Arantxa Parra: “Quiero jugar 5 o 6 torneos antes de retirarme”

La valenciana nos explica cómo ha diseñado el final de su carrera y sus planes pendientes para cuando cuelgue la raqueta.

La valenciana estuvo entrenando en la Academia Lozano-Altur. Foto: Fernando Murciego
La valenciana estuvo entrenando en la Academia Lozano-Altur. Foto: Fernando Murciego

Tres horas de batalla sobre tierra batida ante una jugadora veinte años más joven es el plan que le esperaba a Arantxa Parra (Valencia, 1982) el pasado jueves. La valenciana -que todavía NO está retirada- sigue estando muy presente en Barcelona, aunque esta semana visitó la Lozano-Altur Tennis Academy para compartir el mediodía con Helene Pellicano, una jovencita de 14 años sobre la que hablan maravillas. Rodeada de los entrenadores y de algún que otro espectador que se acercó a presenciar el espectáculo, la que fuera número 46 del mundo en categoría individual no tiene prisa por comer (son más de las 14:00h) o darse una simple ducha. Prefiere sentarse con Punto de Break para hablar sobre su carrera, sus títulos, el momento del adiós o sus próximos proyectos. Pequeños gestos que dicen mucho de una deportista.

¿Cómo ha ido el entrenamiento?

Genial, me ha venido muy bien para seguir poniéndome en forma. Ahora mismo estoy entrenando duro para volver a estar al 100% e intentar algunos torneos cuando me recupere del hombro. Me viene bien jugar el individual para moverme un poquito, además esta chica era muy sólida.

¿Qué te ha parecido Helene? Tan solo tiene 14 años pero…

La veo una chica ordenada, con las ideas bastante claras jugando, sólida, sabe moverse, para ser tan jovencita ya juega muy bien. Es importante que vayan cogiendo los hábitos desde pequeños aunque claro, yo empecé con 10 años, que esta chica juega así ya con 14 me parece impresionante. Hay que saber compaginarlo todo: el deporte profesional, ponerse en forma y disfrutar del tenis. Divertirse, no hay que olvidar que apenas tienes 14 años.

Bueno Arantxa, todo el mundo se está preguntando lo mismo. ¿Te has retirado o no te has retirado?

¡No estoy retirada! (risas). El año pasado, después de los Juegos Olímpicos, decidí que sería mi último año como profesional, que solo jugaría los torneos que realmente me apetecieran. Quise ir a Australia pero no pude por el tema de la Copa Davis y la Copa Federación, era complicado compaginarlo y prefirieron que me quedara. Después he querido ir a jugar Acapulco, Indian Wells y Miami, pero me lesioné del hombro al intentar ponerme en forma demasiado rápido. Ojalá que pueda estar preparada lo antes posible y volver a competir en la gira de tierra batida. El objetivo es jugar unos 5-6 torneos este año y después retirarme.

¿Seguro?

Bueno, a lo mejor si el año que viene me apetece jugar alguno y puedo jugarlo por ranking pues… ahora mismo solo quiero disfrutar y divertirme en los torneos que decida. Lo que sí tengo claro es que ya no quiero marcarme ningún objetivo más allá de eso.

El año pasado hiciste doblete en México (Acapulco+Monterrey) con Anabel Medina. ¿Por qué esta decisión de retirarte?

Yo tenía un objetivo claro en las últimas tres temporadas y ya lo cumplí: las Olimpiadas. Lo que me ha hecho seguir es ver que, en estos últimos años, ha sido donde más he podido disfrutar del tenis. ¿Por qué parar si todavía tengo ranking y me lo paso bien?

Tienes ya incluso algún proyecto en la cabeza para cuando cuelgues la raqueta.

Lo tengo en mente, lo que pasa que el trabajo con la Davis y la FedCup me ha ocupado tanto tiempo que ha sido imposible prepararlo. Ahora además también estoy entrenando, preparando las eliminatorias de abril… he tenido que apartarlo de momento.

Cuéntame de qué se trata.

Sería como una agencia de viajes únicamente para tenistas. Conozco el circuito, conozco los hoteles y me gusta organizar. Sería lo mismo que estoy haciendo en Copa Davis y la Copa Federación (controlar el hotel, transportes, billetes) pero englobando más mercado.

¿Qué tal esas dos primeras experiencias en Osijek y Ostrava?

Muy buenas, la convivencia con mis compañeros ha sido fantástica, me conocen desde toda mi carrera y han tenido mucha paciencia conmigo, se portan muy bien. Mi función es conseguir cualquier cosa que necesiten, que estén lo más a gusto posible y solo tengan que pensar en jugar.

Lourdes Domínguez y Laura Pous hace unos meses. Este año, en principio, Anabel Medina y tú. El que viene, probablemente, María José Martínez. Os habéis puesto de acuerdo toda una generación para poner punto y final.

Es que hemos alargado bastante nuestras carreras. Yo cuando tenía 25 jamás pensé que pasaría de los 30 jugando. Ahora tengo 34 y digo… madre mía. El objetivo de los JJ.OO. y el deseo de tener una familia han sido los puntos de apoyo para tomar esta decisión, si no es imposible hasta pasar un rato con tu pareja.

Profesional desde el año 2000, hoy estamos en 2017. ¿Conforme con tu carrera o te dejaste algo en el tintero?

Siempre te quedas con la duda de si lo podrías haber hecho mejor. Si miro hacia atrás y pienso en cuando era pequeña, nunca imaginé el conseguir todo esto. Ahora que lo he pasado, pienso que igual sí podría haber hecho algo más. Por lo general estoy contenta de cómo me ha ido, estar en dos Olimpiadas jamás lo habría soñado y jugar los Grand Slams, aunque no fueron tan bien como quisiera, me hacen estar muy orgullosa. Siempre he sido muy responsable, me he sacrificado para intentar dar el máximo.

[getty:496085626]

Hace ya unos años que empezaste a abandonar el circuito individual para centrarse en dobles. ¿Por qué?

Por los JJ.OO. de Londres. Jugué el individual hasta meterme top100, luego tuve una muy mala época y me fui para atrás, hice un parón y me volví a meter top100 y ahí es donde empecé a jugar el dobles para llegar a las Olimpiadas. Allí solo tenía opción de ir a jugar el dobles, así que sacrifiqué un poquito el individual y lo pagué bastante caro. Pero mi ilusión de siempre era llegar a unos Juegos Olímpicos porque no había estado nunca, me mereció la pena.

Tiene que ser una sensación espectacular vivir algo así. Tú has estado en Londres (2012) y en Río (2016).

La primera me encantó porque fue mi primera experiencia, pero si tengo que elegir me quedo con la segunda. En Londres se hacía en Wimbledon y habíamos estado hacía un mes, además estábamos muy lejos de la Villa, pasábamos todo el día en Wimbledon, era como si jugaras el torneo. En Río era todo nuevo, lo disfruté mucho, una de las experiencias más bonitas de mi carrera. Me fui de allí llorando de la ilusión que me hacía haber estado y eso que ni siquiera pudimos competir porque Anabel ya estaba muy mal del hombro.

¿Las condiciones fueron tan malas como las pintaron?

A mí no me picó ni un mosquito (risas). La seguridad un poco justita, pero gracias a Dios no pasó nada. La Villa estaba bien, al menos nuestro edificio, aunque sí que veías algunos cables sueltos y otras obras sin acabar. Pero bueno, en Londres también tuvimos algunos problemas de agua caliente en la Villa, así que no me llamó especialmente la atención.

Por si todavía queda algún aficionado que no lo sepa, tanto la derecha como el revés lo efectúas a dos manos. Te lo habrán preguntado mil veces, así que ésta será la mil y una. ¿A qué se debe?

Empecé a dos manos pero cambiándolas, tenía dos reveses, el de zurda y el de diestra. Como ninguno de mis padres había jugado a tenis a ellos les daba igual cómo cogiera la raqueta, solo querían que hiciera deporte. Luego un entrenador en Valencia sí que me dijo que, a la hora de restar, era muy complicado por el tema de cambiar la mano en escaso tiempo de reacción, pero me quedé con las dos. Nunca nadie me dijo que soltara la otra.

¿Crees que ha sido una ventaja a la hora de competir?

En cuanto a movilidad, al tener todo a dos manos, me obliga siempre a estar muy bien colocada frente a la pelota. Pero también gracias a esto genero mucha más potencia de lo normal, así que nunca se sabe qué hubiera pasado de haberlo cambiado… igual hubiera sido peor (risas).



Como doblista que eres, ¿qué se puede hacer para que ambas modalidades disfruten de la misma cobertura?

Es verdad que el dobles se tiene un pelín abandonado, pero también te digo que en el individual, si te pones a mirar la prensa, solo ves hablar de Rafa. Los demás pueden pensar que el problema no solo está en el dobles.

¿Se nota esta desigualdad también dentro del vestuario, en el trato por parte de la WTA o la prensa?

Siempre tienen sus ventajas aunque supongo que también se las han ganado. Hay que respetarlo. Son los que más venden porque son los más generan, por eso siempre creí que tendrían que promocionar a mucha más gente para que el mundo les conociera, pero el formato se ha creado así. En vez de a los top10, igual se debería de promocionar a los top40. También del dobles, por supuesto.

Ya que mencionas el tema de la promoción, hace unas semanas hablaba en un artículo sobre los peligros de la #NextGen y todos los actos que tienen a diario estos chavales de 18 años. ¿Por qué no existe algo así en la WTA?

No lo sé, la verdad. Quizá porque se centran más en Sharapova o Serena. Ahora ves a Sharapova en los carteles y resulta que no está ni jugando porque está sancionada por doping. Son cosas que no entiendo. El problema es que se van a retirar en cualquier momento, a lo mejor les quedan dos o tres años, no deberían de centrarse tanto en esta gente, deberían centrarse un poco más en las nuevas generaciones.

Me interesa también esa leyenda que afirma que si los jugadores de singles se pusieran a jugar dobles, no habría quien les ganase.

Para nada, ahora ya no es así. En chicos no lo sé tanto, pero en chicas hay muchas que se están dedicando al dobles también. Por ejemplo, Safarova es alguien con muchísimo nivel en singles y que te juega todas las semanas el doble, eso significa que es muy buena. Otro ejemplo, Cibulkova, si te juega uno o dos torneos al año en dobles, es raro que te pueda hacer un gran resultado. Por mucho nivel que tenga estamos ante un juego totalmente diferente.

Pero el nivel es el mismo. Me refiero, no son mejores los jugadores individuales que los de dobles.

Cada jugador elige donde quiere jugar. Igual si ves que en el individual no te está yendo bien y en el dobles funcionas mejor, pues será porque entiendes el juego en red o que de fondo no eres tan buena. Depende también mucho de las circunstancias, hay gente que se lesiona mucho. Por ejemplo (Sania) Mirza jugaba muy bien en el individual y se pone a jugar el dobles porque no le compensaba estar tanto tiempo parada. Ahora mismo una singlista que quiera dedicarse al dobles, si no lo entrena antes un poquito, es muy difícil que pueda tener éxito. Otra cosa es si se juntaran dos top10 de individual a jugar el dobles, es posible que ganaran mucho, pero porque el saque marcaría la diferencia. Luego habría que ver con qué intención lo juegan, si se lo toman realmente en serio para darle continuidad.

[getty:457057494]

Y luego está el tema de la pareja. En tu caso, a la hora de buscar a alguien, ¿te fijabas más en el contraste de estilos o en la compenetración personal?

Creo que es muy importante el tema de la complicidad, llevarte bien, si no los días en los que estés un poco preocupada o de bajón se hace más difícil jugar. En mi caso necesito a mi lado siempre una persona que sea muy sólida, ya que soy muy agresiva y puedo tener más momentos de fallos o lucidez. Tener una persona constante al lado me ayuda a estar más tranquila.

Has ganado 11 títulos como doblista, ¿con cuál te quedas?

Como torneo favorito me quedo con Acapulco (2007, 2013, 2016), pero Amberes (2015) cuando lo gané con Anabel también me hizo mucha ilusión. Recuerdo que además me dijo de jugar juntas en el último minuto. Incluso el día antes de debutar cambiamos las posiciones en pista, fue todo muy a contrarreloj.

Has jugado con muchas parejas, supongo que cada una será un mundo.

Con la única que he jugado con la intención de dedicarme exclusivamente al dobles ha sido con Anabel. Cuando empiezas jugar, hasta que no pasa un mes no te das cuenta de cuáles son los puntos fuertes de cada una; ahí es cuando empiezas a aprovecharlos. Cuando jugaba, por ejemplo, con Lourdes Domínguez, jugábamos individuales y nos apuntábamos también al dobles, pero no lo trabajábamos, aunque nos lo pasábamos muy bien. Yo era la más agresiva y ella no fallaba una bola, pero se ponía muy nerviosa porque no entrenaba mi juego en la red (risas). Con Anabel eran todo jugadas más estudiadas, en la red aprendimos muchísimo.

Hace cinco años te hicimos una entrevista en Punto de Break preguntándote por el futuro del tenis femenino español mencionaste tres nombres: Garbiñe, Tita y Lara. Vaya ojo que tienes. ¿Si te hiciese de nuevo esta pregunta?

Ahora mismo no las tengo tan bien controladas, ya tengo 34 años y las otras tienen veinte menos (risas). Sí que he escuchado que Eva Guerrero juega muy bien, he visto a Paula Arias, Paula Badosa ha hecho grandes resultados pero está teniendo mala suerte con las lesiones, igual que Tita. Esperemos que eso no acabe siendo un problema.

¿Y qué fue de Aliona Bolsova?

¡La conozco! Está en Estados Unidos pero estudiando, no puede competir como profesional. Cuando te dan una beca se supone que eres amateur, tienes que elegir una cosa u otra. Sí que te pueden dar una WC en algún torneo pero no puedes cobrar ni tener puntos. Veremos cuando salga de la carrera.

A Garbiñe sí que la pudiste ver de joven, ¿se veía el potencial de una gran campeona?

A mí lo que más me impresionaba era la mentalidad ganadora que tenía, de campeona. Ella tiene mucha confianza en sí misma, además de que físicamente es una bestia. Lo tiene todo, si le da continuidad a su mejor tenis puede incluso llegar a ser número uno, reúne todas las condiciones para ello.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter