Crearle la exigencia, las ganas, toda esa intensidad, se hace, básicamente, en los años juveniles".

Desde ese desgaste, más cuando Nadal siempre fue un jugador que ganó mucho y se lesionó más, con lo que ello implica a nivel emocional, debe surgir el cambio; la necesidad del cambio, para ser más exactos. Además, no solo el cambio tendría un único significado, el de amoldarse a los tiempos, sino también el de generar una nueva motivación; el de recuperar estímulos. Seguramente, para que Nadal cambiase, también debían de hacerlo los demás. Y Toni, que ha dado un paso al costado, coincidiendo con la entrada de Carlos Moyà, no sólo lo ha hecho en cuanto a presencia y participación, sino en comprender la evolución. Toni ha sido muy consciente a la hora de matizar su pensamiento para que todo ello calara en Rafa.

Así, tras la victoria ante Wawrinka, entrevistado por Eurosport, Toni Nadal expuso una absoluta evidencia, puntual, de una elocuencia y luminosidad formidables, que a su vez lo relacionaba con esa idea de cambio; de comprender lo que es necesario para avanzar.


"Al final, a uno le cuesta siempre... cuando uno tiene éxito con algo, cambiar cuesta mucho. Pero por el camino vas dejando cosas, vas dejando frescura, físico, impetuosidad, desparpajo, entonces tienes que añadir más cosas, tienes que sumar cosas, poco a poco. Creo que hoy en día Rafa tiene un revés buenísimo; nos costaba mucho angular el revés y hoy le ha hecho mucho daño a Wawrinka porque en cuanto Stan atacaba, Rafa enseguida cruzaba y soltaba la mano antes y con velocidad. Es normal, con los años, uno entiende más el juego y va jugando mejor".

Hace años, Rafa Nadal hubiera planteado la final del domingo de muy diferente forma. Su concentración y aplicación del plan de partido hubiera sido correspondido con la misma seriedad y continuidad, pero la forma fue tan sorprendente como apasionante. El balear formuló el partido a la inversa, encarando con absoluto dominio y grandeza lo que parecía, a priori, una cita para frenar virtudes del rival en lugar de devorar la mente y el cuerpo de alguien que defendiendo es "uno más".

En ese cambio de mentalidad, el español fue a buscar la pelota con su revés, sin dudas sobre si acudir o cuándo acudir, una toma de decisiones en las que se ha implicado Moyà. Como si diese la vuelta al concepto el golpe nunca va por delante de la cabeza, que su tió Toni expresó en 2010, Nadal, en pleno proceso de matización, yendo y no esperando donde antes, por energía y juventud, podía esperar, fue a por ella, quiso tenerla de frente y dictar como si dictara el propio Wawrinka. Como si lo que valiera hoy fuese "el golpe, ahora, va por delante de la cabeza", una idea que nunca será tal en el mallorquín, pero que sirve como recurso para explicar lo que Nadal sintió para ganar su décimo Roland Garros y lo que de alguna manera explica que Toni también ha terminado por integrar. Toni, al final, también cambió.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter