Un gran Djokovic bate a un gran Feliciano

Novak Djokovic pasa a cuartos de final transmitiendo otro tono y talante tenísticos, con muy buenas sensaciones sobre la pista

Novak Djokovic estará en los cuartos de final del Mutua Madrid Open 2017 mostrando una cara diferente, renovada, con un tacto y unas sensaciones en su juego radicalmente opuestas a lo que ha ofrecido hasta ahora. El serbio jugó un partido muy serio, con una intensidad, paciencia e iniciativa sobre tierra batida muy interesante de cara a su futuro. Su rival, un muy buen Feliciano López en el día de hoy, respondió con un gran nivel desde el fondo. El encuentro, jugado bajo techo, fue de un nivel fantástico, muy variado y con intercambios extraordinarios.

Y lo fue desde el primer momento, cuando la lluvia obligó a techar la pista. Siendo jugadores tan experimentados, los dos adaptaron rápidamente su golpeo al de las condiciones. Djokovic, consciente de que el saque de López un punto mayor de velocidad, varió su posición al resto para leerlo con continuidad y jugar puntos largos, terreno en el que tenía las de ganar. No obstante, el éxito de su victoria no fue jugar únicamente puntos elaborados, sino hacerlo con tantísima consistencia, intensidad y calidad táctica.

Ahí, Novak sacó el manual que labró con Vajda, esa versión que roza la perfección a nivel posicional, tocando la pelota delante, anticipando tiros y dirigiendo con su revés... y con su derecha, especialmente dañina en velocidades medias y direcciones más anguladas, obligando al corpulento López a defender muy agachado y en escorzo. Novak marcó la iniciativa y lo hizo con una preclaridad especial, la de hace tiempo. Enfrente, Feli estuvo realmente bien.

El de Toledo, sin un revés liftado para ganar pista y empujar al rival, jugó con el cortado, la dejada y la derecha invertida de ataque para meterse dentro de los puntos más largos e igualar fuerzas una vez el primer servicio no funcionaba o Djokovic las ponía en pista. En ese contexto, el partido mereció la pena en todo momento, con muchísima calidad en ambos aldos de la pista. El punto de más lo tuvo siempre Djokovic, que se hizo con la primera manga tras un punto muy extraño que despistó a López.

En la segunda manga, las constantes fueron muy parecidos, con ambos jugadores bastante seguros con el servicio y con sólidos argumentos para contrarrestar las aprticularidades del otro. Fue en el 5-5 donde Novak prendió la llama. Tras una gran contradejada, alzó el puño, celebró con rabia y avanzó hacia el break que le dio el partido. El número 2 del mundo se las verá con Nishikori en cuartos tras subir el nivel en el momento oportuno. Quen sabe si uno que cambie su realidad.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes