Alexandr Dolgopolov: “Me gusta hacer negocios, ganar dinero”

El ucraniano explica su faceta de empresario gracias a un emprendimiento de diseño de interiores. Además, compra y alquila apartamentos para mover su dinero.

Alexandr Dolgopolov no solo está centrado en el mundo del tenis, sino que mira más allá de todo lo que envuelve a una raqueta. El ucraniano, actual semifinalista del ATP 250 de Buenos Aires, concedió una entrevista al Argentina Open donde desveló su lado empresarial y su pasión por la música electrónica. El oriundo de Kiev creó hace dos años una empresa de diseño de interiores junto a su hermana y su novia.

“El estudio se especializa más que nada en diseño, aunque también podemos hacer arquitectura. Mi hermana y mi novia son diseñadoras de interiores. Es un negocio confortable”, admite el actual 66º del ranking mundial. Dolgopolov no solo está con su estudio de diseño, sino que también tiene presencia en el sector inmobiliario. “También compro departamentos y los alquilo. Tenemos un sistema en marcha. Es una actividad muy linda para hacer fuera de la cancha”.

El tenista de 28 años de edad admite que le gusta hacer dinero fuera del tenis. “Me gusta hacer negocios, ganar dinero. Es una buena actividad y creo que necesito hacer algo cuando deje de jugar al tenis. Los negocios me interesan muchísimo y por qué no hacerlo”, se sincera.

Eso sí, el tenista sabe bien hasta dónde llegan sus habilidades para opinar. “No soy un arquitecto. En algunos casos digo lo que pienso, digo cuando algo no me gusta y hacia dónde va el negocio, pero el diseño no es mi negocio así que se lo dejo a los profesionales”.

Su propia empresa fue la que diseñó su casa. “Es oscura, con el logo de ‘The Dog’. Mi hermana diseñó algo que yo le había propuesto, ella intentó que quedara lindo y sea confortable para vivir. Solo construí una casa para mí y debía ser cómoda y que luzca bien”, añade.

Dolgopolov tiene claro que ser arquitecto en un futuro no está dentro de sus planes: “La arquitectura es muy dura, tienes que estudiar como cinco, siete años. Es muy duro y no es mi área”, admite. Lo que hace ahora el ucraniano es centrarse en la música. “Estoy estudiando cómo usar programas para escribir música electrónica. Empecé hace tres meses. Es muy difícil también, pero realmente interesante. Estoy motivado y creo que puedo ser bueno, eso espero”.

Comentarios recientes