Rafael Nadal y sus derrotas más inesperadas en finales

La derrota en la final del torneo de Acapulco no ha sido la única sorpresa negativa para Rafael Nadal en finales de torneos.

Ni siquiera los más grandes están eximidos de tener borrones inesperados en su currículum. Rafael Nadal es un jugador casi imbatible en los momentos cumbre, un hombre con una clarividencia de ideas y dominio del sistema nervioso difícilmente repetible sobre una pista de tenis, pero en su ya dilatada carrera se observan algunas derrotas en finales de torneos ATP realmente inesperadas.

Todas ellas se han producido en eventos no de máxima entidad, en los que adquirir buenas sensaciones de cara a retos más ambiciosos era lo primordial pero en los que Nadal no pudo certificar su buen nivel con su ya clásica mordida del trofeo de ganador. Rafa siembra allá donde va y los frutos no siempre se pueden recoger inmediatamente. La pera de plata en la que se encarna el trofeo del ATP 500 Abierto Mexicano Telcel se le ha resistido al caer ante Sam Querrey, pero hay otros casos muy similares.

Querrey fulmina la estadística

Querrey fulmina la estadística

El estadounidense tumba a Rafa Nadal por primera vez en la gran final de Acapulco y corta su racha triunfal de victorias en el certamen mexicano. 

Seguir leyendo

El primer título ATP del español llegó en la tierra batida de Sopot, en 2004, pero meses antes Nadal había perdido una final. Ya en ese momento, Rafa se destapaba como la gran sensación del circuito y la expectación era máxima. En el tramo inicial de año, el de Manacor acudió a Nueva Zelanda para disputar el ASB Classic Aucland 2004 y derrotó a jugadores de la talla de Jiri Novak y Sjeng Schalken.

En la final se medía al eslovaco Dominik Hrabty, 54 del mundo en esos momentos, mientras que el joven español ya estaba en el puesto 48 del ranking ATP. La dinámica al alza de Nadal hacía presagiar su primer título pero Hrbaty impuso su experiencia y ganó por un resultado de 4-6 6-2 7-5, remontando un 3-0 en el contra en set definitivo lo que pareció ser una clara muestra de la falta de madurez del español que contaba con apenas 16 años en ese momento.

[getty:55799517]

La siguiente cita a mencionar se produce en 2008, con un Nadal que había saboreado las mieles de la gloria y se encontraba en plena lucha por situarse como número 1 del mundo. Lo lograría esa misma temporada, a pesar de comenzarla con una dolorosa derrota en la final del torneo ATP Chennai Open 2008 ante el ruso Mikhail Youzhny. Por aquel entonces, el militar soviético ocupaba la posición 19 del ranking ATP y a sus 23 años era uno de los jugadores más obstinados en intentar vencer al balear, algo que ya había hecho en tres ocasiones con anterioridad.

Ambos jugadores llegaron con un 3-3 en el cara a cara particular y esa victoria de Youzhny sería la última que ha cosechado ante Nadal, siendo el actual head to head de 13-4 favorable al español. Rafa se desgastó muchísimo en semifinales, donde disputó un partido espectacular ante Carlos Moyá de más de cuatro horas de duración. Tanto fue así, que el resultado de 6-0 6-1 en favor de Youzhny demuestra que el español apenas pudo competir.

[getty:78791983]

La derrota más dulce fue la cosechada ante Horacio Zeballos en Viña del Mar 2013. Esto se debe a que ese torneo supuso la reaparición de Nadal en las pistas después de más de siete meses sin jugar. Rafa no había pisado una pista desde su derrota en Wimbledon 2012 frente a Lukas Rosol, y en el ya extinto torneo chileno se reencontró consigo mismo y volvió a disfrutar del tenis.

Logró tres contundentes victorias ante Delbonis, Gimeno-Traver y Chardy, pero cuando ya se daba por hecho el título, apareció Horacio Zeballos. El argentino era 73 del mundo pero planteó un partido muy aguerrido en el que su condición de zurdo fue determinante para incomodar a un Rafa falto de ritmo. Supuso el primer título ATP para Horacio, ganador por un resultado de 6-7 (2) 7-6 (4) 6-4. Fue el primer paso del retorno de Nadal a la cúspide, en un año en el que ganó la friolera de 10 torneos, entre ellos Roland Garros y US Open.

[getty:161400748]

La derrota ante Querrey en Acapulco se suma a esta lista e invita al optimismo en cuanto a las perspectivas de futuro de Nadal. Y es que este tipo de partidos perdidos no hacen sino espolear al español, que suele mejorar sus prestaciones en los torneos venideros. En Indian Wells y Miami se comprobará el verdadero estado de forma física, mental y tenística de Rafael Nadal.

Comentarios recientes