Muguruza saca la garra para pasar a segunda ronda en Melbourne

Garbiñe dio el susto tras ser atendida en su muslo derecho y apenas poder moverse. Sacó la garra y remontó para ganar a Erakovic.

Garbiñe Muguruza accedió a la segunda ronda del Open de Australia después de ganar por 7-5 y 6-4 a Marina Erakovic. La hispanovenezolana dio un pequeño susto a comienzos del segundo set cuando tuvo que ser atendida en su muslo derecho y apenas podía moverse. Muguruza se recompuso y terminó llevándose el partido.

Erakovic es una de esas primeras rondas trampa. La australiana tiene un Ranking engañoso porque tiene más tenis de esa 110ª posición que ocupa. La australiana además juega en casa, por lo que lo hace acostumbrada a esas condiciones y muy motivada de jugar en una gran pista y ante su público. Le empieza el partido plantando cara a Muguruza, que poco a poco fue soltándose los nervios y la presión hasta que por fin pudo romper la igualdad latente con un break a su favor que le permitía ponerse por delante. Pero justo a continuación, Marina le devuelve la rotura y se coloca 5-4 al resto.

Garbiñe empieza entonces a sentir la presión, algo muy de 2016, y se tiene que enfrentar a una pelota de set en contra en ese juego. Pero la número 7 del mundo salva ese escollo de forma holgada y llega a romper el saque a su rival de nuevo en el siguiente juego, algo muy de 2017. Y es que si algo caracteriza a la Muguruza de este inicio de año, es que la estamos viendo superar esos momentos complicados, algo que hace un año no la veíamos hacer. No le tembló la mano para cerrar el set luego tras 45 minutos de partido.

En este descanso entre sets, Muguruza llamó al médico y se retiró a los vestuarios. Apareció al rato, con parte del muslo derecho vendado y rostro serio. No habíamos notado nada hasta entonces pero Garbiñe lo decía todo con la cara. Ya en los primeros puntos la vimos con malos apoyos y problemas reales a la hora de desplazarse. La propia Muguruza hacía aspavientos con la raqueta en señal de rabia y se sentaba en la silla con 0-3 abajo, mientras el médico le ponía todavía más vendaje en su muslo. Confirmaban luego que había sufrido un pinchazo en la misma zona que se lesionó en Brisbane. Mal asunto.

Pero parece que ese vendaje de más que le pusieron le hizo sentirse mejor y empezó a moverse de forma más suelta y empezó a acumular puntos uno detrás de otro hasta que fue capaz de igualar el marcador a 4 de forma sorprendente por lo visto 15 minutos antes. Erakovic se fue desesperando poco a poco, al ver que tenía una ventaja más que importante ante una rival lesionada y fue cayendo en picado de forma que no volvió a ganar ni un juego más.

Pareció tenerlo bastante oscuro con esos problemas en la pierna derecha, pero Muguruza ha sabido reponerse y ahora habrá que esperar cómo se siente cuando la zona se le quede fría. Tendrá un día de descanso para recuperarse de cara a su partido de segunda ronda. Samantha Crawford será su rival, después de que la estadounidense le remontara a Lauren Davis.

Comentarios recientes