¿Quién es Arthur de Greef?

El belga sorprendió a Pablo Cuevas en Río de Janeiro y se dio a conocer al mundo. En Punto de Break investigamos sobre un tenista que promete.

De Greef en Río de Janeiro
De Greef en Río de Janeiro

El 20 de febrero de 2017 quedará en el recuerdo de Arthur de Greef, un joven tenista de 24 años y actual 138º de la clasificación ATP, por haber conseguido vencer a un tenista ubicado dentro de los 30 mejores del mundo por primera vez en su carrera. “La Griff", "Griffon" o "Moody”, apodos que tiene el deportista, se impuso contra todo pronóstico y en un partido dramático a Pablo Cuevas por 6-3, 3-6 y 7-5 en la primera ronda del ATP 500 de Río de Janeiro. Los brasileños gozaron con el carácter de un chico que nunca arrugó y que tuvo la determinación de sacar al vigente campeón del evento.

De Greef no tiene un extenso currículum de victorias en el circuito. De hecho, la de ayer fue la tercera victoria ATP en su vida y también la tercera ocasión que se impone a un top-100 (lo hizo en el Challenger de Milán en 2016 ante Rogerio Dutra Silva (84º) y anteriormente lo había logrado en el ATP 250 de Casablanca en 2015 frente a Diego Schwartzman (62º). En Río, dio un paso importante de cara a su confianza al lograr un triunfo la primera vez que competía en un ATP 500. “Sin lugar a dudas, fue la victoria más importante de mi carrera”, comentó al término del encuentro.


“Jugué desde el principio hasta el final un muy buen partido. Fue increíble con el público que se volvieron locos. Hicimos unos puntos increíbles. La verdad es que disfruté una barbaridad”, agregó el europeo.

Arthur De Greef comenzó a jugar al tenis a los cinco años de edad después de “haber probador todos los deportes”, como él mismo dice. El belga admite que el polvo de ladrillo es su superficie favorita y se considera un fanático del ‘dropshot’. Incluso en su biografía de Twitter pone que es un “drop shop master”. Talento, descaro y diversión forman parte de su encanto como tenista.

De Greef, que tiene como ídolos a Marat Safin y Lleyton Hewitt, contrató a su compatriota Oliver Rochus como nuevo entrenador. “Me está ayudando un montón y también me ayudó el año pasado. Ya era hora de ganarle a un gran jugador”, confiesa el diestro de 183 centímetros de altura. El triunfo ante Cuevas es solo un paso más. El torneo sigue y mañana tendrá la gran chance de meterse en cuartos de final, ya que choca contra el argentino Nicolas Kicker. Un tenista proveniente de la fase previa y que actualmente es el 123º de la clasificación mundial. Que no pare la fiesta para el maestro de las dejadas.

Comentarios recientes