Nastase: "Que me manden a la cárcel si quieren. No me arrepiento"

Fuertes palabras las de Nastase que lejos de arrepentirse saca pecho por lo sucedido en la Fed Cup entre Rumanía y Gran Bretaña. Cirstea también se defiende.

Ilie Nastase y Sorana Cirstea durante el incidente de la Fed Cup.
Ilie Nastase y Sorana Cirstea durante el incidente de la Fed Cup.

El capitán rumano de Fed Cup, la gran leyenda Ilie Nastase, sigue vilipendiando su propia figura a cada día que pasa. No ha mostrado el menor arrepentimiento por lo sucedido con Johanna Konta y el equipo británico de Fed Cup este fin de semana. Konta trataba de acallar al público y el rumano cargó contra ella y la capitana británica Anne Keothavong, profiriendo graves insultos hacia ellas. Konta acabó entre lágrimas, marchándose de la pista y con el partido suspendido momentáneamente. Partido que se acabó reanudando con victoria para Konta ante Sorana Cirstea en una serie que las rumanas se llevaron finalmente el domingo. Nastase saca pecho y no se retracta precisamente de lo sucedido.

"No me arrepiento por ello. Que me manden a la cárcel si quieren. No me importa", ha dicho Nastase como recoge Daily Mirror. "Yo solo intentaba defender los intereses de mi jugadora. La tenista británica (Konta) se fue enojada de la pista sin pedir siquiera permiso a la jueza de silla. Aunque admito esto después de que yo la llamara zo***. Ella siguió intentando mantener callada la grada, pero eso no era una ópera, era un partido", ha explicado el rumano.

"No necesito toda esta mierda", ha soltado Nastase. "Tengo 70 años. Ni siquiera se me paga por ser capitán del equipo. No me importa una mierda si me multan o si no me dejan volver a sentarme en la silla de capitán", ha dejado claro Nastase, tan contundente y rotundo como acostumbra. "Hay que recordar que he sido número uno del mundo. Si apartas a alguien que ha sido número 1 no será bueno para el tenis", se ha defendido el rumano.

La jugadora que estaba al otro lado de la red en aquel ya polémico partido ante Johanna Konta, la rumana Sorana Cirstea, tampoco se esconde y se queja de aquel parón que acabó por descentrarla. "No estoy contenta desde luego. Johanna fue mejor que yo, pero no entiendo por qué se paró el juego. Sé que en el 2-1 se llevaron a Ilie, no sé lo que dijo. Ella después se pone a llorar y tenemos que abandonar la pista. A mí, a lo largo de todo el mundo, me han llamado gitana, perra, idiota o estúpida. Y gestos de amenaza. Nunca me puse a llorar y me fui de la pista, seguí jugando", ha dicho la rumana como reportan en WTA Latam.

"No pueden parar el juego en el 3-1 cuando ella se pone a llorar. Cuando vuelve a la pista me dice lo siento. Por lo que ella sabía que estaba exagerando. Esto no se hace, te quedas y juegas. La siguiente vez me pondré yo a llorar cuando haya problemas y así me puedo ir de la pista. A los rumanos nos insultan doblemente solo por serlo. Pero somos fuertes, aparentemente más que los ingleses", ha comentado Sorana.

Comentarios recientes