Murray, servicio y defensa

El número 1 del mundo basa su victoria de debut en Madrid con buenos números al servicio y una constante defensa ante Marius Copil

Andy Murray. Foto: Getty
Andy Murray. Foto: Getty

Sobre la pista Manolo Santana, el debut del número 1, con un resultado y esperado y un juego desplegado acorde a un debut. Sin brillantez y con poco juego ofensivo, Andy Murray clasificó para los octavos de final derrotando al rumano Marius Copil, por 6-4 y 6-3, en una tarde en la que más allá de los primeros ocho juegos de encuentro, no hubo excesiva igualdad. Andy apostó por su versión más controladora, la más paciente y defensiva sobre tierra batida.

Sólo cabría detenerse en lo que sucede hasta el 4-4, porque si bien después la actitud de Andy tampoco es muy diferente, es Copil el que encuentra más acomodo para su agresividad. Entrando con su derecha como el primer tiro que desequilibraba, el rumano puso a defender al escocés cuando los puntos se iban a más de cinco tiros. Murray, algo irregular en su movilidad, patinando en no pocas veces, no encontró facilidades en su contragolpe y comenzó a dejar muchas bolas cortas, defensas cortadas sin llegar con un apoyo mínimo, lo que dejó al rumano con capacidad para abrir al lado más débil y sacar productividad de su arrojo.


Eso no puso en demasiadas dificultades a Murray, que únicamente se dejó ocho puntos al saque en el primer parcial. Copil seguía tirando la mano peor no era suficiente para subir el nivel y generar algún break. Fue en el décimo juego, cuando Marius sacaba para mantenerse en el set, cuando Murray dio un paso adelante, Copil uno atrás y un grito alargado del de Dunblane, para celebrar el cierre de la manga, que se escuchó más allá de la pista, puso de cara el encuentro.

En el segundo el partido se abrió aún más, con mayor celeridad en comparación a los visto anteriormente. Copil comenzó a fallar más en los peloteos, eligiendo peor el momento de tirar los paralelos, precipitando decisiones y encogiéndose en su juego. Con Murray muy sólido al servicio y manejando el ritmo del partido, que no tuvo respuesta en su oponente una vez Andy rompió su servicio, la contienda no tuvo más que contar. Debut discreto de Murray en la Caja Mágica.

Comentarios recientes