Pablo Carreño va muy en serio

Pablo Carreño está en semifinales del Masters 1000 Indian Wells al imponerse a Pablo Cuevas por 6-1 3-6 7-6 (4) demostrando un gran tenis.

Pablo Carreño en Masters 1000 Indian Wells
Pablo Carreño en Masters 1000 Indian Wells

La vida es una evolución constante, un caer para levantarse y aprender de los malos momentos para triunfar. Pablo Carreño aplica esos principios al tenis, mostrándose convencido de su potencial y cumpliendo con las expectativas vertidas sobre él desde hace años. Quizá no sea el jugador más espectacular o el que ostenta una virtud especial, pero el español se muestra duro como una roca y su tenis no parece predispuesto a la erosión.

En un país castigado por el cortoplacismo y con sed de nuevas estrellas, Pablo se ha mantenido discreto durante años, consciente de la necesidad de ir quemando poco a poco etapas en su progresión y sin someterse a una exposición mediática que puede romper con grandes sueños. Hizo cambios en su staff técnico cuando convenía y recoge sus frutos ahora. Primeras semifinales de Masters 1000 en su carrera en la primera ocasión que pisaba la antepenúltima ronda. Carreño ha venido para quedarse.

[getty:654208182]

Con una actitud muy distinta a la de su partido contra Dusan Lajovic saltó el español a la pista. Pareció quitarse la coraza construida por sus nervios, que atenazan su tenis en situaciones cumbre como fue su primer duelo de Copa Davis o el partido que le midió a Istomin en el Open de Australia, y su juego fluyó libre cual agua de manantial ante un Pablo Cuevas desorientado en la primera manga. El uruguayo se sentía en la obligación de ganar, de no perder una oportunidad única, y eso paralizó sus piernas y su mente.

No hubo historia en una primera manga para enmarcar del gijonés, segurísimo al servicio y sin apenas cometer errores. Todo cambió en el inicio del segundo parcial, donde Cuevas se soltó la melena y comenzó a tirar con soltura. Se produjo un intercambio de breaks al amparo de una racha errática de ambos, de la que salió victorioso el uruguayo. Se activó de piernas notablemente y pilló bajo de revoluciones a Carreño, sin soluciones para remontar y abocado a ponerse el mono de trabajo para vencer.

[getty:653583344]

El tercer set fue un toma y daca constante, un duelo de tú a tú entre dos jugadores cómodos de fondo de pista y que destaparon el tarro de las esencias de su tenis. Ninguno de los dos se precipitó en los ataques ni asumió un rol defensivo, sino que se batieron en un duelo digno del recuerdo. El español salvó dos bolas de partido antes de llegar a la muerte súbita, donde se decidió el encuentro, haciendo gala de una actitud encomiable en la adversidad, animándose en todo momento y encontrando soluciones sobre la marcha.

Allí, Carreño estuvo incomensurable en los momentos cumbre y ofreció su versión más sólida. Mirando a su equipo, mostrándose positivo en todo momento y eligiendo con maestría los golpes a ejecutar, el asturiano cerró el partido y elevó su carrera a un estatus superior. Semifinalista en un Masters 1000 y con la sensación de que este puede ser el inicio de una gran historia. Pablo Carreño seguirá luchando por entrar en la historia del tenis español.

Comentarios recientes