Brotes verdes en los jóvenes llamados a la gloria

Nadal sigue dominando pero el Mutua Madrid Open ha dejado buenas sensaciones en cuatro hombres llamados a liderar  el relevo generacional.

Alexander Zverev en Mutua Madrid Open 2017. Foto: zimbio
Alexander Zverev en Mutua Madrid Open 2017. Foto: zimbio

La paciencia es la madre de la ciencia. Este manido refrán han de aplicárselo a sí mismos algunos de los jugadores que acaparan la atención del tenis mundial por su juventud y potencial. La losa de tener que ser el relevo de una de las generaciones de tenistas más esplendorosa de la historia de este deporte, puede suponer una presión extra y contra eso no hay más que arduo trabajo y humildad.

Atrás quedaron las irrupciones meteóricas de jóvenes imberbes que sin la edad legal para ejercer su derecho a voto ya se codeaban con los mejores y eran capaces de sumar títulos de Grand Slams. El tenis se ha retrasado, tanto en la edad de inicio como en la de fin y es por ello por lo que es preciso tener claro que no es necesario dominar el circuito a los 20 años. De entre todos los jugadores llamados a ocupar la zona noble del ranking en los próximos lustros, sobresalen cuatro que han tenido muy buenas noticias en el Mutua Madrid Open 2017, y no siempre en forma de grandes resultados. Es preciso no pecar de cortoplacismo y asumir que hay muchas etapas que quemar hasta llegar a la cúspide.

[getty:683021744]

Dominic Thiem bien lo sabe. A sus 23 años, este joven austriaco ha tenido que trabajar muy duro para ser una alternativa real al poder establecido. Detrás de esa apariencia de niño bueno hay un hombre forjado físicamente con métodos extremos y que cada año se ha ido superando. En 2013 comenzó a asomar la cabeza en el circuito y al año siguiente ya jugó con regularidad aunque acabó con un balance de 22-23 en victorias derrotas.

Dominic Thiem, el tenista que fue entrenado como un soldado

Dominic Thiem, el tenista que fue entrenado como un soldado

Descubrimos la tremenda historia de Thiem al que su preparador, Sepp Resnik, le obligaba a hacer entrenamientos en el bosque, de noche y a temperaturas bajo cero.

Seguir leyendo

Las muchas expectativas puestas en él y no poder cumplirlas a las primeras de cambio no le hizo desfallecer, sino todo lo contrario. Dominic ha ido siempre poco a poco, intentando dominar en eventos ATP 250 y ATP 500 cuando parecía ya en condiciones de luchar por metas más altas. Pero no se impacientó. Ostenta ocho títulos ATP en su haber que le han dado el empaque necesario para poder pelear ya por torneos Masters 1000 e incluso Grand Slam.

[getty:683050362]

Sus derrotas ante Nadal en Barcelona y Madrid forman parte de su aprendizaje, del proceso de caer y levantarse al que todo tenista profesional ha de acostumbrarse. El hecho de haber buscado soluciones en la final del Mutua Madrid Open y hacer ajustes en su juego respecto al duelo en Barcelona, pone de manifiesto lo bien asesorado que se encuentra este jugador y el correcto camino en el que está inmerso. Quizá no gane a los mejores con regularidad en 2017, o no sume títulos de Grand Slam más allá de 2018, pero su continua progresión en todos los aspectos del juego le presentan como un tenista a tener muy en cuenta para elevadas cotas de éxito.

Otro que ha de irse con la cabeza bien alta del torneo madrileño es Borna Coric. El croata estaba inmerso en una crisis de juego y resultados pero su título en Marrakech le ha hecho recuperar dosis de moral. Haber alcanzado los cuartos de final tras ganar al número 1 del mundo pone de manifiesto su tremendo potencial pero el Borna ha de ir paso a paso. Sus escaramuzas victoriosas con apenas 17 años ante Rafael Nadal y con 18 frente al mismo Andy Murray, le generaron una presión extra que no le ha ayudado en nada. Ya con 20 años, el croata es un jugador mucho más completo y ha de olvidarse del ranking y resultados inmediatos para trabajar de manera integral en su juego. Talento tiene a raudales.

[getty:681947864]

Alexander Zverev ha de irse de Madrid con la cabeza bien alta. Si bien es cierto que partía como favorito ante Pablo Cuevas en el duelo de cuartos de final que enfrentó a ambos, el joven teutón ha sido capaz de ganar a Fernando Verdasco, Marin Cilic y Tomas Berdych apenas unos días después de proclamarse campeón en el ATP 250 Munich. Prueba inequívoca de que está en el buen camino hacia la regularidad y de que puede jugar muy bien sobre tierra batida.

Debutar ante el madrileño con una pista volcada con su jugador y apenas unas horas después de haber aterrizado en Madrid no era un reto sencillo, pero Alexander lo resolvió con suficiencia. Sintomático fue también su manera de ganar a Tomas Berdych. El checo fue inferior en todo momento pero tiró de experiencia para apretarle las tuercas al joven Zverev en el segundo set, remontándole un 4-1 con doble break. Lejos de enfadarse consigo mismo, Zverev se puso el mono de trabajo y cerró el partido, demostrando un aura ganadora en formación.

[getty:682124792]

Y aunque pueda sorprender, Nick Kyrgios también dio señales positivas en el Mutua Madrid Open 2017. Si bien es cierto que fue arrasado por Rafael Nadal en octavos de final, el australiano fue capaz de vencer a Marcos Baghdatis y Ryan Harrison después de haber pasado semanas muy duras por el fallecimiento de su abuelo, al que estaba tremendamente unido. No tuvo tiempo apenas de entrenar, como él mismo reconoció, y ofreció señales de humildad en rueda de prensa. Además, compitió con motivación en el dobles junto a Jack Sock, con el que alcanzó las semifinales después de ganar a los hermanos Bryan.

No cabe duda de que Rafael Nadal sigue siendo el gran dominador sobre tierra batida y que a corto plazo no se percibe a ninguno de estos jugadores en condiciones de ganar un torneo de gran envergadura, pero cada vez están más cerca. Así lo demuestran no solo su juego y resultados, sino también su manera de asumir las victorias y derrotas, y la capacidad para encontrar soluciones a diversas situaciones que se dan en el circuito.

Comentarios recientes