Carlos Moyá: “Ahora nos toca mover ficha”

El mallorquín afronta con ilusión esta gira de tierra batida en la que espera ver a Djokovic y Murray de nuevo luchando por títulos.

Foto: Getty
Foto: Getty

La temporada de tierra batida ya está en marcha aunque no será hasta la próxima semana cuando Rafael Nadal debute en el Masters 1000 de Montecarlo, su primer torneo de una lista que continuará en Barcelona, Madrid, Roma y Roland Garros. A su lado, un Carlos Moyá orgulloso de los resultados obtenidos hasta ahora y con ganas de volver a firmar una primavera bien cargada de puntos.

“El balance es muy positivo. Sólo ha faltado el título”, advierte Moyá en declaraciones al periódico El Mundo. “Rafa vuelve a tener inercia ganadora y ha estado en la lucha directa por un torneo del Grand Slam y por un Masters 1000. Ha superado a tenistas que en el momento de enfrentarse a ellos contaban con mejor ránking que él. Ahora toca trasladar eso a la tierra”.

Por mucho favoritismo que arrastre el balear cada vez que aterriza esta gira, incluso él necesita de un tiempo de adaptación para competir con garantías. Más todavía después de haber disputado casi 25 partidos en pista rápida durante estos tres meses previos. “Lleva casi un año sin jugar en arcilla. Son necesarios ajustes de desplazamiento y también en los impactos, para ganarle parábola a la pelota, pero, evidentemente, los realiza con bastante facilidad”, reconoce Carlos.

Djokovic ha perdido confianza, intensidad y hambre, sobre todo después de ganar en 2016 Roland Garros. Son cosas que pueden suceder, como también la falta de concentración. Estar arriba tanto tiempo genera desgaste. Hay que valorar lo que comentó su ex entrenador, Boris Becker, de que ya no pasa tanto tiempo en la pista. En cualquier caso, no creo que ni él ni Murray vayan a seguir así mucho tiempo. Les veo pronto luchando por todo”, explica el técnico acerca de sus rivales más directos.

Sin embargo, el enemigo que más les tocó sufrir este año fue Roger Federer, su verdugo en Australia, Indian Wells y Miami. Alguien que, por suerte para ellos, no encontrarán a lo largo de estos meses. “Está claro que ahora nos toca mover ficha. Ya lo hicimos en Miami, y fue un partido más abierto que el de Indian Wells. Se habló de no jugar tanto sobre su revés, pues Federer ha ido encontrando soluciones a esto, y de oponer mayor agresividad desde la primera bola. El objetivo era también restar más recto el segundo saque, impedir que jugara cómodo. Funcionó en los siete primeros juegos, hasta que logró romper”, afirma el mallorquín.

El tema de la Copa Davis también le toca de cerca a un Moyá que en su momento le tocó sufrir los pros y los contras de una competición que ya no es lo que era “Se ha quedado obsoleta, necesita una renovación total. Es un problema que se da en todos los países. Muchos tenistas la jugaban por romanticismo, pero cuando ya la has ganado cuatro o cinco veces la cosa cambia. Espaciarla en el tiempo podría ser una buena solución, pero depende de la importancia que la Federación Internacional de Tenis quiera dar a la Copa Davis. Hay muchos intereses en juego”, manifiesta.

Comentarios recientes