Sorribes: "He tenido que picar piedra hasta los 20 años"

La cuarta raqueta española en el ranking femenino traspasó en Indian Wells la barrera del top 100. ¡Sara, ya eres alguien!, le dice una amiga.

Sara Sorribes durante la disputa de Indian Wells. Foto: Getty
Sara Sorribes durante la disputa de Indian Wells. Foto: Getty

Como ella misma admite en una reciente entrevista para El Español, "no se ha hablado mucho de mí, posiblemente por mi carácter y forma de ser. No soy muy asidua de las redes sociales, así que no doy pie a que eso pueda ocurrir". Sara Sorribes Tormo (La Vall d'Uixó, 8 de octubre de 1996) está empezando a dar pie ahora a que se la conozca más, pero no por las redes sociales, sino por lo que hace en una pista de tenis. La valenciana echó abajo la barrera del top 100 a base de victorias en el Premier Mandatory de Indian Wells, superando la fase previa y plantándose en segunda ronda. Fiel a su personalidad, no se deja llevar por el entusiasmo y mantiene las ideas claras, siendo humilde.

"Para ser sincera, no noto ningún cambio por ser top 100. Entre la 98 y la 102 no existe una especial diferencia. Es igual que cuando cumples 18 años", afirma Sara. Una barrera en cualquier caso muy importante y que suele ser un buen trampolín de cara al futuro. En Miami no ha podido refrendar lo hecho en California cayendo en la previa pero lo fundamental es que va por la buena senda. Todo ello fruto del trabajo y de una meticulosa preparación, enfocada en ser más agresiva.

"Desde un punto de vista físico he dado un salto importante. Mi cuerpo ha cambiado a mejor de manera que puedo competir más semanas y con mayor intensidad. Todo depende aquí de lo que te cuides. Yo no he sido muy fiestera pero admito que me podría haber cuidado más en otras cosas. Sin embargo maduré. Ahora trabajo con una nutricionista y llevo al día las vitaminas, análisis y demás. Todo esto importa mucho", reconoce Sorribes, cuyo tenis de brega y lucha requiere de la mejor de las condiciones físicas. Aunque la parte táctica y técnica ha sido también revisada y modificada con la idea de que la valenciana sea más competitiva en pistas rápidas.

[getty:652517902]

"He llevado a cabo cambios en la empuñadura, en los gestos, en ir más hacia adelante para tomar la bola cuando aún sube, cambios en los apoyos para ir hacia atrás, mejor ritmo de pies, etc. Todo ello con la idea de jugar con más velocidad, algo que creo, estoy consiguiendo", dice Sara.

Para Sara Sorribes el hito de ingresar entre las 100 primeras del ranking WTA no es algo que le haga perder la cabeza. Pero desde luego, le puede permitir saborear y mucho toda una trayectoria no exenta de sacrificio y entrega y momentos complicados. "Cuando empecé con Jorge (Jorge García, su actual entrenador) estaba la 300 del mundo y había jugado varios torneos por Brasil. No había forma de ganar un partido y jugando mal además. No sabía a lo que jugaba, mis sensaciones eran malas", relata Sorribes. ¿Cuál fue el 'click'?

"Al final competir contra gente buena continuamente hace que veas con claridad los pasos que debes seguir. Ese cambio maental de saber lo que necesito me ha venido genial. He tenido que picar piedra hasta los 20 años, pero una que tenga 25 lo habrá tenido que hacer cinco años más. He tenido la suerte de que todo me ha salido muy bien. El camino ha sido bonito, díficil, pero agradable y lo he disfrutado", ha remarcado una jugadora que a partir de ahora no dejará de resonar en el circuito WTA, a pesar de su carácter tranquilo y discreto.

Comentarios recientes