El ‘trámite’ se complica

Feliciano y Marc López pierden el punto de dobles y España se va al domingo con 2-1 abajo ante Croacia. Ya no se permiten más tropiezos.

Saltó la (segunda) sorpresa en Osijek. Marin Draganja y Nikola Mektic se anotaron el tercer punto de la eliminatoria ante España de Copa Davis (6-7, 7-6, 7-6, 2-6, 6-4) para situar a Croacia 2-1 arriba a falta de un día de competición. No fue el mejor día para Feliciano y Marc López, ni el segundo mejor tampoco. Errores, nervios y ausencia de autoridad en todos los sentidos llevaron a la dupla española a ser vulnerables prácticamente en todo momento, hecho que hizo que sus rivales acabaran creyendo realmente en la victoria. El horizonte está muy oscuro, no se puede negar, pero todavía faltan dos puntos en el aire y si alguien puede darle la vuelta, sin ninguna duda, esos son los chicos de Conchita Martínez.

Durísimo partido de principio a fin. A un lado estaba una de las mejores parejas del mundo, campeones de Roland Garros y con más de un año de experiencia conjunta. Al otro lado de la red, la dupla local, dos tenistas que nunca antes habían unido fuerzas en la modalidad. De nada sirvieron todos estos datos ya que en ningún momento se vio la diferencia entre los primeros y los segundos. El primer set fue el más loco de todos, con múltiples rupturas siendo las más sorprendentes las que recibió Feliciano López. Entre break y break, por ambas partes, se llegó al desempate para zanjar la discusión y fueron los de Conchita Martínez quienes pusieron el grito al cielo. Arranque con muchas dudas pero resultado óptimo, faltaban dos pasitos.

Iban a tardar en llegar esos pasitos, ya que ni Mektic ni Draganja quisieron tirar la toalla. Ya con un guión más común en la modalidad, con la mayoría de juegos amarrados desde el servicio, de nuevo el viaje desembarcó en un tiebreak que aseguraba casi una hora de reloj por cada parcial disputado. Ganarlo suponía quedarse a un suspiro del triunfo, ese que tanto se le ha resistido a los nuestros en las jornadas de sábado. No sería tan fácil, ya que los croatas salvaron bolas de set para igualar la contienda y llevar la pelea al tercero. Tremendo golpe.

Pero ni sería el último golpe, ni sería el más doloroso. En el tercer todo volvía a las tablas, partido nuevo con los mismos protagonistas, solo que sin marcar las diferencias entre favoritos tapados. Para seguir la tradición, otro desempate esperaba al final del camino con el sabor más amargo de todos. Mektic y Draganja se vestían de Rafter y Sampras para ponerse dos sets a uno arriba. ¿Es que no iban a pagar en toda la tarde el papel de novatos? Levemente y en el cuarto set, donde los españoles firmaron un 6-2 que sentó como un soplo de aire fresco. El pulso se iba al quinto set y todos los presentes seguían sin entender nada de lo que sucedía. Mucho menos, cuando al principio de este parcial definitivo, los balcánicos arrancaban con break y 2-0 a favor.

El telón se cerró con una derrota inesperada y la sensación de haber vuelto a dejar pasar un tren muy importante. Dos campeones de Grand Slam habían perdido ante una pareja sin ranking que hoy unía fuerzas por primera vez. Pero así es la Copa Davis. Si España quiere medirse a Serbia en los cuartos final deberá sumar mañana los dos últimos puntos de la serie. Ya no se puede fallar más.

Comentarios recientes