La tierra batida, el oasis esperado por muchos

El inicio de la gira europea sobre tierra batida supone una oportunidad única para que algunos jugadores relancen sus prestaciones.

Novak Djokovic en 2016. Foto: atpworldtour
Novak Djokovic en 2016. Foto: atpworldtour

Para unos quebraderos de cabeza, para otros el paraíso. Así es la tierra batida, una superficie que despierta tantos odios como pasiones pero que ha visto cómo la inmensa mayoría de jugadores ha llevado a cabo una adaptación al juego paara desplegar su mejor rendimiento en cualquier suprficie. La figura del especialista parece estar en peligro de extinción pero sigue habiendo tenistas que son conscientes de que el devenir en su temporada depende muy mucho de lo que hagan en este tramo de temporada.

Y es que Europa se viste de gala para acoger una temporada que ha logrado expandirse también al Magreb (con el torneo de Casablanca) y a Estados Unidos (el torneo de Houston sigue creciendo año tras año). No son pocos los tenistas que llegan con la presión de saberse obligados a cuajar actuaciones notables sobre el polvo de ladrillo, en aras de recuperar su mejor rendimiento y presentarse en París con la confianza y los puntos necesarios para afrontar el segundo Grand Slam del año.

[getty:538528112]

No cabe duda de que la cima del tenis mundial está bajo sospecha. Los nombres de Novak Djokovic y Andy Murray se escriben entre interrogantes y depende de ellos mismos que se conviertan de nuevo en loas y expresiones de exclamación. Ambos defienden una suma muy notable de puntos por lo que la presión será máxima. El serbio puede encontrar en Montecarlo un lugar donde adquirir puntos ATP después de su derrota el pasado año en segunda ronda ante Jiri Vesely, pero en el horizonte solo se vislumbra la presión por revalidar la Copa de los Mosqueteros. En cuanto al británico, su defensa del número 1 no se puede permitir más tropiezos inesperados. Andy quiere entrar en el olimpo de los dioses y para ello, necesita elevar un estatus superior su palmarés ganando Roland Garros.

Pero no son ellos los únicos con mucho que decir en este tramo de año. Juan Martín Del Potro afronta el reto de encadenar cuatro torneos consecutivos en apenas seis semanas, una prueba de fuego para su muñeca así como para su consistencia física y mental. El argentino sigue dando coletazos de su incontestable potencial pero requiere de mayor regularidad para adquirir la confianza que le lleve a optar a grandes títulos. Defenderá tan solo semifinales de Munich y segunda ronda en Madrid por lo que tiene una gran oportunidad para escalar puestos en el ranking.

[getty:527692690]

Otro de los llamados a ser alternativas al poder establecido es Kei Nishikori. El japonés no cosechó buenos resultados en su expedición por las Américas previa a los Masters 1000 estadounidenses, por lo que acude con ganas de resarcirse. Su juego parece ser idóneo para la tierra batida pero es ésta una asignatura pendiente para él ya que nunca ha pasado de los cuartos de final en Roland Garros.

Si hay un jugador especialista en esta superficie, lejos de españoles y argentinos, ése es Dominic Thiem. El austriaco no puede abortar más las actuaciones brillantes en este 2017. Ha logrado mantener su condición de top-10 en estos primeros meses de año, en el que su actuación más notable se ha producido precisamente sobre polvo de ladrilo, en Río de Janeiro. Dominic tendrá la condición de favorito en cada torneo y las semifinales de Roland Garros 2016 pueden pensar mucho en su mente pero también motivarle para seguir creciendo.

[getty:537918256]

Entre los más jóvenes del circuito, destacan las prestaciones que pueda dar Alexander Zverev. El teutón es un jugador total y si aspira a ser top-10 en este 2017 no puede aplazar más su eclosión sobre esta superficie. Tiene paciencia y talento suficiente como para alternar alturas y velocidades, y poder redimirse de una temporada pasada netamente mejorable en estos torneos. Pablo Carreño aspira a ser otro gran protagonista. El gijonés no para de crecer y llega a su superficie predilecta repleto de confianza.

Pero también hay clásicos del circuito que se encomiendan a la ralentización que imprime esta superficie en el juego, para reverdecer laureles. Fabio Fognini y Fernando Verdasco han tenido actuaciones importantes en lo que va de 2017 y su juego puede adaptarse a la perfección a la tierra batida. Candidatos al título en torneos ATP 250, si adquieren confianza en estos torneos pueden ser bombas de relojería para los mejores en Roland Garros.

[getty:534700588]

Otros clásicos como Philippe Kohlschreiber o el maltrecho David Ferrer, pueden encontrar la inspiración para dar coletazos de lo que fueron. Especialmente significativo es el caso del español, con serios problemas aparentes de confianza y sobre el que planea peligrosamente la sombra de la retirada próxima. Una mala temporada sobre tierra batida podría desmoralizar por completo al que ha sido uno de los mejores jugadores sobre tierra batida de las últimas décadas.

Se avecinan semanas de tremenda intensidad en las que se desvelarán numerosas incógnitas en el circuito ATP. Muchos son los que querrán poner oposición a Rafael Nadal y buscar un botín de puntos muy suculento de cara a Roland Garros. ¿Quiénes son vuestros candidatos para cuajar grandes resultados?

Comentarios recientes