Toni Nadal sobre Rafa: "Hay muchísimas expectativas este año"

El tío y entrenador de Rafa Nadal habla sobre la nueva relación que tendrá con su sobrino el año que viene y augura un gran 2017 para él.

Toni Nadal y Rafa en un entrenamiento en Australia. Foto: Getty
Toni Nadal y Rafa en un entrenamiento en Australia. Foto: Getty

Toni Nadal ha concecido una entrevista para La Vanguardia donde habla claro sobre la nueva situación que está viviendo y que sobre todo vivirá con su sobrino Rafa Nadal el próximo año, cuando se centre casi por completo en su academia de Manacor. Toni ha querido aclarar la polémica y el malentendido que surgió como consecuencia de una información errónea dada por un medio italiano sobre su no continuidad en las labores de entrenador. Y también se ha referido al magnífico e inesperado comienzo de 2017 de Rafa con esa final en el Open de Australia.

Un día de repente, saltaba la noticia de que Toni dejaba de ser entrenador de Rafa Nadal para centrarse en exclusiva en la academia de Manacor. Una información que al poco se desmintió por el equipo del balear. Ahora, tiempo después de aquello, Toni Nadal arroja luz sobre lo ocurrido y cómo se malinterpretó todo ello. "Es muy sencillo. Fui a impartir un curso de entrenadores y fui preguntado por mi academia. Estaba cada vez más centrado en ella respondí. Entonces alguien me preguntó: '¿Ya no viajará más con Rafael?' Y no contesté", cuenta Toni. "Para nada dije lo que fue publicado en un medio. Nunca dije que yo cada vez decidía menos en el grupo", asegura.

En aquel curso de entrenadores, Toni habló, junto a Magnus Norman (entrenador de Stan Wawrinka) sobre la capacidad de decisión de un entrenador sobre su jugador. Norman no dudó en señalar al jugador como principal actor como cuenta Toni, pero éste matizó: "En mi caso es un poco distinto, porque llevo toda mi vida junto a Rafael. Él era pequeño, yo me encargaba de todas las decisiones. Era lo normal. Según fue creciendo, entraron otras personas como su padre o su 'manager'. Yo no llevo los números, desconozco el coste de ir a un torneo o cómo hay que lidiar con la prensa. Eso es tarea del jefe de prensa. Mi labor en el tenis es la de formar al jugador", asevera Toni.

El tío de Nadal no esconde una realidad, y es que la relación con su sobrino ya no es la misma. "Yo ya tengo una edad y Rafael está muy bien arropado por Francis Roig y Carlos Moyà. Me hace ilusión estar en la academia. Eso sí, si Rafael me pide que el año que viene vaya con él a Montecarlo o París, le acompañaré encantado. O si no pueden asistir los demás", asegura Toni. "Las cosas no serán como siempre, ya que viajar conlleva ejercer más de entrenador. Y no es lo mismo estar dos semanas al año junto a Rafael que 22. Pero cuando esté en casa seguiré entrenándole, igual que este año", dice su tío.

Se quita importancia en lo que a la educación de Rafa se refiere. "No he sido su educador, sería exagerado. Para ello ya estaban sus padres. Yo lo eduqué en la pista, cuando me tocaba. Rafael siempre ha sido un chico dócil, se ha dejado aconsejar y guiar. Eso es lo más importante. Me ha tocado a veces hacerle entender que la adversidad forma parte de la vida. Cuando las cosas se tuercen le digo: 'Es lo que hay y con eso es con lo que tienes que jugar'. Si puedes correr, corre. Si te falla el 'drive', busca el revés. No le doy muchas vueltas a las cosas", expone.

Más allá de la 'nueva' relación profesional entre ambos, Toni Nadal ha hablado sobre el nivel de su sobrino en los últimos torneos y las sensaciones con respecto al 2017. Lo de Australia le cogió sin duda desprevenido aunque algo adivinaba. "No esperábamos llegar tan lejos en Australia. Aunque cuando cogimos el avión éramos conscientes de que íbamos muy bien preparados. La sensación de pelota era muy buena y no había problemas físicas. La idea era la de hacer un buen papel", cuenta Toni, que tampoco se conformaba con nada en concreto. "Si antes del torneo me hubieran preguntado que si firmo los cuartos de final hubiera dicho que no. Rafael ha ganado catorce Grand Slams. Está legitimado para creer en grande siempre", afirma su tío que le augura un gran 2017. "Hay muchísimas expectativas". Toni no duda en afirmar que la fe lo es todo, aunque las lesiones te mermen.

"Si te quedas sin fe, mejor que te retires. Hay que tener confianza en uno mismo. Aunque estés jodido y te plantees el seguir o no. A Rafael distintas lesiones le habían mermado su fuerza mental. Tuvimos de todo el año pasado. Problemas iniciales con el cordaje y más tarde la lesión de la muñeca tras hacer jugado muy bien en Montecarlo y Barcelona", cuenta Toni que tenía grandes esperanzas en Roland Garros. "Hubiera sido candidato. Digo candidato, nada más", puntualiza en su habitual tono cauto. Alguien que no daba crédito a proezas como la que registró a principio de su carrera. "Me sorprendió que enganchara 81 partidos seguidos sin perder en tierra, ¿qué quieres que te diga?".

LA APUESTA del día

Comentarios recientes