Chris Evert: "Las jugadoras no son mentalmente tan fuertes hoy en día"

La campeona de 18 grandes Chris Evert ha comparado el tenis de su época donde era la absoluta reina y el tenis de ahora. Destaca la pobreza mental y táctica actual.

Garbiñe Muguruza, un perfecto exponente del tenis femenino de hoy en día
Garbiñe Muguruza, un perfecto exponente del tenis femenino de hoy en día

Un auténtico adalid del tenis aguerrido, estratégico, sesudo y paciente como la americana Chris Evert ha salido en defensa de ese tenis de antaño, esa manera de entender el deporte de la raqueta que a cada día que pasa le queda menos tiempo de vigencia. La ex número uno del mundo y 18 veces campeona de Grand Slam, de los cuales siete fueron conquistados en la tierra batida de Roland Garros, lanza interesantes apuntes sobre el abismo de juego que existe entre el tenis de su época allá por los 70 y el tenis de ahora, en pleno siglo XXI.

En declaraciones para Sports Illustrated, Chris Evert es franca. "El juego es realmente diferente ahora", comenta. "En mis días tenías que ser mentalmente muy fuerte ya que carecías de potencia", considera Evert, que en los años 70 fue la gran dominadora del circuito femenino junto con Bjorn Borg, John McEnroe y Jimmy Connors en el masculino. Sin duda que los materiales de la época imposibilitaban realizar servicios a 200 km/h y lanzar continuos zambombazos desde el fondo de la pista sin temer el fallo. Aquellos días en los que el tenis es ante todo, estrategia, algo más cercano a una partida de ajedrez que a un tiroteo.

"El tenis de entonces se basaba en el desplazamiento, la precisión y la consistencia", explica Chris Evert. Atributos que hoy en día vemos en contadas jugadoras y jugadores en el circuito. El caso más paradigmático es sin duda el de Agnieszka Radwanska, una tenista que en la época de Chris Evert hubiera llamado mucho menos la atención que ahora. Pero su tenis calmado, táctico y tan elaborado le han valido el apodo de la 'Profesora'. Otras como Monica Niculescu, Roberta Vinci o Carla Suárez le siguen la estela. Poco más.

"Ahora en cambio lo que se ve es fuerza bruta, potencia y peloteos más cortos", cuenta Evert. Las Williams son el mejor ejemplo, son el modelo del tenis actual, un tenis que avasalla, busca tumbar al adversario, ni mucho menos tantearlo ni valorarlo. Un tenis que encuentra su razón de ser en conseguir la victoria por la vía del cloroformo, del K.O. Quizá no todo sea potencia, pero ya está ahí el físico para cubrir esa carencia. En cualquier caso, lo que siempre se echa de menos es la inteligencia, la estrategia y la imaginación. Lo que más le falta al tenis y al tenis femenino especialmente.

"Las jugadoras no son mentalmente tan fuertes ahora", piensa Evert. "Primero de todo porque en mi época no teníamos 'coaching', no nos quedaba otra que arreglárnoslas nosotras mismas. Ahora hay demasiado, tienen muchas oportunidades y recursos todas las jugadoras", sentencia la americana, que toca el tema del 'coaching'. Un elemento que se piensa implantar también en el tenis masculino. No nos engañemos. Viene a paliar, a tapar, a restarle importancia precisamente a lo que más gloria le ha dado a este deporte, la lucha mental, el litigio entre dos mentes por encima de raquetas, pelotas y una red de por medio. Todo va encaminado al espectáculo, pero se pierde en el camino la esencia y la verdadera magia. Parece que lo único que se busca es el tenis de videoconsola, donde la mente no actúe, solo ejecute.

También te puede interesar

LA APUESTA del día

Patrocinado:

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter