Carne de Grand Slam

Una nueva derrota de Wawrinka en Roma vuelve a destapar las "vergüenzas" del suizo en los Masters 1000, donde es un jugador radicalmente diferente al de los Grand Slams

Wawrinka con su trofeo de campeón en Roland Garros 2015. Foto: Getty.
Wawrinka con su trofeo de campeón en Roland Garros 2015. Foto: Getty.

Como si del Dr. Jekyll y Mr. Hyde se tratase, parece haber dos Stanislas Wawrinka en el circuito. Por un lado el jugador brillante capaz de burlar la tiranía del “Big Four”, y alzarse con tres Grand Slams en los últimos cuatro años. En la otra cara, un tenista apático y errático, incapaz de llegar lejos en los Masters 1000.

El de Lausana dijo adiós antes de lo previsto en Roma tras caer ante John Isner. París será el siguiente destino de un Wawrinka perdido, que solo ha sido capaz de sumar dos victorias en sus cinco partidos sobre polvo de ladrillo en la presente temporada.

No obstante, la superficie no parece ser un problema, y es que los malos resultados en los Masters 1000 son una constante en la carrera del helvético. Como afirma el dato aportado por el periodista Ben Rothenberg en su cuenta de Twitter (@BenRothenberg), Wawrinka solo ha ganado el 59,2% (45-31) de sus partidos de Masters 1000 desde 2014. Si hablamos de Grand Slams, el porcentaje sube hasta el 84,6% (55-10).


Las cifras son aún más significativas si nos fijamos en los torneos en los que el número tres del mundo ha alcanzado, por lo menos, los cuartos de final. Desde 2014, solo en 9 de los 32 Masters 1000 que ha disputado consiguió colarse entre los ocho mejores. Sin embargo, su presencia en los cuartos de final de los Grand Slams es casi una garantía, con 10 apariciones en las últimas 13 ediciones.

Aunque parece un fenómeno difícil de explicar, pueden vislumbrarse algunas razones para esta radical diferencia de rendimiento. En primer lugar, los inicios en los Masters 1000 siempre son mucho más complicados, con rivales duros desde las primeras rondas. Además, Stan Wawrinka no es un jugador que se caracterice por su potencial físico, por lo que el hecho de jugar todos los días tampoco rema a su favor.

Embed from Getty Images

El suizo es uno de los dos miembros en activo del exótico grupo de jugadores que han ganado más títulos de Grand Slam que Masters 1000 (3-1). El otro es Juan Martín Del Potro, al que su título en el US Open 2009 no le acompaña ninguna corona de Masters 1000.

A pesar de todo, y mirando a los precedentes, el mal rendimiento de Wawrinka sobre arcilla en la presente temporada no es motivo suficiente para descartarle como firme candidato a desafiar la hegemonía de Nadal en París.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter