Las diez conclusiones que deja Roland Garros 2017

Repasamos lo que ha dado de sí el torneo parisino tanto en el circuito masculino como femenino y las conclusiones extraídas de lo visto.

Novak Djokovic en Roland Garros 2017. Foto: zimbio
Novak Djokovic en Roland Garros 2017. Foto: zimbio

Todo llega a su fin. La ilusión con que las miradas de todo el planeta se centraban hace dos semanas en Roland Garros 2017, se transforma ahora en nostalgia por los grandes momentos vividos pero también en reflexión sobre lo acaecido. Nada de lo que ocurre en un torneo de esta entidad es fruto de una casualidad, sino que el tenis pone a cada uno en su lugar y lo visto en París puede marcar el devenir de la temporada.

Torneo masculino

1. Supremacía de Rafael Nadal. Si alguien dudaba de que la leyenda había vuelto mejor que nunca, el balear la desechó con brillantez. Ganó la décima Copa de los Mosqueteros y lo hizo con una autoridad y brillantez pocas veces vista en la historia del tenis. Ni un solo set ha cedido y no ha hecho más que batir grandes récords. El mejor jugador de la historia sobre tierra batida sigue ampliando su palmarés y se mete de nuevo en la lucha por ser el tenista más laureado de la historia.

Rafa Nadal vuelve a romper los números

Rafa Nadal vuelve a romper los números

Tras la conquista de su décimo Roland Garros, varias estadísticas del tenis profesional se han puesto a temblar ante el momento de forma de Rafa Nadal.

Seguir leyendo

2. Stan Wawrinka y su versión virtuosa en Grand Slam. El suizo ha vuelto a poner de manifiesto que no necesita llegar con confianza en forma de buenos resultados a los grandes torneos. Su temporada estaba siendo realmente irregular, perdiendo partidos sobre arcilla con Pablo Cuevas, John Isner y Benoit Paire. Pero cuando pisa un major el de Lausana se transforma y destapa el tarro de las esencias. Un jugador peculiar al que no le importa el bagaje con el que llegue.

Wawrinka es muy raro

Wawrinka es muy raro

El patrón competitivo que define al suizo Stan Wawrinka, finalista en París, es una rareza difícil de comprender y recordar en otro jugador

Seguir leyendo

[getty:694942868]

3. Crisis existencial de Novak Djokovic. Preocupa y mucho lo transmitido por el serbio tanto dentro como fuera de pista. Ni siquiera llegar a París y sentir la motivación por defender el trono alcanzado el pasado año, ha hecho despertar de su letargo al de Belgrado. Sin equipo de trabajo, con demasiados pájaros en su cabeza en forma de paz y amor, y nula capacidad para encontrar su mejor versión, la manera en la que perdió ante Dominic Thiem puede suponer un duro revés moral para él.

4. Camino por recorrer para el relevo generacional. Los hombres llamados a asaltar la zona noble del ranking y hacerse con un gran torneo en los próximos años, no han respondido como se esperaba. Dominic Thiem ha sido el único que puede irse de París con orgullo, tras firmar unas meritorias semifinales, pero siendo consciente de que ha de trabajar muy mucho en su continuidad. Alexander Zverev se encontró con la trampa de verse las caras con Fernando Verdasco y puso de manifiesto que ha de seguir trabajando su consistencia, mientras que Nick Kyrgios parece haber perdido la concentración tras el fallecimiento de su abuelo y es de nuevo un jugador endeble y apático.

[getty:691185814]

5. Andy Murray coge aire. El británico se ha reencontrado con el buen tenis y acudirá a la gira sobre hierba con energías y confianza renovadas. Buen papel del de Dunblane en un torneo que se le suele resistir y del que puede marcharse satisfecho a pesar de no haber defendido su puesto de finalista del pasado año. No ha necesitado de su mejor versión para plantarse en semifinales, y a buen seguro elevará su nivel sobre el césped.

Torneo femenino

1. Vivan las sorpresas. Jelena Ostapenko, número 49 del mundo, salió vencedora a sus 19 años. Con eso se dice todo. La igualdad es absoluta y cualquier tenista de entre las 100 primeras puede vencer a las demás. El talento e inspiración de la letona adquirió un estatus superior y completó una semana perfecta.

[getty:694875116]

2. Malos tiempos para el tenis de contraataque. Se imponen las pegadoras y jugadoras totales pero el tenis aguerrido de fondo de pista y con poca capacidad incisiva ha sufrido un nuevo golpe. Angelique Kerber no levanta cabeza y otras jugadoras de su mismo corte como Agnieszka Radwanska o Dominica Cibulkova se van decepcionadas de París.

3. Nervios en las jugadoras francesas. Buen papel el realizado por Alizé Cornet, Kristina Mladenovic y Caroline García. Las dos últimas se metieron en cuartos de final pero fueron presa del vértigo a la gloria, con un público tan ilusionado como exigente con ellas. Tiene potencial de sobra pero han de saber manejar la presión que supone querer ser profetas en su tierra.

[getty:693261734]

4. Garbiñe Muguruza y su falta de personalidad. La española sigue sin encontrar su juego y parece despojada de la capacidad para encontrar la manera de sacar su mejor tenis. Su imagen de impotencia y nervios al jugar con Mladenovic, reflejan lo visto durante todo un año en el que le ha pesado demasiado la condición de estrella tras ganar en París en 2016.

5. Gran momento de Halep, Pliskova y Svitolina. La rumana dinamitó las opciones de dos de las mejores jugadoras en lo que va de año, y se postuló como gran candidata al número 1 del mundo. Su derrota en la final no debe ensombrecer unas prestaciones excelsas de la de Constanza, que seguirá perseverando hasta alcanzar un merecido premio.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes