Serbia termina la faena

Troicki y Zimonjic se llevan el dobles ante Carreño y Marc López para poner el 3-0 a favor de Serbia en los cuartos de final de Copa Davis.

Foto: Getty
Foto: Getty

España nunca había levantado un 0-2 en su historia en Copa Davis y hoy no sería el día en que se rompiera el maleficio. Pablo Carreño y Marc López se vieron superados en cinco mangas ante Viktor Troicki y Nenad Zimonjic (4-6, 7-6, 6-0, 4-6, 6-2) en un duelo que gozó de momentos de máxima igualdad pero que la pareja de Conchita Martínez acabó pagando en dos sets en los que apenas opusieron resistencia. España se despide de la Copa Davis en los cuartos de final y ya no volverá hasta la próxima temporada, donde conocerá su oponente en la primera ronda del cuadro de 2018. Al menos, se acabó lo de luchar por el descenso. Por su parte, Serbia chocará con Francia en semifinales.

De entrada, dos cambios. No sería Jaume Munar quien formara pareja con Marc López y sí Pablo Carreño, más experimentado tanto en la modalidad como en el circuito. El mensaje era claro, Conchita quemaba todas sus naves, todavía confiaba en estirar la serie. Al mismo tiempo, otra decisión chocante en el equipo rival. Finalmente sí que sería Zimojic quien formara pareja con Troicki, uno de los grandes doblistas de la historia pero ya con 41 años y lejos del ritmo de competición que pudieran tener los otros tres habitantes en la pista. Los balcánicos dominaban 2-0 y con mucha superioridad, era un capricho que se podían permitir. Quizá lo más curioso fue ver a Lajovic vestido de capitán y dando ánimos a su jefe.

Pero vayamos al partido. La gran noticia es que hoy no sería un paseo tan plácido para el conjunto local. Sí es cierto que Troicki seguía a lo suyo, un nivel por encima de todos, pero hoy tenía que ajustarse a las habilidades de su compañero. Nadie duda de que Nenad tenga un talento que perdurará por los siglos de los siglos, pero había según qué situaciones en las que salía a relucir su carné de identidad. Se cabreaba Viktor, pero no demasiado, pocas bromas con el capitán. Mientras tanto, al otro lado de la red, dos jugadores que encajaban a la perfección pese a ser su primera batalla juntos. Uno desde el fondo, el otro más en la red y los dos cubriéndose muy bien los espacios. Tal fue el éxito que la primera manga fue a parar a las manos de Pablo y Marc.



De repente, a muchos nos entró como un cosquilleo de que bueno, la misión era difícil, pero de llegar vivo al domingo a no llegar significa un paso de gigante. Incluso en la segunda manga se pusieron 4-3 arriba con break a favor y a dos juegos de acariciar la victoria. Tan cerca y tan lejos a la vez. Reaccionó Serbia gracias a la buena sintonía de su dupla al resto y forzaron el desempate. De allí saldrían muy tocados Pablo y Marc, ya que no solo verían como el marcador se igualaba en cuanto a sets, sino que vivirían durante los próximos 40 minutos una pesadilla en forma de rosco: ¡6-0! La historia había cambiado y la realidad de nuevo nos salpicaba en los ojos. Serbia con pie y medio en semifinales y los nuestros a punto de sacar bandera blanca. Pero esto es la Davis.

Hubiera sido un final firmado en el 90% de las ocasiones, pero Carreño y López no quisieron renunciar tan pronto. Aguantaron, compitieron y en el décimo juego, sorprendieron. Al quinto set ante todo pronóstico, aunque pasara lo que pasara, la sensación de haber encontrado una pareja más que válida para la competición ya no nos la quitaba nadie. El maratón llegaba a la recta final y cuando todos miraron a Zimojic para verle flaquear, se equivocaron de nuevo. Otra vez Troicki apareció para tirar de todo un país y firmar un 6-2 definitivo que situaba el 3-0 general entre ambos países. Adiós a la Copa Davis en cuartos de final. Con lo que había, se hizo lo que se pudo. Esperemos contar con más balas en 2018.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter