Dante Bottini: “A Nishikori le he aportado confianza y un poco de felicidad”

El argentino, entrenador de Kei Nishikori, se sentó a hablar de su relación con el japonés, sus aportes como coach y lo que genera el tenista en su país.

Dante Bottini se hizo un nombre de honor en el mundo del tenis gracias a sus resultados en los últimos años junto al actual cinco del mundo, Kei Nishikori. El argentino, que ya tiene una estrecha relación con el japonés después de casi siete años trabajando juntos, charló en Buenos Aires sobre los inicios junto al asiático, cómo se han ido transformando en los últimos años y comentó qué es lo que le falta a su pupilo para estar todavía más arriba.

“La relación se dio de a poco. Nos fue yendo bien de a poco”, explica Bottini al Argentina Open sobre los inicios junto al japonés. “Creo que a él le gustó de entrada. Los primeros meses funcionaron bien, nos fue bien, nos ayudaron los resultados y arrancamos con el pie derecho. Después obviamente con el tiempo se fue afianzando mucho más”, añade el entrenador.

Dante encontró diferentes barreras culturales a lo largo de los años, pero las pudo ir sorteando. “Hubo muchas barreras, somos muy diferentes. Hubo un montón de choques culturales pero nada que no se pudiera resolver charlando. Fuimos los dos aprendiendo de cada uno. Yo siempre estuve tratando de mostrarle cómo era lo mío. Lo traje a Argentina para que sepa cómo éramos nosotros, siempre le ponía jugadores argentinos y sudamericanos… Siempre estuvo en contacto con los sudamericanos”, comenta Bottini, que admite que con el tiempo se está volviendo “más japonés” y Kei, “más argentino”.

Nishikori es un ícono deportivo en su país natal. “Es una locura lo que despierta allá. Es ir al club y que la gente esté enloquecida, gritando, corriéndolo. La gente igualmente es muy respetuosa”. Eso sí, para salir a la calle prefiere intentar camuflarse. “Últimamente tiene que salir con gorrita, lentes, o medio que se encapucha para salir a cenar o hacer cosas, porque lo que despierta allá es increíble. Es el deportista del momento en los últimos tres años”.

El argentino admite que ni en sus mejores sueños pensó que le podría ir tan bien con su pupilo. “Nunca imaginamos cuando empezamos en 2011, y él era 98º del mundo, que Kei estaría cinco del mundo. Se trató siempre de hacer el mejor trabajo posible e ir de a poco. Es una muy grata sorpresa. Estamos conociendo el potencial que tiene Kei, que es increíble. Esperemos que pueda seguir mejorando en su ránking y en todo”, explica.

Bottini considera que Kei está a tan solo un paso de los más grandes, pero tiene que dar un puñetazo sobre la mesa. “La experiencia ya la sumó, le falta por ahí pegar el golpe y ganar un Masters 1000, que ya ha estado cerca. Está muy cerca. El juego lo tiene, físicamente está mejor y mentalmente también. Le falta ganar un grande, y después va a ganar la confianza necesaria para seguir todo el año así”, insiste.

Pese a que ha mejorado el aspecto mental, Nishikori no trabaja con ningún psicólogo y todo lo habla con Dante y su manager. “Hoy en día no tiene psicólogo deportivo, pero trabaja con nosotros la parte mental. Conmigo y con el agente. Se trata de estar siempre positivo y que no decaiga”.

Bottini considera que él le aportó, entre otras cosas, algo de felicidad al japonés para que estuviera más relajado y no dramatizara tanto en las derrotas. “Yo creo que le he aportado confianza, motivación y el hecho de que trabaje duro. Obviamente la disciplina la tuvo casi siempre, porque el japonés tiene siempre disciplina pero lo fui ordenando cada vez más. Un poco de felicidad también para que esté más relajado. Sí, creo que lo he relajado un poco más”.

Comentarios recientes