Paula Badosa, una estrella que busca su brillo en grandes escenarios

Paula Badosa estará en Miami a pesar de no lograr buenos resultados en lo que va de 2017. ¿Construyendo la casa por el tejado la catalana?

Paula Badosa. Foto: zimbio
Paula Badosa. Foto: zimbio

Para construir un gran edificio es preciso comenzar con cimientos sólidos. Paula Badosa parece empeñada en desmentir esta básica afirmación perfectamente aplicable al tenis. Y es que la joven e ilusionante jugadora catalana nacida en Nueva York, tiene especial predilección por sacar su mejor tenis en las grandes citas. Lo que puede parecer una gran virtud, se está convirtiendo en un arma de doble filo para Paula, incapaz de rendir al nivel esperado en torneos ITF y, por ende, de adquirir puntos y regularidad que le permitan quemar etapas en su ascenso a la gloria.

El idilio de Paula Badosa con el Miami Open viene desde 2015. La organización del evento percibió en la española un auténtico diamante en bruto y apostó por mimarla en su afán por intentar que Badosa jugara bajo bandera estadounidense, algo que podía hacer al nacer en Nueva York. Paula asombró a propios extraños con victorias contundentes ante Petra Cetkovska y Saisai Zheng, y solo Karolina Pliskova pudo frenarla después de un primer set muy reñido.

[getty:579592052]

Las expectativas se dispararon, comenzaron a correr ríos de tinta sobre el potencial de Badosa y mucho más con su actuación en Madrid. Pasó la fase previa haciendo vibrar al público madrileño con un épico encuentro ante Lauren Davis, y apenas unas semanas después, levantaba el título junior en Roland Garros. La historia idílica del ascenso a los cielos parecía ya esbozada, una nueva heroína deportiva había nacido e iba a ser presa de la presión mediática.

El torneo en el ITF de Denain fue la última luz para una Paula imbuida en un mar de lesiones. La exigencia física del circuito WTA era demasiada para una Badosa muy poco madura físicamente. Pero Miami volvió a acudir al rescate. Badosa recibió de nuevo una wildcard para el cuadro final, en 2016, que en esta ocasión se saldó con derrota ante Krystina Pliskova. De Miami a Madrid y tiro porque me toca. Badosa ofreció un sublime espectáculo ante Alizé Cornet pero cuando todo apuntaba a una memorable victoria, los calambres generados por nervios y tensión competitiva impidieron a la española terminar el partido.

[getty:524845714]

Si donde mejor se rinde es en los grandes torneos pero en todos ellos se ha acabado con problemas físicos, el brete es importante. La española navegó en un mar de incertidumbres durante todo el 2016, sin una planificación clara aparentemente en su calendario de entrenamientos y competiciones. Badosa no se decide a parar del todo para trabajar duro a nivel físico pero tampoco quiere sobrecargarse de partidos.

En esa tesitura se entró en 2017. A esta altura de año, Badosa solo ha disputado cuatro torneos, prueba irrefutable de su falta de continuidad. Todos los torneos que ha jugado han sido sobre tierra batida, superficie menos agresiva con la musculatura algo renqueante de Paula. A una gira discreta por Marruecos le ha seguido un viaje transoceánico para disputar torneos ITF en Brasil. En mitad de la vorágine de torneos en polvo de ladrillo, el Miami Open ha vuelto a sorprender con una invitación para ella en el cuadro final.

[getty:476072662]

Que un evento de esta magnitud se enroque durante tres años consecutivos en invitar a una jugadora extranjera y que está fuera del top-300, solo se explica por la buena imagen dada por Badosa en las anteriores ediciones, aunque también puede influir sobremanera el hecho de que esté representada por IMG, uno de los patrocinadores del Miami Open. Pero, ¿realmente es positivo para la española acudir a este torneo? Paula pasará en apenas unos días de jugar sobre tierra batida a hacerlo en superficie dura, y en un evento de máximo exigencia, poniendo a prueba su forma física.

Una buena actuación de Paula le daría mucha moral pero también generaría un poso de desconcierto y rabia al ver que no es capaz de adquirir la regularidad y plasmar su nivel en torneos menores. Actualmente, Badosa disputa el torneo ITF de Sao Paulo, donde se encuentra en cuartos de final, por lo que llegará al Miami Open con confianza. Los sueños a veces se cumplen y si alguien es capaz de transformarlos en realidad es Paula Badosa. Una arquitecta del tenis capaz de construir la casa por el tejado... y evitar el derrumbe.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter