Falsa número uno

El ranking dice que Angelique Kerber es la mejor jugadora del tenis femenino. Pero su primer tramo de 2017 dice algo muy distinto.

Angelique Kerber ha cuajado con un más que pobre primer cuarto de 2017. Foto: Getty
Angelique Kerber ha cuajado con un más que pobre primer cuarto de 2017. Foto: Getty

El ranking tiene estas cosas. Te da la oportunidad de vivir de las rentas, si bien no demasiado tiempo, el suficiente como para no tener que estar todo el año al máximo nivel, especialmente en el tenis femenino. Este es el caso de la alemana Angelique Kerber. Nadie puede negarle que en 2016 fue la mejor y de forma muy merecida ganando dos grandes, los dos primeros de su carrera. Sin embargo, el primer cuarto de 2017 está siendo desalentador e incluso muy decepcionante para sus intereses. Solo una final de ocho torneos disputados y ningún título. Y sigue primera en la clasificación.

Un desmoronamiento así de la de Bremen ya pudo vivirse en cierta manera en 2016. En ese caso fue más comprensible y mucho más breve aunque duro igualmente. Tras ganar Australia cedió a las primeras de cambio consecutivamente en dos torneos. Pronto se recuperaría volviendo a la senda del triunfo. A pesar de que en tierra solo ganó partidos en Stuttgart, donde levantó el título, el resto del año fue tremendo. Lo de este 2017 ya es otra cosa, una historia muy distinta.

Y es que se esperaba a una Kerber sólida, una número 1 firme y que consolidase su posición de privilegio ante la irregularidad imperante en el circuito femenino. Aquella presión que la atenazó en 2016 tras ganar el Open de Australia parecía superada. Todo estaba preparado para época de dominio de la germana. Por lo visto en 2017, nada más lejos de la realidad.

Presenta un balance de 16-8 este año con cinco derrotas ante las cinco top 20 que ha enfrentado. Ni a una sola de ellas ha ganado. Su mejor victoria en el presente curso la consiguió la semana pasada en Monterrey ante Carla Suárez, número 23 del mundo. No ha sufrido derrotas sorprendentes ante jugadoras muy por detrás de ella pero con jugadoras peligrosas no ha podido, ellas han sido su tope. En la 'Race' está 'top ten' pero por los pelos, justo en la posición 10, lejos de la líder Karolina Pliskova.

[getty:653434994]

La sequía de triunfos de la zurda de Bremen se extiende desde que ganara su segundo 'major' en el Abierto de los Estados Unidos de 2016. Desde entonces solo ha ganado a top 20 en la Copa de Maestras, donde tras ganar los tres partidos del Round Robin y las semifinales, cedió en el duelo por el título ante Dominika Cibulkova.

Se sabe que su reinado al frente de la WTA tiene los días contados. Lo perdió en Australia, lo recuperó después en Indian Wells por la ausencia sin fecha de retorno de Serena Williams y lo volverá a perder en favor de la americana en virtud de los puntos que le quitarán de Stuttgart por coincidir con una semana distinta de 2016. La checa Karolina Pliskova es realmente la que parece que puede destronar definitivamente a la alemana y penalizar un primer tramo de año indigno de una número uno.

En tierra no defiende apenas puntos pero es su peor superficie con mucho. A partir de ahí, la montaña que tiene que escalar es de órdago y no parece en las mejores condiciones para ganar metros. Veremos si su primera final de 2017 le da confianza, pero una jugadora como ella, todo tesón y entrega, necesita de ella como el aire que respira o sus tiempos de copar las primeras posiciones del ranking tienen los días contados.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes