Derrotas que acercan a la gloria

Alexander Zverev perdió con Nadal pero promete emociones fuertes. Repasamos ejemplos de derrotas de este calado de jugadores históricos.

Alexander Zverev en Open de Australia 2017
Alexander Zverev en Open de Australia 2017

En el tenis, como en la vida, es preciso degustar el agrio sabor de la derrota, del fracaso, de las expectativas incumplidas y los sueños rotos. Pero es en estos momentos cuando más se aprende. Hay derrotas que marcan la historia de este deporte, e hicieron ver que detrás del chico que se fue con la cabeza gacha tras saludar a su rival, había madera de un jugador histórico.

Alexander Zverev salió de la Rod Laver Arena sintiendo que había perdido una oportunidad de derrotar a un mito de la raqueta. Quizá su sangre caliente y espíritu joven le impidan mirar más allá, y analizar con frialdad lo que ha hecho. El joven teutón aguantó el pulso a un ganador de 14 Grand Slams, y a sus 19 años puso sus credenciales sobre la mesa para postularse como un tenista que pueda hacer grandes cosas.

Y es que solo las estrellas pierden como lo hizo Zverev ante Nadal. Manteniendo la cara al partido, encontrándose soluciones a medida que surgían problemas, aferrándose a la pista con más corazón que otra cosa y forzando hasta la extenuación a su rival, sin concederle ni un minuto de sosiego.

Nadal y Zverev

Para alcanzar la cúspide de este deporte es necesario bajar a los infiernos, como ya lo hicieron Rafael Nadal, Andy Murray, Novak Djokovic o Roger Federer. El Big Four sufrió duras derrotas en sus inicios, que les reforzaron mentalmente y pusieron los cimientos de la leyenda que han ido construyendo a lo largo de los años.

Rafael Nadal es ahora el maestro, pero hubo un tiempo no muy lejano en que se erigía en un joven revolucionario. Australia vio los primeros pasos en firme de un chico de apenas 19 años. El Open de Australia 2005 reunió en unos trepidantes octavos de final a Lleyton Hewitt, ídolo local y aún en un buen momento de su carrera, y al balear. Se desató una batalla épica entre dos de los jugadores más sólidos y encorajinados de la historia reciente.

El partido se resolvió en cinco mangas en favor del de Adelaida, que supo imponer su experiencia y mayor fondo físico para llevarse el partido, aunque se veía venir que el relevo generacional era ineludible, con un Lleyton que en aquellos momentos tenía 24 años pero veía que el tsunami de Nadal y Federer comenzaba a relegarle a un papel secundario. Nadal avisó, perdió y después de ese envite, solo en una ocasión pudo el australiano doblegarle, y fue debido a retirada por lesión de Nadal, en Queen´s 2006.

Nadal y Hewitt

Roger Federer fue quien tuvo una eclosión más tardía del póker de leyenda, pero también tuvo que hacer frente a una dolorosa derrota que cortó de raíz sus aspiraciones juveniles. Fue contra el que hoy es uno de sus mejores amigos en el circuito: Tommy Haas. El alemán estaba en el mejor momento de su carrera, asentado en el top-10 y poniendo cerco al número 1 del mundo.

Se vieron las caras también en cuarta ronda del Open de Australia y el helvético ya dio señales del jugador que se estaba fraguando. Haas contaba con 24 años, mientras que Roger tenía 21. La diferencia de edad no era mucha pero sí en cuanto a experiencia en partidos cumbre, y eso se notó en los momentos importantes. El alemán acabó imponiéndose por 7-6 (3) 4-6 3-6 6-4 8-6. Haas terminaría cayendo en las semifinales del torneo ante Marat Safin mientras que Federer tendría que pasar por otro mal trago, esta vez ante Nalbandián en el Open de Australia 2003, antes de cosechar su primer título de Grand Slam: el de Wimbledon ese mismo año.

Roger Federer en 2003

Novak Djokovic tuvo una eclosión meteórica, aunque sufrió una dura derrota contra Mario Ancic. El desaparecido croata estaba entre los mejores del mundo, y frenó el avance del serbio en Wimbledon 2006. Por aquel entonces, el de Belgrado tenía 19 años y ya había dado señales de un gran tenis en el Open de Australia, donde se presentó en cuartos de final y tuvo que retirarse ante Rafael Nadal en el tercer set.

El All England Lawn Tennis Club parecía el lugar propicio para que el diamante serbio brillara pero se encontró en cuarta ronda con SuperMario. El croata se impuso en un apasionante duelo resuelto en cinco sets, con un marcador de 4-6 6-4 6-4 5-7 6-3. Un año más tarde, Novak ya hizo semifinales en Roland Garros y Wimbledon, y final en el US Open.

Novak Djokovic

Andy Murray comenzó a dar señales de su clase en 2006, a la edad 19 años. Sin embargo, en esa temporada fue incapaz de pasar de octavos de final en Grand Slam. Lo intentó con ahínco en el Open de Australia 2007, pero se encontró con Rafael Nadal. Ambos protagonizaron un memorable encuentro resuelto con un marcador de 6-7 (3) 6-4 4-6 6-3 6-1 en favor del español. Fue una prueba irrefutable de ese joven de Dunblane iba a dar mucho de qué hablar.

Siempre en torneo a los 19 años, siempre en el límite entre la primera y segunda semana de Grand Slam. Así adquieren las grandes promesas del tenis mundial la experiencia necesaria para redimirse de sus derrotas. Así pasan de niños a hombres y de promesas a realidades.

Comentarios recientes