El fracaso del torneo de Buenos Aires replantea su futuro

El torneo ha tenido la cifra más baja de público de toda su historia y esto hace pensar a los dirigentes qué hacer en 2018 para levantar la situación.

Desde luego, la edición de 2017 no será recordada por los directivos del torneo de Buenos Aires. Ya en las redes sociales, muchos se quejaron de lo alto de los precios de las entradas para la no presencia de tenistas que atraían al público como Rafael Nadal o Juan Martín del Potro. A pesar de que uno de los mejores jugadores del mundo, Kei Nishikori, llegó a la final, ni siquiera eso animó a los espectadores que dejaron bastantes huecos libres en las gradas.

Según informa TWU, la total afluencia de público en el torneo durante toda la semana ha sido de 34.171 personas, lo que hace la cifra más baja desde que el torneo consiguió la categoría ATP en el año 2000. Esto hace replantear la situación a Miguel Nido, director del torneo, que ya piensa cómo revertir la situación para el año que viene. En esta edición, no han podido contar con Rafael Nadal, cuya presencia hubiera atraído una gran cantidad de personas. De hecho, tal y como han contado en La Nación, cuando el español participó allí, la venta de entradas subió entre un 30 y un 40 por ciento.

El torneo se encuentra en un lugar complicado, un par de semanas después del Open de Australia, y a poco tiempo de la gira norteamericana de cemento. Que se dispute sobre tierra batida quizá aleje a muchos tenistas top que busquen prepararse para Indian Wells y Miami y una de las opciones que podrían tener sería la de convertir el torneo en uno de pista dura. Así, podrían tener un mejor cuadro, aunque por el momento, según ha contado Nido a la web del torneo, seguirían con la tierra batida. "Si tocamos la superficie, sería para 2019 ya que la ATP podría cambiarnos de semana y superficie", cuenta.

El intenso calor fue otra de las variables que hicieron tener una cantidad más baja de público. Aún así, para él, el torneo ha pasado con nota el examen. "Se superaron las expectativas. No podemos compararlo con otros años, cuando Nadal estuvo acá, pero pese a que tuvimos tres días con lluvía, pero dentro de todo, se superó las expectativas".

Para 2018, Nido espera convencer a Nadal de que vuelva. "La primera conversación será para volverle a traer. Me encantaría que eso sucediera, pero habrá que ver cómo está su cuerpo", admite. Durante años, ha intentado convencer también a Juan Martín del Potro, pero cada vez que Godsick, su agente, coge el teléfono, le da un 'No' por respuesta a Nido, que sabe que necesitarían un fuerte desembolso económico para convencer al tandilense. "Con Del Potro nunca vamos a desistir el tener una conversación con él para que juegue acá", reconoce. También espera asegurar otros nombres como Monfils, Zverev o Thiem.

Desde luego, todo eso son ideas y deseos, que serán bastante complicados poder hacer realidad y es que la crisis del país imposibilita que empresas privadas quieran entrar a patrocinar el torneo e incluso se ha rumoreado con que Nido quiere vender su parte e irse, aunque él niega que eso vaya a ocurrir. "Mi prioridad no es irme. Siempre que el torneo siga con el mismo equipo, quiero seguir envuelto en él", sentencia.

Comentarios recientes