Wawrinka sube el listón

El suizo derrota a Pablo Carreño en la primera semifinal de Indian Wells. Sigue la maldición del asturiano con los tenistas del top10 (0-15).

Wawrinka avanzó a su primera final en Indian Wells. Foto: Getty
Wawrinka avanzó a su primera final en Indian Wells. Foto: Getty

Indian Wells 2017 se quedó sin representación española después de que Stan Wawrinka cerrase la aventura de Pablo Carreño en la primera semifinal de este sábado (6-3, 6-2). El tenista de Gijón jugó valiente y con mucha decisión, sin arrugarse, pero enfrente se encontró a un tenista con mucha experiencia en este tipo de rondas y con un día redondo en cuanto a rendimiento. El número 3 del mundo mostró su superioridad en los dos sets disputados y luchará mañana por levantar el segundo título de Masters 1000 de su carrera. Solo necesita saber quién será su rival.

Dentro de todo el saco de los top10 que existe actualmente en el circuito, Stan Wawrinka es uno de los jugadores a los que no me importaría enfrentar. ¡Pero qué dices!, habréis pensado alguno. El suizo es potencia, es maestría, es experiencia, anarquía, pero también es desconexión. No sabemos en qué momento, pero sí de vez en cuando. La regularidad siempre ha sido su hándicap y, por ello, quizá podía servir para que Pablo Carreño estrenase de una vez su casillero de victorias ante tenistas de entre los diez primeros del mundo (0-14). La única traba, la ronda en la se veían.

Siempre hemos dicho que Wawrinka se va haciendo poderoso según va avanzando en el cuadro. Que una vez aterriza en los cuartos de final, a ver quién lo para. En California pudimos verle en su versión más concentrada y sin exceso de concesiones, las justas para alguien que se mueve en el alambre del riesgo. Ambos gobernaron con eficacia sus servicios y se respetaron desde el resto, incluso fue el de Gijón quien tuvo la primera oportunidad de ruptura con 3-3 en el marcador. Perdonó y lo pagó. El de Lausana le vio las orejas al lobo y ya no cedería más juegos en el parcial. Dio la sensación de que se estaba esperando al momento clave para que el mordisco fuera más profundo, más sangriento y difícil de curar. Fue un instante, solo que cambiando la desconexión por la lucidez.

[getty:654273184]

Es el peligro de Stan, puede ganarle a cualquiera y perder ante cualquiera. En unas semifinales de Masters 1000, quizá tenga más peso la primera opción. De todos modos, con duelos tan ajustados y con tanto en juego hace falta ganar varias veces la contienda. En la segunda manga era vital un buen comienzo para seguir con vida en la pelea, sobre todo en el caso de Carreño, quien empezó amarrando fácil su saque. Luego Stan hace lo propio y luego, el maratón. Un juego de diez minutos de duración con cinco pelotas de break a favor de Stan, hasta que al final acaba llevándose el gato al agua. Golpe duro para las ilusiones del asturiano que ya empezaba a ver la montaña demasiado empinada, aunque para nada estaba jugando mal ni amedrentándose por la situación.

El curso del río no volvió a torcerse y la maldición de los top10 sumó un nuevo capítulo en el registro de Carreño, orgulloso después de un torneo gigantesco y la alegría de verse ya entre las 20 mejores raquetas del mundo. Lo dicho, fue mejor Wawrinka y por eso avanza a su cuarta final de Masters 1000, la primera en Indian Wells. El suizo, que tan solo pudo colocarse la corona en Montecarlo 2014, sueña con lograr la primera alegría del año y arañarle puntos a un Djokovic y un Murray que no están en su mejor momento. En unos minutos sabremos si habrá una fina completamente suiza o el público presente celebra la presencia de un jugador local en el cierre de fiesta.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes