Serena y Venus, 8 años después

Las hermanas Williams protagonizarán este sábado la final del Abierto de Australia, una situación en la que no se encontraban desde hace ocho años.

Serena y Venus Williams, frente a frente en otra final de Grand Slam
Serena y Venus Williams, frente a frente en otra final de Grand Slam

Este sábado una Williams levantará la corona del primer Grand Slam del año: sea Serena o Venus, la familia ya tiene asegurada una campeona en el primer grande de 2017. Lo cierto es que esta batalla, además de que va a ser intensa y violenta, rememora uno de los duelos más representativo de la década pasada, donde no era extraño ver a estas dos ex número uno del mundo peleando una final de esta categoría.

Fue hace ¡19 años!, y exactamente en Australia, donde el historial entre ambas comenzó a correr. En aquella ronda de 64 del Abierto de Australia 1998, donde la corona quedó en manos de Martino Hingis, Venus terminó imponiéndose ante su hermana en dos sets. Tres años más tarde llegó el primer encuentro en una final de Grand Slam: fue en el US Open 2001 y Venus volvió a quedar en lo más alto cediendo apenas 6 games, lo que sería el cuarto de los siete títulos grandes que posee.

Serena tomó revancha al año siguiente en la arcilla de Roland Garros y volvió a ganar las finales de Grand Slam disputadas entre ambas en las siguientes cuatro oportunidades. Una de las más memorables fue en suelo aussie en 2003, cuando ambas lucharon hasta quedar sin aliento en tres dramáticos sets: fue 7-6(4), 3-6 y 6-4 para la menor de las Williams, quien ya empezaba a demostrar su poderío ganando 5 de las 6 finales de Grand Slam que había jugado.

De aquel 2003 pasaron cinco años para verlas en la misma situación. El césped sagrado de Wimbledon las reunió en 2008 siendo ambas 6 y 7 del mundo. Venus explotó su buen tenis durante las dos semanas y terminó ganando la final en dos sets, y quién iba a pensar que iba a ser su último grande hasta el momento.

El Grand Slam londinense se quedó con la ganas tras lo sucedido en 2008 y al año siguiente volvió a reunirlas en el partido final, el ascenso de ambas fue tan notable que llegaron esta vez como 2 y 3 del mundo, aunque la escena cambió y dejó a Serena como la campeona.

Hace 8 años que no experimentaban tal situación y estamos a horas de que se repita en Australia. Esta vez el ambiente que rodea a ambas es bien peculiar: Serena intentará superar el récord de Steffi Graf y alcanzar su corona número 23 de Grand Slam, una marca en la Era Abierta. Venus irá por la heroica, por su octavo trofeo y el primero desde 2008, dejando en evidencia que a los 36 años todavía se puede pensar en grande.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes