Carlos Moyá, el factor X del auge de Nadal

Carlos Moyá ha logrado aportar aire fresco al tenis de Rafa y se puede considerar pieza clave en el buen momento del balear.

Toni Nadal, Carlos Moyá y Rafael Nadal. Foto: zimbio
Toni Nadal, Carlos Moyá y Rafael Nadal. Foto: zimbio

Empatía y humildad son valores necesarios para triunfar en la vida, y mucho más cuando es preciso incorporarse a un equipo ya consolidado. Rafael Nadal ha dejado claro que pase lo que pase nunca prescindirá de la compañía o, al menos, el asesoramiento de su tío Toni. En las buenas y en las malas, el balear ha confiado en su principal valedor, en el hombre que le ha educado dentro de la pista y ha forjado su personalidad.

No ha de ser sencillo incorporarse a una relación tan consolidada y con un bagaje tan notable sin sentirse como un extraño. Pero Carlos Moyá lo ha conseguido. El balear asumió el rol en el equipo de Rafa con humildad e ilusión, sin buscar grandes revoluciones y procurando aportar cosas nuevas y complementarias a las de Toni. Los resultados en 2017 de Nadal ponen de manifiesto el buen funcionamiento de esta novedad, pero también las declaraciones de los tres componentes del equipo y, sobre todo, esos intangibles que se desprende en cada partido del español como la confianza en sí mismo y la ilusión por volver a ser el mejor.

[getty:681580034]

"Me veo capacitado para aspirar a cosas que me ilusionan. Juego cada torneo sin pensar en el siguiente y tengo confianza y seguridad en mí mismo", afirma Rafael en unas declaraciones recogidas por ElEspañol en los que también Carlos Moyá analiza la situación repleto de orgullo por lo hecho por su pupilo y amigo. "Todo lo que está trabajando está dando sus frutos con victorias".

La cautela y la modestia han sido valores inherentes a Toni Nadal a lo largo de su carrera como entrenador de Rafael, y Moyá lo ha asumido a la perfección. "En un partido malo se puede ir a la calle. Está trabajando muy duro en todos los sentidos, desde nutrición y físico hasta mentalidad pero hay que tener mucha cautela", asevera el que fuera número 1 del mundo, haciendo gala de su experiencia como tenista de élite.

[getty:679927772]

La intensidad ha regresado a las piernas del español y ese aura ganadora que parecía haber perdido en 2015 y 2016, vuelve a brillar cuando los partidos se igualan y los nervios entran en juego. "Lo que hemos intentado es que recuperara su esencia añadiéndole algunos detalles. Hay que adaptarse a los nuevos tiempos, tiene ya 30 años y hay que prestar atención a más cosas, pero lo está llevando muy bien", reflexiona Moyá antes de que el mismo Nadal confirme su motivación.

"He hecho las cosas como tocaba fuera de pista. Lo que me mantiene vivo es la ilusión por volver a ganar grandes títulos porque entrenar por entrenar ya es aburrido", asevera un Nadal que con estas declaraciones muestra la importancia de tener objetivos para seguir en la élite, una de las claves del bajón de juego y resultados de Novak Djokovic. "Cualquier pequeño sacrificio que haga Rafa ahora se ve reflejado en la pista", resume un Carlos Moyá entregado a la causa.

[getty:669094202]

Una de las mejoras más notables en el juego de Rafa en este 2017 ha sido volver a ser agresivo con el drive. Carlos Moyá estructuraba su juego en torno a ese golpe y ayudó mucho a Milos Raonic en esa faceta por lo que su experiencia avala. El balance de 34-5 en victorias-derrotas en lo que va de año, pone de manifiesto el buen momento de Rafael Nadal. El español ha vuelto para quedarse.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes