Carlos Martínez: “El tenis femenino es totalmente emocional”

El entrenador de Svetlana Kuznetsova nos explica qué diferencias hay entre el circuito ATP y WTA. “Yo eliminaría de inmediato la norma del coaching”.

Carlos Martínez durante la entrevista. Foto: Fernando Murciego
Carlos Martínez durante la entrevista. Foto: Fernando Murciego

Cinco años dan para mucho. Para conocerse, para entablar una relación laboral, para celebrar triunfos, apoyarse en las caídas, volver a la élite, crecer como persona e incluso llevarte una amistad para toda la vida. Carlos Martínez, técnico de Svetlana Kuznetsova durante los cinco últimos años, puede contar con la lista entera que acabamos de enumerar. Español y rusa han conectado de una manera tan natural que, según palabras del propio Carlos, son ya “como un matrimonio”. Madrid acoge una de las paradas más importantes del calendario con Sveta ya en cuartos de final y Carlos esperándonos en las pistas de entrenamientos para contar a Punto de Break su experiencia en el banquillo y sus ideas para hacer del tenis un deporte más moderno. Una charla transparente, sin prisas y con varios melones abiertos para el debate y la opinión.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

Siempre es especial volver a Madrid.

Me encanta, la ciudad es preciosa y vayas donde vayas se come de lujo. Además las pistas están de categoría, la tierra batida está perfecta. Contentos de que podamos jugar un torneo de chicas en España además de Mallorca, aunque es diferente.

Merecemos algún torneo más.

El problema es que el tenis femenino no vende igual que el masculino, con un torneo ATP sabes que tendrás éxito sea el cuadro que sea. El Godó, por ejemplo, no es de los torneos mejor dotados económicamente y fíjate en los cuadros que tiene, casi siempre con cuatro o cinco top10, la tradición tiene mucho peso. Sin embargo, cuando se ha intentado hacer con las chicas no ha tenido la misma repercusión, el año pasado yo estuve en Mallorca y no era lo mismo.

Y cómo se cambia eso.

La verdad es que no tengo ni idea. Mientras tengamos una Garbiñe o una Carla que estén arriba pues aun venderemos un poquito pero cuando acabe esta generación… por suerte Garbiñe todavía es joven y tiene un recorrido enorme. Aunque también sufriremos cuando lo dejen Serena o Sharapova, las dos máximas referentes a nivel mundial.

¿Qué recuerdos te trae este torneo? Inevitablemente aquella final de 2015.

Sí, pero aquella fue una gran semana. Sveta estaba en el último tramo de una recuperación y resultó una semana muy positiva donde sacó partidos con mucho coraje, situaciones muy complicadas en terceros sets. Le ganó en semifinales a Sharapova y llegó a la final muy al límite. El orden de juego no le acompañó en ningún momento pero guardamos muy buen sabor de boca.

¿Cómo gestiona una jugadora que está fundida el equilibrio para seguir compitiendo?

Desde el partido de tercera ronda ante Stosur, que acabaron a la 01:15 de la mañana, ya no daba un duro por ella tal como estaba. Sveta es una jugadora mentalmente muy fuerte, muy competitiva, le apasiona el tenis. En aquel momento estaba cansadísima pero sacó su orgullo y salvó los partidos. Es una mentalidad con la que ya venía de serie, yo la conozco desde que tenía 14 años y muchas veces la pongo como ejemplo porque ha sido una jugadora que todo lo que ha conseguido, aparte de por el talento que tiene, ha sido por el trabajo. Eso dice mucho de ella y por eso ha tenido la carrera que ha tenido.

Aquí lleváis ya tres victorias y ahora viene Bouchard.

Supongo que después de ganarle a Sharapova y Kerber vendrá bastante motivada y muy enchufada. Por su estilo de juego es alguien que no nos va mal, hemos jugado dos veces con ella y ganamos las dos, pero esto son los cuartos de final de un Premier Mandatory y seguro que será duro. Puede pasar de todo pero lo encaramos con mucha confianza.

¿Qué tiene el circuito WTA que cuesta tanto ser regular?

Para mí el tenis femenino es totalmente emocional, no depende de la confianza que una tenga sino del estado anímico en el que tú te encuentres cada día. También hay que decir que el nivel se ha igualado mucho, antes estábamos acostumbrados a ver Serenas y Sharapovas ganar todos los torneos y ahora, a la mínima que han dado un pequeño bajón, aparecen diez que te pueden ganar un Grand Slam. Esto es bueno para el tenis, para que dos o tres jugadores no acaparen todos los títulos.


¿A Serena dónde la podemos colocar? Cuando parecía que ya no podía sorprendernos va y gana Australia embarazada.

Con 23 Grand Slams ha demostrado que es la mejor jugadora de la historia.

¿La mejor? Hay gente que no está de acuerdo por la época.

A ver, esto es como si dices que Federer ha sido mejor que Laver, que Lendl o que Sampras. Cada época tiene su nivel tenístico pero lo que ha conseguido Serena ha sido bestial. Lleva 20 años jugando y siempre ha estado arriba, eso te lo dice todo. Estando en buenas condiciones, Serena es la jugadora a batir.

Vosotros que os habéis enfrentado varias veces con ella, ¿cómo se prepara ese partido?

Sveta tiene una manera de jugar que puede contrarrestar todos los estilos, lo que sí es verdad es que con Serena dependes un poco de ella, sus inicios de jugada son muy buenos, si está enchufada con el saque es complicado. El año pasado, por ejemplo, cuarta ronda de Wimbledon en la Central con el techo destapado y Sveta 5-4 arriba con saque, partido controlado. De repente caen cuatro gotas, cierran el techo, las condiciones cambian totalmente, Serena empieza a sacar como un camión y gana 7-5, 6-0. Ni un juego más pudo hacer.

Kuznetsova: 31 años y top10. Está la WTA un poco como la ATP, con los veteranos al mando.

¡Todavía tenemos cuerda! (risas) Después de unos años con mucho sufrimiento se fue al #90 y tuvimos que trabajar mucho para volver. Para estar arriba tienes que estar al 100% en todos los aspectos y ganar mil partidos. En lo físico hemos mejorado mucho en los últimos años y la ilusión por trabajar se ha mantenido. Si a eso le sumas el talento que tiene ves que es el lugar donde se merece estar.

Viviendo una segunda juventud.

A nivel de sensaciones ella me ha comentado que hacía mucho que no se veía tan bien, no sé si como en el mejor momento de su carrera, pero ahora a nivel emocional y mental lo tiene todo muy estable. Ella sale a la pista y el objetivo es disfrutar, como si tuviera 18 años, sigue corriendo pese a tener 31 y haber ganado todo lo que ha ganado, es una David Ferrer, siempre sigue peleando. Son gente que tiene devoción por el tenis, es un gen que le inculcaron desde pequeñita.

Tú que has trabajado con hombres y mujeres, ¿cuál te tira más?

Pasarme a la WTA fue un buen cambio. Yo era de los que decía que nunca iba a trabajar con mujeres porque lo veía muy complicado y luego he visto que es súper interesante, has de buscar cincuenta mil caminos para hacerle ver lo que tú quieres y eso te hace crecer mucho como entrenador, te hace abrir mucho más el campo de visión.

Algunos critican el circuito WTA porque dicen que cualquiera puede ganar a cualquiera. ¿Tan malo es esto?

Es bueno, al fin y al cabo lo que interesa es que todos los jugadores que entren a una pista luchen y tengan opciones de ganar. Si tú vas a un partido y de antemano sabes que vas a ganar corres el riesgo de dejarte ir y el espectáculo no es tan bueno. En estos últimos años se pueden ver partidos de tenis femenino muy atractivos con múltiples jugadoras de diferentes características.

Debe desgastar muchísimo ver que no tienes tregua en ningún partido, nunca hay respiro.

En todos los partidos te puedes ir a casa, pero eso lo que hace es mejorar el nivel. La exigencia ya es máxima desde el primer día y eso te hace mejorar. Estamos acostumbrados a tener referentes, sobre todo en el tenis masculino con cuatro hombres que se han repartido prácticamente los últimos sesenta Masters 1000. Es bonito porque tienes a Federer y a Rafa, pero luego tienes a un deportista como David Ferrer que, con solo un Masters 1000, parece que haya hecho poco en su carrera, cuando lo que ha hecho es una barbaridad. Está bien que los premios se puedan repartir entre muchos jugadores y que puedan aspirar a ganar.

Desde fuera se ve una muy buena onda entre tú y Svetlana, ¿fue así desde el principio?

Nosotros empezamos a trabajar en noviembre de 2012 y lo primero que hicimos fueron unos cuartos de final en Australia. Saltó del top90 al top30 en un mes. Pasaron unas semanas y fuimos bajando la sintonía hasta que después de Roma decidimos dejarlo. Veía que ya no confiaba en mí y ella creía que yo no podía sacar todo el jugo que necesitaba. Lo dejamos y, al cabo de los días, me pidió que le ayudara en Roland Garros. Hizo cuartos de final pero aun así lo dejamos. Dos meses después volvió a llamarme, la relación cambió, entendimos un poco mejor nuestra manera de pensar y así llevamos tres años con una relación fantástica. Siempre hacemos todo de mutuo acuerdo, nadie impone nada al otro.

Sois almas gemelas.

Es que pensamos igual, te sorprenderías. Hay veces que solo con mirarnos ya sabes lo que está pensando el otro, aunque sea una cosa que haya pasado hace dos horas. Es un tema que hablamos muchas veces, tenemos mucha influencia el uno por el otro, por ejemplo, si alguien me hace algo a mí a ella le afecta mucho y viceversa. Parecemos un matrimonio (risas).

Habrá también algún momento de tensión.

Hombre claro, hay veces que a ella no le gusta alguna cosa que yo digo y al revés. Pero al final, como tenemos buena comunicación, hablando se entiende la gente. Intentamos que siempre haya buena armonía, si fuera de la pista funcionan las cosas luego dentro es más fácil. Si hemos de estar tantas horas juntos, ¿para qué te vas a estar peleando?

¿Quién crees que ha influido más en el otro?

Los dos nos hemos aportado cosas buenas. Ella me ha ayudado a corregir muchos aspectos a nivel de enseñanza en los que antes era diferente y yo también le he ayudado en términos de confianza o detalles técnicos. Nos hemos ayudado mucho, de hecho, siempre hablamos de hacer algún proyecto juntos el día que acabemos. La verdad, ahora mismo no me imagino estar viajando sin ella y muchas veces lo pienso: quiero disfrutar de esto al máximo cada día. Llegará un día en el que ella deje el tenis y me sabrá mal dejar de trabajar juntos.

¿Dónde te ves al finalizar esta etapa?

Me gusta mucho la WTA. Cuando enganchas con una jugadora notas el feedback más intenso que con los hombres, les llego mucho más. Nunca digas de esta agua no beberé, pero no me importaría seguir en la WTA. Lo difícil es llegar a coger el feeling con la jugadora pero, una vez lo tienes, la jugadora es mucho más fiel que el jugador, tiene mucha más dependencia del entrenador, escucha mucho más. Luego se podrá equivocar o no, pero te escucha más. Aportas mucho más y te sientes más entrenador con una mujer que con un hombre.

Y además tenéis la opción del coaching.

No te imaginas la de partidos que se ganan gracias a la intervención del entrenador. Hace dos días Xavi Budó entró a pista con set y 5-4 abajo para Carla pero esa manera de hablar y ese acierto en las indicaciones provocó que todo cambiase y el partido fue para Carla.

Los chicos, sin embargo, reniegan de esto.

No lo entiendo. Para mí el tema del coaching es una norma que tendría que dejar de existir, es el único deporte en el que al entrenador no se le permite hablar. Es más, esta misma semana me han pitado dos coachings y me han jodido 2.500€. Lo hablaba con el supervisor y al final te sientes mal porque es como si tuvieras que engañar. “Tírale por la derecha, juega más al revés…” (hace como se tapa la boca). Esto no puede ser, por eso la WTA ya está estudiando para que se elimine el coaching fuera de la pista, desde la grada.


¿Y cómo se regula eso? No es fácil.

No te creas. Tú cuando haces un coaching lo que haces es dar una instrucción para que tu jugadora lo aproveche, se lo vas a decir en voz baja para que no lo escuche el otro, así que sería lo mismo. En todos los deportes se hace, ¿por qué en el tenis no? Tampoco vas a estar todo el rato hablando con el jugador, eso le agobia, pero sí en cuatro momentos importantes que lo necesite. Regular el coaching no significa ponerte a hablar con un micro como si fuera aquello una radio, se trataría solo en momentos puntuales. Es muy bueno para el espectáculo y además esos vídeos luego nos lo pasan a los entrenadores. Si Sveta está jugando contra Wozniacki y yo le digo, tírale más a la derecha, el entrenador va a ver eso una vez acabe el partido, así que al siguiente encuentro ya será diferente.

Con 17 títulos y 12 finales, sinceramente, ¿crees que Kuznetsova está lo suficientemente valorada?

A nivel de prensa no, creo que se le podría sacar mucho más jugo. Es alguien que si la ves jugar sabes que se va a dejar la piel, que va a correr a cada bola, a remar, eso es bonito. No se le ha dado tanta bola como deberían y eso que ha ganado dos Grand Slams en individuales y otros dos en dobles, además de ser número 2 del mundo. Aparte creo que se lo merece, en la pista es una chica espectacular, nunca tiene una mala palabra o un mal gesto hacia el rival, es un ejemplo.

¿Y en Rusia?

Allí se le valora más pero siempre ha tenido la sombra de Sharapova, pero Maria es un icono a nivel mundial, no solo en Rusia. Ha estado eclipsada por Sharapova pero ha sido siempre una jugadora muy querida, veo muy poca gente que hable mal de Sveta. A nivel interno sí que noto que se le respeta y se le valora mucho, tanto en los chicos como en las chicas.

Eso igual es más difícil de ganar que un Grand Slam.

El secreto está en que es una jugadora muy normal, una persona muy normal, sensible, cariñosa y buena gente. Siempre se preocupa para los demás, tiene una buena palabra, charla con el resto de tenistas… no es la típica que se esconde o se cree mejor que las otras, eso la hace diferente.

Desde fuera se ve mucha tensión entre ellas. Igual es que para ser la mejor hay que ser fría y calculadora.

Eso es un problema de la gente que está arriba, yo lo he visto con gente que ha subido y de inmediato se aíslan, solo piensan en que hay que ganar. Si llegas tan alto, ¡intenta aprovecharlo y disfrutarlo! Pero no te amargues. Esto Sveta es algo que ha logrado entender, antes no era así, por eso ahora juega mejor y lleva todo de manera más natural. La educación y la cordialidad nunca hay que perderlas.

Me llama mucho la atención la manera en que Garbiñe trata a su entrenador cada vez que baja a pista. ¿Tú aguantarías algo así?

A mí no me gusta, yo tengo la suerte de que cuando lo hago con Sveta nos miramos a la cara y tenemos un diálogo. Es necesario darle tranquilidad al momento porque ellas están en máxima tensión y lo que tienes que hacer es transmitirles calma. Supongo que Garbiñe reacciona así para soltar la presión y lo carga con él, no lo sé, habría que estar dentro, pero sí es cierto que no es agradable.


Otro tema muy candente es el de Sharapova, ¿merece volver a jugar?

Una de las que siempre han apoyado a Sharapova ha sido Sveta. A ver, tenemos derecho a equivocarnos, es como el que roba una vez y le caen tres años de cárcel. ¿Qué pasa, que cuando salga ya no puede volver a trabajar ni hacer nada? A ella se le ha condenado, se le ha sancionado y ha cumplido el castigo, ahora ya es una jugadora normal como el resto. Otra cosa es el tema de los wildcards. Entiendo la parte de los directores de torneo que ven que Sharapova es capaz de vender muchas entradas, pero luego también estás ayudando a una jugadora que se ha dopado… ahí sí que puede haber una discusión. Ni entro ni salgo, simplemente respeto lo que hace la WTA. Para nosotros que vuelva es una cosa buena porque se habla mucho más del circuito, no creo que haya que crucificarla.

¿Crees que puede llegar al punto de crearse bandos en el vestuario?

En chicas puede pasar. Quizá en alguna jugadora, pero a nivel global no creo.

Si fueras el jefazo de la WTA, ¿qué cambiarías?

Permitiría el coaching desde fuera y unificaría las pelotas, la misma todo el año. Escoger una pelota y que fuera la oficial. Tantos cambios a lo largo del año no son buenos a nivel de lesiones, hay gente que acaba muy castigada. Habrá más cosas pero ahora no se me ocurren…

¿Igualdad en el prize money?

Lo que veo es que si se pone mucha atención por arriba, se descuida mucho por abajo. En Futures hay muy buenas jugadoras, es allí donde se necesita el apoyo económico. Si aquí les subes un 5%, obviamente que les va a ayudar, pero al final tampoco cambia tanto. Apoyar más la base, hacer más torneos y ayudar más a las Federaciones. En España, desde que no hay tantos torneos, hemos visto un descenso de nivel. Cuando yo jugaba podías competir todo el año sin salir del país, todas las semanas, tanto Satélites como Challengers, un chaval no necesitaba gastarse tanto dinero. Ahora es mucho más costoso, de hecho mira los españoles que tenemos hoy en día en las Academias, en mi grupo de competición no tengo ninguno.

El panorama es desolador.

Totalmente, ¿pero quién puede pagar esas cantidades de dinero en un año? El problema es social, En comparación con otros países, España seguimos con unos sueldos laborales muy bajos, pongamos que una pareja gana 2.000€ entre los dos, ¿cómo les vas a pedir que paguen 1.500€ en una Academia? Se tendrían que endeudar, pedir un crédito. Los que tenemos un grupo de competición o una Academia damos gracias a los del extranjero; el día que se nos acabe esto ya podemos cerrar el chiringuito.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter