Bouchard se reconcilia con el tenis

En uno de los mejores partidos de este 2017, Eugenie Bouchard derrota a Maria Sharapova (7-5 2-6 6-4) realizando un nivel sublime de tenis

Eugenie Bouchard. Foto: Getty
Eugenie Bouchard. Foto: Getty

Hace pocas fechas Genie Bouchard no se cortó un pelo y atacó de manera frontal a Maria Sharapova. Preguntada sobre la vuelta de la rusa, la tenista canadiense llamó tramposa a su rival de hoy, como si anticipara este duelo y tuviera que marcar territorio verbalmente; todo digno de una contienda boxística. Como sirviéndole de acicate, Bouchard realizó uno de los partidos más extraordinarios de su carrera para inclinar a una más que notable versión de la siberiana. Uno de los mejores partidos del año.

Aunque el nivel sobresaliente se ve cuando todo está más ajustado, en la tercera manga, el arranque destila calidad, a tirones, peor hay algo en los intercambios de esos primeros juegos que marcan el paso de lo que está por venir. Aunque Sharapova rompe en el sexto juego, ahí la rusa baja el nivel y se iguala la cita con Bouchard activando lo que a la postre sería la clave del encuentro: su descomunal nivel al resto. Su devolución va a otorgarle un estímulo constante para labrar una posible victoria.

Con 5-5 iguales surge el primer golpe en la mesa de Genie, que ofrece el primero de los mejores compases que conforman su victoria. Clavando a las mila maravillas todas sus defensas, contragolpeando y sacando con mucha mala uva, Genie se hace con el primer set. Sharapova, que tampoco estaba jugando excesivamente mal, ni mucho menos, peor con muy malos porcentajes de primer servicio y algún error no forzado de más, ajusta en la segunda manda.

Allí el partido se abre para buscar dueña. Y el nivel sube sin detenerse. Punto a punto, juego a juego, el tercer set de este Sharapova - Bouchard es un tenis de una calidad incomensurable, casi del futuro. Derechas a la carrera colocadas en las esquinas, una voracidad constante en cada golpe, agresividad al resto, mucho nivel al servicio, arriesgando ambas, sabedoras de cómo su rival carga el débil segundo de su oponente. En un tremendo toma y daca, el partido se tensa continuamente.

En el tramo final se descubre una Bouchard en trance, que aunque tiene que seguir remando ante las acometidas y coletazos de Sharapova, por momentos demoledora abriendo la pista con derechas de dentro hacia fuera, se muestra muy competitiva, consistente, durísima en sus respuestas tanto defensivas como contragolpeadoras, con paralelos tras quedar desplazada, restos increíbles durante todo el choque, cómo necesitando de un contexto emocional y una rival de altura concretas para responder. Sin conocer aún el significado que pueda tener esta victoria, hoy, aunque sólo sea por hoy, Bouchard se ha reconciliado con el tenis.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter