Grigor Dimitrov, un diamante que no brilla con continuidad

El jugador búlgaro no está dando continuidad a su gran inicio de temporada y sigue haciendo gala de una gran irregularidad.

Grigor Dimitrov en 2017. Foto: zimbio
Grigor Dimitrov en 2017. Foto: zimbio

El talento no lo es todo. Grigor Dimitrov puede dar fe de ello. El búlgaro está llamado desde hace años a grandes cotas de éxito y quizá sea esa expectación la que le está generando más problemas. Su juego plástico y preciosista comparable al de Roger Federer, no acaba de permitir al de Haskovo rendir en la élite con continuidad. Nadie duda de su potencial pero sí de su capacidad para ofrecer dosis de su magia durante todo el año.

Tras asomarse al top-10 en 2014 y firmar semifinales en Wimbledon tras eliminar a Andy Murray, Dimitrov pasó por momentos duros en los que tuvo que reinventarse a sí mismo. Su ruptura profesional con Roger Rasheed y personal con Maria Sharapova supusieron un seísmo en su vida que tardó en calmarse casi dos temporadas. En 2016 dio buenas señales firmando finales en Sidney, Estambul y Pekín pero su incapacidad para sumar un título le generaron grandes dosis de frustración.

Embed from Getty Images

Su inicio en 2017 parecía dejar atrás definitivamente sus problemas. Títulos en Brisbane y Sofía y semifinales muy meritorias en el Open de Australia 2017, llevando al límite a Rafael Nadal. Sin embargo, la decepción volvió a asolar al de Haskovo en los Masters 1000 de Indian Wells, Miami y Montecarlo así como en el torneo de Marrakech. Vio la luz en el Masters 1000 Madrid pero se dio de bruces con sus fantasmas al desperdiciar cinco bolas de partido ante Dominic Thiem,

"A veces se necesita que las cosas no salgan del todo bien para mejorar y salir reforzado. En estos momentos acepto cualquier obstáculo con que me pueda encontrar y me centro en cada entrenamiento y cada partido, doy lo mejor de mí. Siento que tengo un gran equipo junto a mí ayudándome", declaraba el búlgaro en una conversación con Sports360 en el torneo madrileño, donde hizo referencia a su idilio profesional con Daniel Valverdú.

Embed from Getty Images

"Había muchas cosas que necesitaba cambiar, como la manera de entrenar y de afrontar los torneos así como la comunicación con mi equipo", asegura el hombre que cortó relación con Franco Davín a mediados de la temporada pasada y que ahora se apoya en el venezolano que estuviera años con Andy Murray y unos cuantos meses con Tomas Berdych. Su derrota en el Masters 1000 Roma 2017 ante Juan Martín Del Potro volvió a sacar su versión más irascible, algo que no le ayudará a remontar el vuelo.

Dimitrov perdió los nervios y lo pagó con su raqueta

Dimitrov perdió los nervios y lo pagó con su raqueta

Seguir leyendo

Saber que se cuentan con todos los ingredientes para ser un referente permanente en el mundo del tenis puede ser un arma de doble filo para un hombre que no acaba de encontrar la tan ansiada regularidad. A sus 26 años, Grigor Dimitrov no puede demorar más la definitiva y esperada eclosión. Si no lo hace ya, corre el peligro de ser un eterno miembro de la segunda línea del circuito ATP, llamado a molestar a los mejores pero no a brillar en los grandes torneos.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter