Genie Bouchard y su mala cabeza

El cómo te comportas, el cómo te cuidas y los sacrificios que tienes que hacer son necesarios para llegar a la élite del deporte. Genie Bouchard no hace nada de eso.

El otro día estaba viendo el programa 'Mi casa es la tuya', que para aquél que no lo conozca, un cantante como Bertín Osborne suele traer invitados famosos a su casa o él mismo acude a las de ellos. En esa ocasión, había ido a ver al futbolista Joaquín Sánchez y le contaba el gaditano que él tenía a dos hermanos mayores que jugaban mucho mejor que él al fútbol, pero que ninguno de ellos llegó finalmente a nada. "¿Por qué?", le preguntó Bertín. "Ya sabes, la cabeza. No todo en el deporte es tener talento, también influye la cabeza. Cómo te comportas, cómo te cuidas, los sacrificios que tienes que hacer... Ellos no lo hicieron. Yo sí", respondió Joaquín.

Me resultó imposible no acordarme de Eugenie Bouchard. De las palabras de Joaquín, vi un gran paralelismo entre lo que le ocurrió a sus hermanos y lo que está sucediendo actualmente con la tenista canadiense. Creo que nadie duda de las grandes cualidades de Genie para ser una gran jugadora, pero a ella le perjudica mucho su mala cabeza y lo poco que se centra en el tenis.

[getty:651037240]

A finales del año pasado, comenté en Twitter que el 2017 de Bouchard sería otro fracaso. Entiéndase como fracaso el que volvería a repetir una temporada como la de los dos años anteriores, donde rondó el Top 50, nada más allá. Me basé en que la sigo en todas las redes sociales y veía su día a día. Su forma de comportarse quedaba lejos de una deportista que quiere llegar a dar lo mejor de sí. Fiestas hasta altas horas de la madrugada, mala alimentación (esto es lo peor) y demasiadas cosas ajenas al tenis que le impedían estar centrada al 100% en este deporte.

Por su gran calidad, es normal verla en alguna semana hacer algo importante en algún torneo, como esas semis en Sydney o esa tercera ronda en Australia, donde llevó al límite a CoCo Vandeweghe, semifinalista del torneo. Pero cuando el calendario aprieta, terminará por acumular derrotas una detrás de otra, como le está ocurriendo en las últimas semanas y es que Genie no gana un partido desde el 18 de enero, en la segunda ronda de Australia. Esto hace más de dos meses sin victorias.

[getty:631808068]

Entre medio, fue noticia mundial por protagonizar una sesión de fotos en bikini para Sports Illustrated. Sus redes sociales se llenaron de fotos del amplio reportaje, así como otros eventos de promoción de la revista. También, se hizo viral esa cita que tuvo con un fan que conoció a través de Twitter. Le invitó a cenar y a ver un partido de la NBA. No dejó de compartir en Snapchat todo lo ocurrido aquella noche, así como otras entrevistas que le hicieron los medios que querían informar de tan curiosa noticia.

Las derrotas empezaron a acumularse. Llegó la de Acapulco, y luego Indian Wells. Su día a día en Snapchat circulaba entre días de vacaciones y fotos a hamburguesas, así como otras sesiones de promoción de sponsors. Poco, muy poco o nada, referido al tenis. En Miami, más de lo mismo. Otra derrota en primera ronda y a casa. Así pues, desde esas fotos y esa cita con el fan, Bouchard no sabe lo que es ganar un partido. Entretanto, deja rastros en pista en muchas ocasiones de desidia, de falta de confianza y motivación. Golpes incomprensibles y decisiones de alguien impropio de su nivel. Como si estuviera perdida y sin un plan de juego claro. Un talento completamente apagado.

[getty:651033676]

Mientras, alguien con mucha calidad también como Caroline Wozniacki, que del mismo modo salió en aquella publicación, dejó a un lado el acudir a eventos y se dedicó al 100% a entrenar y a centrarse en su profesión. Esto ha hecho que los resultados llegasen, haciendo final en Doha, final en Dubái, cuartos en Indian Wells y de momento, sigue viva en Miami, luchando por volver al Top 10. Una diferencia brutal. "La cabeza", que diría Joaquín.

Genie Bouchard hace mucho tiempo que parece que tomó una decisión en la que el dedicarse por completo a su carrera tenística no forma parte de sus planes. Es una pena, porque viendo la calidad que tiene, está tirando por la borda su carrera. A sus 23 años, de momento, ya lleva dos años tirados prácticamente a la basura. Por suerte para ella, todavía tiene tiempo por delante para reconducir la situación, pero necesitaría a alguien que de verdad la agarre de la pechera y la espabile y le haga ver lo mucho que está desaprovechando su talento. Está en ella acabar teniendo una carrera de éxito como el futbolista Joaquín, o terminar como sus hermanos.

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes