¿Y la NextGen femenina?

La ATP se ha volcado con la próxima generación de grandes tenistas que tendrán hasta un Masters propio. ¿Y qué pasa con ellas? ¿Y la NextGen de la WTA?

Ana Konjuh, uno de los principales baluartes de la Next Gen de la WTA. Foto: Getty
Ana Konjuh, uno de los principales baluartes de la Next Gen de la WTA. Foto: Getty

Qué mejor momento que el Día Internacional de la Mujer para poner de relieve una realidad. Mucha y muy insistente publicidad se ha dado desde la ATP a la savia nueva del tenis masculino, a esos recambios que sucedan a los Federer, Nadal, Djokovic, Murray y compañía. Y está muy bien que lo hagan. Pero se echa en falta que ocurra algo similar en el circuito femenino. Porque al igual que pasa con los hombres, en chicas la era dorada de las Williams toca a su fin lenta pero inexorablemente. Desde la WTA no hay esa difusión de los nuevos valores, muchos aún no saben qué es lo que viene por detrás. Ese 'Masters B' de campeonas de Zhuhai a final de año bien podría sustituirse por un Masters de grandes promesas al estilo de la ATP.

En estos momentos, si se celebraran unas hipotéticas 'WTA NextGen Finals' tendríamos a las siguientes participantes:

1. Ana Konjuh, CRO (19 años)

2. Daria Kasatkina, RUS (19 años)

3. Katerina Siniakova, CZE (20 años)

4. Naomi Osaka, JPN (19 años)

5. Catherine Bellis, USA (17 años)

6. Océane Dodin, FRA (20 años)

7. Jelena Ostapenko, LAT (19 años)

8. Louisa Chirico, USA (20 años)

Esas ocho serían las participantes de un evento a buen seguro espectacular entre jugadoras todas ellas pertenecientes al top 100 de la WTA. Y de hecho otras tres tenistas de menos de 21 años, y que se quedarían fuera, pertenecen también a la lista de las 100 mejores del tenis femenino: Natalia Vikhlyantseva, Donna Vekic y Ashleigh Barty. La española Sara Sorribes es la siguiente en el puesto 105 de la clasificación. Sorprendentemente no aparece la suiza Belinda Bencic, debido a sus problemas de lesiones que han lastrado en demasía su ranking.

Indian Wells será un perfecto escenario para que todas ellas puedan mostrarse y seguir creciendo. Ya en 2016, la rusa Dasha Kasatkina irrumpió con mucha fuerza llegando a los cuartos de final antes de caer ante la checa Karolina Pliskova. Konjuh, Osaka, Bellis y Ostapenko harán por méritos propios y no por invitaciones su primera aparición en el cuadro final de Indian Wells. Mucho se espera de todas estas grandes pero aún jóvenes raquetas destinadas a liderar el tenis femenino en unos años.

El portal Sport 360 ha estado con dos de ellas, la croata Ana Konjuh y la japonesa Naomi Osaka, que han contado algunos detalles de esta progresión en el circuito WTA. Especialmente prometedora parece la nipona, que con un tenis similar al de Serena Williams, avasalla a sus rivales con un gran saque y unos tremendos golpes desde la línea de fondo. En el US Open de 2016 estuvo con 5-1 arriba en el set definitivo ante la americana Madison Keys. Perdió esa ventaja pero ganó muchísimos adeptos.

"Estoy trabajando en algunos detalles pero siento que aún tengo que adaptarme. Tengo que madurar un poquito más y todo es como una nueva experiencia para mí todavía", reconoce Osaka, que presenta una curiosísima mezcla de sangre haitiana y japonesa. "Soy el tipo de jugadora que sigue haciendo las mismas cosas, sin importar si pierde o no, solo es cuestión de practicar. Tengo que pensar sobre cómo jugaré en el futuro. Me gustaría desarrollarme como una jugadora completa y muy agresiva", cuenta Osaka, que en sus tres primeras participaciones en Grand Slam alcanzó ya la tercera ronda.

La polaca Agnieszka Radwanska le brindó muy buenas palabras a la tenista asiática tildando su tenis de 'adulto'. Ella lo ve de otra manera. "Me sorprende. Realmente creo que piensa que soy una descerebrada revienta-pelotas", se sincera una jugadora tímida, introvertida y que aún está por integrarse en el circuito WTA. "Todas las otras chicas de mi edad son todas amigas porque jugaron júniors juntas y yo no lo hice. Creo que es un poco triste que no tengas amigos por aquí ya que ves a todo el mundo a tu alrededor que sí tiene", cuenta.

[getty:598750798]

De otra pasta en cuanto a carácter es la croata Ana Konjuh, ex número uno del mundo júnior y ganadora de Australia y US Open en esa categoría en el año 2013. En 2015 y con 17 años levantaba su único título WTA hasta la fecha en la hierba de Nottingham. En 2017 se le escapó su segundo trofeo en Auckland. La líder de las jóvenes rompió moldes en el pasado US Open al llegar hasta los cuartos de final.

"A este nivel ahora, tienes tu equipo. Es un gran equipo con tres o cuatro personas contigo, por lo que no tienes tiempo para descansar o pasar el rato tranquilamente. Pero tengo algunas amigas de los júniors como Belinda Bencic, Jelena Ostapenko o Daria Kasatkina. Crecimos juntas así que es fantástico tenerlas aquí. Nos motivamos entre nosotras para ser mejores", admite la de Dubrovnik.

Con su nuevo entrenador, el capitán de Copa Davis croata Zeljko Krajan, está trabajando su consistencia, un valor que a veces le falta, dentro de un juego pleno de pegada y agresividad. "Aún soy joven por lo que los entrenamientos son todavía una parte importante para mí. Intento no jugar muchos torneos para así tener algunas semanas para entrenar entre medias. Yo soy una jugadora agresiva e intento hacer puntos más rápidos de lo que debería, por lo que necesito ser más paciente en la pista, aunque no quiera en algunos momentos", reconoce Ana.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter