Troicki deja a España sin margen

El serbio Viktor Troicki conforma un partido sensacional con el servicio y deja a España al borde del abismo en la eliminatoria

Viktor Troicki. Foto: Getty
Viktor Troicki. Foto: Getty

Serbia hizo buenos los pronósticos del primer día en la eliminatoria ante España y puso el 2-0 al final de la jornada del viernes. El número 2 balcánico estuvo impecable al servicio e hizo rapídisima una pista que entendió y adaptó a todo su juego. Carreño fue siempre a remolque y chocó no solo con una gran versión ofensiva de su rival sino que tampoco pudo salir ganador de los puntos más elaborados, con Troicki muy concentrado y físico en su defensa. España deberá buscar otro milagro en Belgrado después de la derrota del gijonés (6-3 6-4 6-3).

El servicio del serbio fue la gran constante del encuentro, velocísimo, muy seguro en todo momento y consumiendo muy poco tiempo en cada turno, conservando su mejor arma durante los tres parciales. Troicki realizó el encuentro perfecto desde su primer tiro en una superficie que te pone muy fáciles las cosas si encuentras inspiración en los golpes más ofensivos. Una de las claves para Carreño siempre consistió en ser capaz de restar con continuidad, poner la pelota en pista y no ceder terreno desde la línea de fondo y eso rara vez ocurrió.

Para construir su victoria Troicki sumó los dos golpes que más diferencias marcan en una pista rápida y cubierta: los paralelos, sobre todo de revés, y la volea, donde el serbio cerró muchos puntos, conformando un encuentro clásico y canónico sobre dicho suelo. Entre esos tres aspectos del juego, Troicki bordó el tenis y se mostró muy superior a Carreño, que en un momento determinado, además, cuando alguien del público increpó duramente al español, terminó de descentrar al número 1 de Conchita.

Con Pablo a un paso diferente, sin tanta agresividad, intentando construir más y elaborar los puntos, Troicki eliminó toda esa intención desde la confianza, ganada desde el resultado y el empuje del público. En cada punto elaborado, Troicki tiraba la mano antes que Carreño, con un porcentaje de efectividad altísimo. Para Carreño las únicas opciones comenzaron a pasar porque Viktor bajara el nivel y tuviera alguna duda si el saque era quebrado, peor no sucedió.

Ahora, España deberá ganar el doble y los dos individualidades que quedan, una tarea absolutamente heroica dado el viento a favor con el que juega Serbia y con Djokovic dando muy buenas sensaciones ante Albert Ramos. España vuelve a estar contra las cuerdas, sin margen de error.

Comentarios recientes