Steve Johnson desvela detalles de la vida nómada del tenista

Steve Johnson hace un íntimo repaso a su 2016 dando detalles sobre lo que no se ve en la vida de un tenista de élite y hablando de la ansiedad por ganar.

Para el gran público resulta complicado hacerse una idea de todo el trabajo y sacrificio que hay detrás de los tenistas de élite, y entender el tipo de vida que llevan estos deportistas. Steve Johnson quiso acercarse al mundo con un largo e íntimo repaso a su 2016, en el que no escatima en detalles. La presión por ganar y la soledad del tenista son dificilmente comparables a las de ningún profesional.

"En el circuito no hay tiempo para descansar. Pasé el día de Año Nuevo con dos horas de duro entrenamiento a 32ºC pero estaba rebosante de ilusión. Venía de hacer la mejor temporada de mi carrera y no veía límites", comienza señalando un entusiasmado Johnson cuyo inicio de temporada fue aciago para sus intereses, al perder en primera ronda en Brisbane y Auckland. "Cuando pierdes te das cuenta de lo importante que es tener un equipo que te apoye, y amigos en el circuito como en mi caso Sam Querrey".

Steve Johnson y Sam Querrey

Johnson cosechó una derrota que le pesó mucho en Memphis, ante Taylor Fritz, y el estadounidense explicaba lo difícil que es enfrentarse a jugadores a los que se conoce bien. "Sabía que tenía la presión de ser favorito pero al conocernos tan bien, fue difícil sentirse cómodo en pista. Las cosas no están yendo bien en los primeros meses pero sé que no debo dejarme llevar por el ansia sino seguir trabajando duro", señala un Steve al que se le percibe algo más tenso ya en el mes de marzo.

Boris Becker señaló en una ocasión que la edad de un tenista debería medirse con los años correspondientes a los perros, ya que cada temporada genera un tremendo desgaste físico y mental. Steve Johnson se muestra de acuerdo con el alemán. "Es impresionante la cantidad de altibajos que se tienen. Perdí en Indian Wells con Nishikori en dos sets, y en Miami gané en dos tiebreaks a Zverev. Perdí por muy poco con Berdych y a veces es difícil hacer ver a la gente que esta irregularidad es lo habitual, y no lo que hacen Djokovic, Federer, Nadal o Murray", alega el estadounidense

Steve Johnson en Indian Wells.

Ya refiriéndose a Roland Garros, Johnson muestra su lado más desenfadado y romántico. "Cuando voy a París me encanta pasear con mi novia y descubrir rincones de la ciudad. Es importante salir de la rutina del club al hotel y del hotel al club", señala un Johnson que reconoce no sentir predilección por la tierra batida. "No me acostumbro a esta superficie, no he crecido jugando sobre ella y sufro mucho", reconoce el estadounidense tras terminar la gira europea sobre polvo de ladrillo con tan solo un triunfo y cinco derrotas.

La llegada de la temporada de hierba le dio confianza a un Johnson que logró ganar por primera vez en su carrera a un top-10, Richard Gasquet. "Gané los puntos importantes en el primer set y eso me dio confianza. Cuando volví al hotel fue como si me hubiera quitado un peso de encima y creí que este iba a ser el punto de inflexión del año", comunica un Johnson radiante de felicidades y que terminó el torneo de Queen´s cayendo en cuartos de final ante Marin Cilic.

Sin embargo, una semana después se pudo ver que las sospechas del estadounidense eran ciertas. "En Nottingham todo fue perfecto y cuando llegaban los momentos importantes de los partidos sentía que no podía perder esos puntos. Gané los cuatro tiebreaks que disputé en el torneo", alega un Johnson rebosante de alegría por su título. "Sientes una emoción enorme cuando ganas un título y también alivio porque te das cuenta de que estás en el camino correcto".

Steve fue protagonista en Wimbledon, al plantarse en la segunda semana después de derrotar a Grigor Dimitrov. Su contrincante en octavos de final fue Roger Federer, y así describió Johnson sus sensaciones. "Es increíble jugar contra el que yo considero que es el mejor jugador de la historia y una de las personas más agradables del circuito. Me llevó 15 minutos quitarme los nervios y acostumbrarme al ambiente", dijo un Steve que se deshace en elogios hacia el suizo. "Roger ha hecho muchas cosas por todos los tenistas que la gente no ve, y siempre le estaré agradecido por ello", señala el estadounidense.

Steve Johnson y Roger Federer

Johnson tuvo el honor de representar a su país en los Juegos Olímpicos, lo cual considera como una de las experiencias más importantes en su trayectoria. "No me di cuenta de lo que suponía haber ganado un bronce con Jack Sock hasta que volví a casa, y vi cómo todo el mundo me felicitaba. Los Juegos Olímpicos son lo más importante en el deporte, me emociona haber compartido evento con gente como Lebron James o Michael Phelps".

Steve Johnson y Jack Sock en Juegos Olímpicos

El californiano cuajó importantes actuaciones en lo que restaba de año, como semifinales en Washington o cuartos de final en el Masters 1000 de Cincinnati, pero terminó haciéndosele larga la temporada. "Cuando fui derrotado en el US Open solo pensaba en descansar y caminar por un sitio en el que pudiera estar tranquilo", reconoce un Johnson que cierra su relato con una lapidaria frase, "Lo mejor del circuito no es llegar a tu destino sino disfrutar del viaje, y yo lo he hecho". Así es la vida de un tenista.

Comentarios recientes