Dani Gimeno: “He disfrutado mucho de volver a jugar”

El castellonense completó un partido profesional siete meses después y, pese a la derrota, solo tuvo palabras de felicidad y satisfacción.

A nadie le gustan las lesiones, mucho menos si eres tenista profesional. Pero como tantos otros factores, forma parte del deporte. Dani Gimeno Traver no ha tenido mucha suerte en el último medio año, pero con trabajo e ilusión toda situación es variable El de Castellón volvió ayer a competir en la fase previa de Roland Garros y, pese a caer derrotado ante Uchiyama en primera ronda de la fase previa, sus palabras solo mostraron agradecimiento y felicidad. Así se lo contó a los compañeros de la ATP.

“Me faltaba ritmo. Estábamos 4-4 en el primer set y creí que era 4-4 del quinto. He disfrutado mucho de volver a jugar, de la competición, aunque no estuviera al máximo. Tenía esta fecha marcada y ahora quiero esperar y volver cerca de mi 100%. Me he quitado un poco el mono aquí, jugando y compitiendo en un torneo bonito. Ahora esperaré lo que toque: tres semanas o un mes, no me pongo fecha, para que mi cuerpo me permita jugar al máximo”, confesó tras caer 7-6 y 6-4.

La mala racha empezó a principio de temporada con una lesión y más tarde en febrero, cuando su debut en Quito le trajo un nuevo contratiempo y le obligó a retirarse a los cinco juegos. “Por vergüenza no lloré, pero fue tremendo. Me retiré con 1-4, pero jugué cinco juegos porque me resistí a marcharme. Me dolía en todos los golpes posibles. Volví a casa, me operé y empecé con la recuperación. Estaba desesperado por jugar. Me preguntan en casa a lo que me dedico y ya no sé qué decir. Voy al gimnasio, hago físico… necesitaba venir, ver a la gente, tener las sensaciones del día previo a jugar”, afirma Gimeno.

Cuando te operas sabes que a veces es una lotería. Hay casos cercanos como el de Pablo Andújar, que lleva tres operaciones. No entras al quirófano para que te cambien el tubo de escape y salir a toda velocidad. Sabes a lo que te expones. Yo me he operado dos veces en la muñeca y puedo decirlo con conocimiento de causa. Llega un momento en el que no ves otra salida”, recuerda quien llegara a ser Nº48 del mundo y que ahora ocupa el escalón número 177.

“Me he borrado del teléfono las aplicaciones para ver los resultados y todo. Es como si te asomas por la ventana para ver jugar a tus amigos en la calle y tú no puedes salir porque tienes deberes. Ahora mismo estoy con muchas ganas”, analiza el valenciano, quien todavía guarda en mente regresar más alto del lugar que ocupó en 2013. “Físicamente estoy mejor que cuando era más joven, me salen mejores registros en las pruebas que en el pasado. Y mentalmente no estoy cansado ni agotado de viajar. Al final, la cabeza manda”.

Comentarios recientes